Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 octubre 2010 7 10 /10 /octubre /2010 23:07

Clich--Literatura  

20 de Calificación.

  Cuento-Historieta, 1997 (7/10).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografíco.over-blog.es/;

México, 01 nov 10.

 

Otra vez volvieron a entrar al Salón…  Y bien –dio el profesor–, y a ustedes, entonces, que problema les interesa estudiar…

 

_  Bueno maestro…, es que…, mire… -empezó a balbucear nuevamente alguno, por lo que, viendo el profesor que aún intentaban persistir en lo del 10, le interrumpió…

_  No no no –interrumpió el profesor procurando ser enfático–, ¿no traen un problema que les interese estudiar?..., entonces… –y al mismo tiempo que decía esas últimas palabras, señalaba hacia la puerta.

 

13-El-problema--es-que-no-sabemos-cual-es-el-problema.jpg

 

Una de ellas iba a insistir en que lo que querían, era aclarar lo del 10, pero como un relámpago entrecruzaron miradas los tres, y se entendieron.

 

_  …bueno, profesor, no es que ya traigamos un problema en sí… –y y un tanto desconcertada y tuvo que ser socorrida por la intervención del compañero…

_  …pues no en sí profesor, pero mire, es que el problema es que no sabemos cuál es el problema…

:  Ay, ¡cállate idiota! –le recriminó en voz baja la otra compañera por el sentido negativo de sus palabras, y queriendo componer la situación, ella misma agregó–; no profesor, es que nuestro problema es que sí es un problema, pero no sabemos cómo es…

_  ¡Ah, ¿y por qué me dices idiota, si eso es lo que yo dije?... –le reclamó el niño.

_  Cálmense, cálmense,,, –dijo nuevamente la otra compañera, que se había dado tiempo para pensar, e intercedió para salvar la situación–.  No profesor, es que mire, queremos aprender muchas cosas, pero no sabemos por dónde empezar…

 

El profesor, que había hecho un gran esfuerzo para contener la risa, continuando en el papel de “Profesor Chiflado”, parea disimular no haber percibido la turbación de sus alumnos, dijo muy solemne:

 

-  Bien…, eso es de sabios…, –se levantó, dio unos pasos pensativo, y regresó retomando la sobriedad–, pero si somos sistemáticos…, y metódicos… –y en este punto tuvo que voltearse para otro lado con cualquier pretexto al ver que sus alumnos “le seguían la corriente” (al fin lo juzgaban loco), asumiendo una posición casi marcial sus solemnes palabras; y entonces descolgó de la pared los cuadros con las fotografías de Pierre y Madam Mª Curie, se los puso a la vista, y terminó sentenciosamente–, …¡entonces seremos como ellos!

 

Ante tan solemnes palabras, el alumno casi se cuadraba cual oficial que recibe un mandato de cumplimiento así le vaya la vida en ello, y si se contuvo rascándose sólo ya la ceja al momento que intentaba hacer el saludo militar, sólo fue por ver que sus compañeras mantenían otra actitud y lo fulminaban con la mirada.

 

14-Seremos-como-Pierre-y-Madame-Curie.jpg

 

Al día siguiente allí estaban otra vez todos explorando el Salón, que nuevamente empezaban a sentirlo suyo.  Allí estaban los mapas, las maquetas, los modelos, los simuladores, el instrumental…  El maestro empezó a hacer un paseo por todo ello, explicando para qué servía cada cosa, qué ayudaba a resolver y de qué manera.  Sin sentirlo, pasaron varios días antes de que agotaran la explicación en torno a cada aparato o dispositivo.

 

El Salón contaba con unas cuantas butacas, y disponían, de manera sorprendente, de una especie de sala con una mesa de centro flanqueada por dos largos sofás, con dos anchos sillones en las cabeceras, en cuyo espacio cabían todos ellos cómodamente.

 

El profesor había detectado sus intereses particulares y discutían sobre una diversidad amplia de temas de estudio que fueron eligiendo para investigar.  El maestro les asesoró en todo los aspectos su trabajo, y remitió a otros profesores para desarrollar lo que estuviese en la competencia de ellos, del mismo modo que otros profesores le remitían sus propios estudiantes que acudían en pequeños grupos  a diversas horas.

 

Poco a poco todos fueron adentrándose en sus proyectos, y disponiendo conforme lo necesitaban, del instrumental correspondiente.  A partir de un núcleo central y básico de conocimientos  a investigar y descubrir en su esfera inmediata de interés, iban integrando otras esferas de ampliación y profundización de conocimientos, con apoyo en otras materias y asesorías.  Cada alumno había determinado así su rumbo y ritmo de aprendizaje a partir de aquello que para él adquiriría un significado.

 

Así trabajaron durante el resto del curso.  Los resultados de su investigación los expondrían próximamente en el certamen de la Exposición Científica Juvenil.

 


 

Compartir este post

Repost0

Comentarios