Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

26 julio 2009 7 26 /07 /julio /2009 08:00

Clich--Educaci-n--Posgrado-Educaci-n

Círculo de Empatía en los Grupos Académicos
y sus Implicaciones.  Artículo, 2009.

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geográfico.over-blog.es/,

México, 26 jul 09.

 

 

Este artículo que hemos titulado el Círculo de Empatía en los Grupos Académicos y sus Implicaciones, es resultado de toda nuestra experiencia docente en educación superior universitaria (unos 20 años acumulados), en la observación del comportamiento de los subgrupos de estudiantes, al interior de un grupo académico.

 

Esto es, que, en todo grupo académico, hay, invariablemente, en primer lugar, un pequeño subgrupo de estudiantes que, en un lenguaje verbal, no-verbal, y de ubicación en el “espacio de poder” de un aula, expresa su más amplia simpatía con el docente.

 

De la misma manera y en aproximadas proporciones numéricas, hay un subgrupo que, por todo lo contrario, expresa su más profunda antipatía para con el docente.

 

Entre esos dos extremos existe el ámbito de estudiantes cuya actitud característica es la apatía.  Mas hay dos tipos de apatía que se expresan entre estos: 1) aquella simple de indiferencia e indolencia total; y 2) aquella compleja que en realidad representa una actitud critica hacia el docente; en ella, el estudiante está sometiendo a juicio al docente de manera callada y con una actitud a veces tan severa, que en ocasiones lo hace aparecer como el más conflictivo entre los del sector de antipatía, siendo en realidad todo lo contrario.

 

                     Círculo de Empatía                    

 

                             Docente                                        

 

 

                           Estudiante 


 

El Aula y sus Dominios Territoriales

            Salón de Clases Ideal

 


                                                  Toda esa empatía manifiesta en esas variantes, se expresa predispuesta desde el primer día de clases; es decir, se da en el estudiante, en principio, independientemente del docente; y queda explícita por el lugar que ocupa en el aula: en la simpatía, ya lo más posible cerca y de frente al docente; en la antipatía, ya lo diametralmente opuesto y más alejado; y en la apatía, en el espacio central que queda por exclusión; y dicho así, porque el poder que ejercen los otros dos sectores en enorme, y claramente “definen su territorio”.

 

                                                 Sobre la marcha es posible que se dé un reacomodo una vez que se da el trato con el docente, y así como unos podrán alejarse particularmente en esa clase, otros podrán acercarse; y a veces ese alejamiento o acercamiento no llega a ser necesariamente físico, sino muy sutil en la relación académica.

 

Y decimos “en esa clase”, que representa la presencia particular de un docente; pues apenas cambia el mismo, el escenario se modifica; al principio siendo ese arreglo en lo físico, pero conforme avanza el calendario escolar, los lugares se estabilizan y las modificaciones son sólo en lo más sutil, al punto que los estudiantes que suelen odiar a un docente “A”, luego muestran su mayor aprecio por “B”; pero justo al mismo tiempo que los que odian a “B”, aprecian a “A”.  De ahí la importancia de la primera sesión, y luego de la observación de las posteriores.

 

Es decir, que es muy difícil que haya un docente que sea igualmente apreciado por todos de manera absoluta, lo mismo que odiado por todos de manera absoluta (casos excepcionales extremos).  Y estas situaciones se hacen preocupantes para un docente, en tanto que pudiera darse el caso de ser interpretado como indicador de ser un “buen” o “mal” docente; y está claro que el odiado no necesariamente es “mal docente”, como el apreciado no por ello tampoco será “buen docente”; es decir, que sólo lo son de manera relativa, o dicho de otra manera, en relación con un determinado subgrupo de estudiantes y sus características; y así, preocúpese el docente que es apreciado y rodeado por los malos estudiantes; como satisfágase aquel que se ve rodeado de los buenos estudiantes.  Ambos serán juzgados simultáneamente como “buenos” y “malos” docentes, pero no en sí mismos, sino en relación con el tipo de estudiantes que los enjuician.

 

Ocurre que hay el “buen docente”, que hace pensar críticamente a sus estudiantes, y por definición, inevitablemente, los polariza; y en esa polarización en que unos se duelen, atrae sobre sí todo el odio más infinito de unos (pocos), que piden su desaparición de la faz de la Tierra; como todo el aprecio más infinito de otros (pocos), que reclaman que todos sus docentes deberían de ser así; en medio de un mar que en su confusión opta por la indiferencia.  Pero hay también el cual es juzgado a su vez “buen docente”, justo por todo lo contrario: porque no crea “conflicto en el aula”, no polariza a los estudiantes; al contrario, los estandariza sin causar dolor en nadie; juzgado así porque nadie dice no sólo nada mal de él, sino incluso no dice nada, y quizá más bien, en su caso, todos se expresan favorablemente.  El “buen docente” entonces, es un asunto relativo, a criterio de quien lo juzga, según prefiera, como en este ejemplo, el doloroso pensamiento crítico o la anodina estandarización.

 

Ese tipo de estudiantes y su actitud empática, determinará su cualidad, ya de simple “cliente exigente” eternamente inconforme del “servicio” educativo, como de un eventual e independiente autodidacta; o de alumno que se admira y se complace de los conocimientos que se comparten; o como discípulo que incluso se convierte a las ideas de su maestro y lo toma como modelo a seguir.

 

El buen estudiante de un docente dado, por definición, será este último; necesariamente estará principalmente entre los que expresan simpatía; pero también, y soliendo ser los más avanzados, entre los que originalmente expresan cierta apatía crítica, pero que luego de convencerse, llevan su simpatía a la más estrecha relación de amistad con el docente.

 

Finalmente, algo de la mayor importancia pero que no suele ocurrir en nuestras universidades a falta de la comprensión, tanto por docentes como por estudiantes, de esta mística dada en la empatía, es el potencial que ello encierra para la formación, precisamente, discipular; esto es, del estudiante que abreva del docente más allá del aula, e incluso más allá de la escuela y de su misma graduación; lo cual ocurre principalmente en el trabajo de investigación, en donde ese discípulo retoma todos los conocimientos en ese largo proceso, y luego los continúa, llevando adelante las tareas de su viejo maestro.  Y así, no ocurre, no sólo a falta de comprensión de la mística de la empatía, sino también, y simplemente, porque hay una actitud formadora pragmática, utilitaria; de usar y desechar; con un abandono total al fomento a la actitud teórica investigadora.  Y con ello, como otro factor, el daño social aumenta, y nuestro desarrollo científico-técnico se anula, manteniéndonos eternamente en el atraso del subdesarrollo.


 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Luis Ignacio 08/07/2009 23:06

Hola Mirena, saludos!Aquí uno sabe que no faltará quién le lea a uno, pero cuando alguien pone un comentario, eso se hace muy significativo; ya no e alguien en abstracto, sino, en este caso muy en concreto, Mirena.Te agradezco el comentario, (muy) pocos se toman la molestia o el tiempo para comentar algo, y no dejarlo a uno hablando en el desierto.Y tienes razón, en todo lo que pueda haber de complejo en compartir la emotividad (la simpatía), como aspectos psicológicos, ideológico-sociales, morales, y en general, culturales; la admiración por el otro es determinante, y bien dices, está ahí, en un chispazo a primera vista.Me gustó ese asunto de que no basta con ser maestro, sino que también hay que precerlo.  Tienes razón, es la dialéctica o armonía entre el contenido (ser), y la forma (parecer).Por las felicitaciones, ¡gracias!"Observaciones por los desaciertos", ¿cuáles?  Cuáles observaciones...; y sobre todo, ¿cuáles desaciertos? (estas atrapada, me conoces); ciertamente, creo que alguna vez he tenido por ahí algún desacierto.  Si mal no recuerdo, fue una vez que creí que había desacertado (jaja).Gracias, las felicitaciones son buenas; pero si por ahí me enumeras las observaciones por los desaciertos con las sugerencias para mejorar, aunque sean algunas, más feliz.Que estés bien, prometo escribirte en breve un artículo especial sobre el punto de la admiración (quedas atrapada).Saludos.

MIRENA 08/07/2009 06:15

Este mi comentario es para resaltar una palabra clave que origina la simpatía: la admiración. Desde la primera sesión, es importante la presentación formal; porque para ser maestro no sólo hay que serlo, sino parecerlo. A partir de esta primera impresión, podrá surgir en el estudiante la admiración por el que está enfrente (a cargo). Desde luego, se sumará el buen decir de un contenido interesante, con apego a la coherencia, fluidez, buena dicción, ritmo adecuado, sin perder jamás el contacto visual con el grupo. En cuestión de minutos se generará la simpatía, la cual no se pide ni se da, surge (o no) y ya. Consecuentemente, la empatía es manifiesta, no se puede ocultar ni disimular; sean aventajados o no, los alumnos se sentirán comprendidos, tratados como iguales por su maestro, lo perciben como un ser humano quien está atento a lo que necesitan: mayor o menor atención personalizada, una felicitación por sus aciertos; observaciones por sus desaciertos y sugerencias para mejorar. Situación que (muy) pocos logran, en detrimento de la mencionada relación discipular y de actitudes que favorezcan el desarrollo científico-humanístico y de la misma profesión de ser docente.