Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 noviembre 2009 5 13 /11 /noviembre /2009 10:09

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

Comentario a, “Geografía: Fundamento...”.

 La Geografía: ciencia natural.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 15 abr 10.

 

 

La Geografía: ciencia natural…; y a esto nos referíamos con aquello de los resultados sorprendentes.  No es ciencia mixta entendida como sistema de ciencias; no es ciencia social, ni, menos aún, ciencia social de síntesis de un sistema de ciencias.

 

Es, ciertamente, “ciencia mixta” en la idea vareniana, como matemática aplicada; pero también es cierto, esa matemática aplicada, lo es, a un fenomeno especial: el espacio; y justo es por ello que, siendo el espacio un fenómeno físico-matemático, determina objetivamente a la Geografía como una ciencia natural (en el entendido de que con ello nos referimos a una ciencia acerca de un fenómeno natural), y, más aún, de un fenómeno natural, dela naturaleza inorgánica.

 

Hemos explicado ya antes esa limitación en cuanto a entender al espacio como el “espacio adyacente a la superficie terrestre”; como quiera, ese espacio dicho en general, si bien ha de ser tratado como el objeto de estudio específico, tampoco, por un principio universal, no es ajeno a su relación con la diversidad de los demás fenómenos naturales y sociales, que, por su parte, a su vez, determinan sus propiedades.

 

No obstante, ha de incidirese nuevamente en el punto fundamental de la teoría geográfica contemporánea: “La geografía como ciencia natural –decíamos ya en la tesis a principios de los años ochenta–, no está relacionada con una forma especial de movimiento de la materia, sino a las condiciones generales que permiten la existencia de las diversas formas de movimiento de la misma”.  Esto es, que en ello estábamos ajustados a los postulados y principìos de la dialéctica materialista de la marxología de ese entonces, al aceptar que el espacio no era “algo”, no era una forma especial de movimiento de la materia; sino las condiciones de existencia de las mismas.

 

Ello implicaba, desde ese momento, un problema filosófico: el espacio sólo podía reconocerse en su objetividad, en tanto las propiedades espaciales de las cosas, y con ello, finalmente, el espacio acabaría siendo la cosa msma en una interpretación “plenista”.  Lo que no podía explicarse con ello, era algo muy simple, la distancia entre las cosas.  Esa distancia, finalmente, no sería más que todas las fases de transiciñon de los estados de espacio.  El espacio, pues, ciertamente lo era todo en sus distintos estados de transición, pero más que en la interpretacion plenista del continuum, en la interpretación de las propiedades del vacuum.  Ahí vislumbrábamos, ya desde entonces, la “herejía”.

 

De ello derivaba la complejidad en la interpretación de los orígenes de la geografia moderna, que luego de Mercator, declarábamos ausente.  Pero esa ausencia no era otra que la de nuestros conocimientos suficientes para poder interpretar es emomento histórico de un alto nivel de abstración no sñolo teórico-filosófica, sino teórico físico-matmática.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios