Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 octubre 2010 7 10 /10 /octubre /2010 23:08

Clich--Literatura 

20 de Calificación.

  Cuento-Historieta, 1997 (8/10).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografíco.over-blog.es/;

México, 04 nov 10.

 

Terminaba el curso sujeto a un ciclo anual de acuerdo con el sistema educativo anterior.

 

_  ,,,¡Profesor! –llamaba la atención de éste, un niño con voz aguda y gritona, que ya se desesperaba, porque muchos otros maestros ya habían dado resultados finales y él no–,  ¿Cuándo nos va a dar las Boletas?...

_  Ah, pues –dijo el maestro indiferente–, ¿ya quieren sus Boletas?...

_  Sí maestro, ya –respondieron simultáneamente.

 

El maestro hurgó en una caja y sacó una serie de papeles de diferentes tamaños y colores.  Tomó su pluma, y al reverso de cada hojita que se podía ver que tenía algo impreso, fue escribiendo el nombre de cada uno y agregando: “Promovido”.  Les fue dando a cada uno, entonces, su papel, que los niños volteaban al revés y al derecho y no daban crédito a lo que veían.  Faltaba un niño por recibir su documento.  Entonces el profesor buscó en su agenda y sacó un boleto del “Metro”, y procedió igual.

 

_  “Oiga” maestro –se animó el niño gritón a preguntar– ¿qué es esto?...  Aquí dice: <<Boleto de Entrada a “La Cenicienta”…>>, pero ya pasó…

_  Bueno, sí; es que no tengo las Boletas, pero sí esos viejos Boletos; no hay problema, da igual…

 

Todos volteaban a verse entre sí tratando de adivinar qué tan en broma o qué tan en serio era ese asunto.  Animaron otra vez al niño gritón a que insistiera por sus calificaciones…

 

_  ¡Maestro!, pero mi mamá no me va a creer, ella va a querer ver la Boleta, no el Boleto

_  Jajaja –todos rieron abiertamente.

_  Bueno bueno –dijo el maestro– con eso es suficiente.  Con esto terminamos, pueden irse…

_  ¡Pero maestro! –el niño gritón angustiado no podía entender que así fuesen calificados.

 

15-Boletos-por-Boletas.jpg

 

Acostumbrados a esas “locuras” de su maestro, inconformes, pero confiados, salieron del Salón.

 

_  Vamos con la Coordinadora, ella que nos explique, porque con este maestro, hablando de calificaciones, no sacamos nada.

 

Y así se encaminaron todos con mucha firmeza hacia la Dirección.

 

_  Coordinadora –dijo uno de ellos–, ¿cómo vamos a ser calificados en Geografía?...

_  Pues su maestro les debe dar los resultados… –dijo sin novedad la maestra Coordinadora.

_  ¡¿Pues entonces qué le pasa a este profesor!?  –prorrumpió el niño gritón–; ¡mire, en lugar de la Boleta, nos dio un Boleto; y en lugar de calificación, anotó esto! –y al mismo tiempo entregó el papel a la Coordinadora.

 

Ella tomó brevemente el documento, y sonriente lo leyó y volteó al revés y al derecho bajo la mirada incrédula de los alumnos, que para su exasperación, veían que ella devolvía el Boleto y agregaba.

 

_  Bueno, no se preocupen, sexualmente entre una Boleta y un Boleto hay notables diferencias, pero socialmente, que es el caso, no hay ninguna…

 

Se voltearon a ver los unos a los otros enmudecidos y con grandes.  Por su mente pasaba en todos la misma figura de una gran interrogación.  ¿Acaso todos se habían vuelto locos?

 

_  Pero maestra –dijo angustiada otra de ellas–, nuestros papás no nos van a creer, ellos quieren ve la Boleta con calificaciones…

_  Bueno, no se preocupen, eso déjenlo a sus papás.  Ustedes ya están “Promovidos”, o no?...

_  Sí…, pero…, ¡ay! –añadió con hastío una de ellas, que moleta, se retiró de la oficina.

 

Entonces decidieron ir con sus otros compañeros, y por el patio encontraron sudorosos a los que centraban todos sus esfuerzos en el deporte.

 

_  “Oigan”, ¿cómo les calificaron?...

_  Pues quién sabe, pero ya pasamos…

_  Pero, ¿cómo lo saben?…

_  Pues el maestro nos lo dijo…

_  ¿Y sus Boletas?...

_  Stch, aah; luego se las dan a nuestros papás no?  Nosotros ganamos el campeonato y vamos a jugar en el Intersecundarias del Distrito, ¿cómo lo ven, eh?

 

Entonces se dirigieron con los que se la pasaban en las mesas de la Cooperativa, haciendo experimentos con alimentos…

 

_  ¿Y sus Boletas?...

_  Stch, aah..

_  A ustedes cómo les calificaron…

_  Quién sabe, pero ya pasamos.  Ahora vamos a competir con otras escuelas…

 

En cierto modo, de ellos podían esperar una respuesta así; y otro tanto imaginaban de los que se la pasaban chacoteando y que encontraron en el camino.

 

_  Qué pasó, ¿cómo les fue con sus calificaciones?

_  Pues no sabemos, pero ya estamos aprobados…

_  ¿Cómo lo saben?, ¿ya les dieron sus Boletas o calificaciones?

_  ¡Que no, qué no entienden!

_  ¡¿Y cómo dicen que aprobaron, animal?!

_  Stch, ahh, porque sí, ya nos lo dijeron los maestros.

_  ¡Ya déjalos! –dijo una de ellas a su compañera como si estuvieran frente a salvajes–; vamos con los de cómputo…

 

Así lo hicieron.  Entraron casi en tropel a la Sala de Cómputo.  El maestro, que se paseaba meditabundo, volteó de golpe sorprendido, aun cuando el grupo de alumnos encimados frente a una computadora, apenas voltearon a ver a los recién llegados, continuando en lo suyo.

 


Compartir este post

Repost0

Comentarios