Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 octubre 2010 7 10 /10 /octubre /2010 23:09

Clich--Literatura 

20 de Calificación.

  Cuento-Historieta, 1997 (9/10).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografíco.over-blog.es/;

México, 08 nov 10.

 

_  Perdón maestro, ¿podemos pasar?... –se justificaron los recién llegados.

_  Qué les pasa –dijo el maestro–, computadoras ya no hay, ya me voy, sólo estoy esperando a que estos jóvenes terminen.

_  No “Profe” –aclararon los intrusos–, sólo queremos hablar con ellos.

 

Entonces el maestro siguió sus pasos y los alumnos entraron en plática.

 

_  Hey, muchachos –les interrumpió una compañera–, en qué quedaron sus calificaciones…

_  Pues en nada…, ya pasamos –contestaron sin despegar la vista del monitor–, vamos a presentar este programa en un concurso, nos quedó excelente, y eso que está en “2D”, en “3D” está “apantallador”…

 

No querían indagar más, pero ya con curiosidad decidieron ir con sus compañeros que no salían de la Biblioteca.

 

_  ¡Hola!, ¿cómo les fue con sus calificaciones?

_  Nada –dijeron indiferentes sus interlocutores–, ya pasamos, nada más estamos preparando una composición y un ensayo para concursar…

_  ¿Pero, y sus Boletas?... –insistían “los científicos”, como los llamaban sus demás compañeros.

 

Pero por toda respuesta sólo recibieron el encogimiento de hombros.  Y así, decidieron salir a deliberar al patio…

 

_  “Oigan” –dijo uno de los de fama de aplicado– a nadie le interesa las calificaciones, unos porque simplemente no quieren ni enterarse, y para qué seguir nosotros insistiendo, si lo que nos interesa es aprender, no?...

 

Su reconocimiento de la realidad, tuvo que ser aprobada con una profunda y callada reflexión.  Luego de un rato, una de ellas añadió:

 

_  Bueno, sí, pero merecemos que se nos explique por qué ya no se nos dan calificaciones, no?...

_  ¡Pero qué importa hombre! –le respondió uno de ellos.

_ ¡Pero tenemos derecho, no?! –repitió ella furiosa.

_  ¡Claro! –se interpuso otra apoyándola.

_  Hay que ir otra vez con “El Injusto” –propuso alguno– y que nos explique.

_  ¡Si, hay que ir con él! –una más remató, añadiendo– el fue nuestro asesor, no?  Pues él está obligado a explicarnos.

_  Sí, sí, vamos –convinieron todos.

 

En eso bajaban sus compañeros de la Sala de Cómputo, quienes los abordaron ahora a ellos con preguntas:

 

_  ¿”Quiuvo”?, y ustedes qué va a presentar en la “Expo” –les preguntaron…

_  Los resultados –respondieron con prisa poniéndose en movimiento rumbo a su Salón, no dando lugar a más explicaciones– de unas investigaciones que hicimos…

_  ¿Sobre qué?... –intentó saber uno de ellos.

_  Bueno…, pues ya saben –concedió a responder alguna en lo que se encaminaban– que “El Injusto” está “re-zafado”; él estaba haciendo un estudio sobre métodos de investigación, y entonces lo aplicamos en nuestros trabajos en diversos temas…  Pero luego nos vemos –añadió– porque ahora vamos con él.

 

Y el pequeño grupo, que se había dispersado entre ese punto y el Salón, terminó de llegar a donde “El Injusto”, que prácticamente iba ya de salida.

 

_  Maestro –le salió al paso una de ellas–, queremos que nos explique cómo se está calificando ahora…

_  Bueno, pero vamos por ahí –señaló el maestro–, porque ya voy de salida.

 

Y así, se encaminaron rumbo a la salida de la esuela.

 

_  ¡Maestro!, díganos ya –le apuraban impacientes…

_  Bueno, pues resulta que ustedes ya no deben preocuparse por la calificación, sino por aprender lo que ustedes mismos se proponen aplicando las asesorías de sus maestros.  Y así lo hicieron, lo hicieron bien, y lo aprendieron, o no?

_  Sí maestro, si aprendimos, pero…

_  Bueno, entonces el asunto se reduce a una evaluación del desarrollo de sus habilidades y capacidades tales que les permitan manejar un nivel superior de complejidad de conocimientos y métodos de trabajo.

_  ¿Y el que no pasa…? –insistieron los niños muy analíticos.

_  No es que “no pase” o “repruebe”, sino que simplemente prolonga su ciclo de aprendizaje; por eso tampoco van a haber ya ciclos tan formales como hasta ahora.

 

Pero ciertamente el profesor se quedó pensando en la dificultad de explicar esa situación, y sólo se dijo para sí:  “Este criterio va a ser el más difícil de desarraigar, y adoptar el de una educación continua”…

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Literatura
Comenta este artículo

Comentarios