Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

6 julio 2014 7 06 /07 /julio /2014 22:04

Lo Cuantitativo del Fenómeno, y el Conocimiento de la Esencia Subyacente.  Artículo, 2012.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografíco.over-blog.es/

25 jun 12.

 

Candelero, Caricatura

¿Qué es esto dibujado en cinco líneas?

 

Anaximandro, al describir la Tierra en su Perimetrón, nos daba por primera vez un análisis cualitativo de lo concreto dado a la percepción sensible.  Eratóstenes, cuando ya en su época la Tierra se hipotetizaba esférica, la demostró como tal y determinó la medida de su perímetro, con lo que nos dio un análisis cuantitativo abstracto que explicó ciertas esencialidades de la Tierra, y propiamente del espacio terrestre.

 

Ese ha sido el movimiento inexorable de la historia del pensamiento geográfico, al que ahora agregamos un elemento más: la cantidad de información que se deriva ya de la cualitativa descripción de lo concreto que se queda en el fenómeno, o bien de la cuantitativa explicación de lo abstracto que incide en la esencia subyacente.

 

En la Edad Media, con Cosmas y Jaldún, se volvió a la descripción cualitativa de lo concreto, pero en una nueva etapa del desarrollo en donde de la descripción simple de las cosas, se pasó a la descripción de los fenómenos (Jaldún).  Pero de El Idrisi y Fra Mauro, a Toscanelli y Behaim, para culminar con los trabajos de Colón y Vespucio, se volvió a medir y cuantificar en un proceso teórico abstracto dando las nuevas explicaciones al espacio terrestre.  Y esto se prolongó con gran fertilidad todo el Renacimiento y la Ilustración, en donde los trabajos geodésicos y cartográficos de un alto grado de abstracción en propiedades y conceptos como el elipsoide, la conformalidad o la equivalencia, y la isolínea, en Mercator, Sanson, Bauche y Humboldt, y dieron nuevas explicaciones más allá de lo dado a la percepción sensible.  Pero con el mismo Humboldt y con Ritter, se pasó a una nueva etapa de la descripción cualitativa de lo concreto, que no volvió a superarse en el proceso teórico abstracto, sino hasta Vidal de la Blache, Hettner y Riábchikov, que nuevamente dieron pauta al análisis cuantitativo del espacio terrestre en un nuevo proceso de abstracción y generalización teórica del mismo.

 

Ese proceso llega a la elaboración teórica del portador de la pluma de estas líneas, en la abstracción, generalización y síntesis lógica de los estados de espacio, en la nueva explicación del espacio geográfico o terrestre.  Ese ha sido el movimiento inexorable de la historia del pensamiento geográfico, al que ahora agregamos un elemento más: la cantidad de información que deriva ya de la cualitativa descripción de lo concreto que se queda en el fenómeno, o bien de la cuantitativa explicación de lo abstracto que incide en la esencia subyacente.

 

Al pie de la imagen de portada preguntábamos qué era la imagen; ahora volvemos a preguntar de la siguiente imagen, qué es:

 

 

Candelero

¿Qué es esto?

 

Ahora, partiendo del supuesto de que se han identificado las dos imágenes, la pregunta final es: ¿Cuál imagen aporta mayor cantidad de información?

 

Piénsese.  La fotografía del candelero, y más aún el candelero mismo concreto, físico, real, se reduce a lo dado a la precepción sensible…, de lo cual, prácticamente nada más hay qué agregar.  Su imagen concreta es suficiente para dar su descripción y el conocimiento del objeto.

 

En consecuencia, la caricatura del candelero, y más aún la idea abstracta del candelero mismo, su teorización más allá de la percepción sensible (pero que deriva de ello), resulta ser lo que más aporta información acerca del objeto.  Esa caricatura abstracta nos da, en cinco trazos, la cantidad de lo esencial que explica al objeto.

 

Así, la geografía que se queda en lo cualitativo del fenómeno concreto, está condenada a la descripción pura y escueta sin mayor aporte de información.  La geografía que salta a la cantidad y a la abstracción del fenómeno, salta a la explicación de la esencia, aportando mayor cantidad de información.

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios