Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

9 julio 2009 4 09 /07 /julio /2009 22:09

Apuntes Curso:
Desarrollo Sustentable (9)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica;  http://espacio-geografico.over-blog.es/,

México, 17 ago  09

 

Resumen y Conclusiones

a la III Unidad (2).

 

 

                                                   Al revisar a los teóricos del desarrollo sustentable, vimos que, frente al problema real de sus resultados y de su validez o no, se concluye en dos grandes posiciones: 1) recuperar el estado promedio del ambiente habido hasta antes de los años setenta del siglo pasado; y 2) echar mano de la tecnología para “adaptarnos a los nuevos equilibrios”.

 

                                                   En el caso de Albert Gore, se muestra que, con voluntad social y política, es posible recuperar el anterior estado ambiental; sin embargo, observamos que la causa real del problema queda intacto: el uso económico de los recursos naturales en calidad de mercancías (incluso de manera especulativa).  Luego, en el caso de la supuesta solución tecnológica para adaptarnos a las nuevas condiciones; aparte de que en sí misma es y un reconocimiento del fracaso de la teoría del desarrollo sustentable; vimos que si bien ello habrá de ser un recurso necesario, no es, ni con mucho, la solución social real, ni mucho menos en su carácter mundial, dada la enorme desigualdad.

 

                                                     La conclusión, de nuestra parte, es volver a las condiciones ambientales promedio dadas hasta la primera mitad del siglo XX, con independencia de lo que tecnológicamente se pueda hacer; y para ello, más que mera “voluntad” o “disposiciones de ley”, se hace necesario ir a la causa real a fin de modificar ésta, dando lugar a efectos en el sentido deseado.

 

                                                       Tal causa real, hemos visto en el curso, no es otra, en su esencia, que el uso y consumo de los recursos naturales no-renovables en calidad de mercancías.

 

                                                      Para ello, no será suficiente un cambio de “modelo económico” del mismo sistema capitalista, que por su naturaleza esencial mantendrá el problema vivo; sino que será necesario enfilar a una nueva organización social basada en un modo de producir y organizar la economía, de manera muy distinta a la actual.

 

                                                      Esa solución no depende de buenas voluntades ni de complejas elaboraciones tecnológicas; tampoco la misma es una utopía (entendida como un bello anhelo por un mundo ideal, si bien no “irrealizable”, si difícil, casi aparentemente hasta lo imposible, de alcanzar), sino la reelaboración de la experiencia social real dada en el último siglo y medio: un modo de producción, que pone en el centro el interés social, y organiza planificadamente la economía.  Aquí el recurso natural deja de ser mercancía, para ser sólo eso, un recurso natural necesario y suficiente, administrado para el bienestar material de la sociedad.

 

                                                       Suele decirse que esto “se oye bien”, que “difícilmente alguien no podría estar de acuerdo”; pero, al mismo tiempo, que “tal idea no funciona”, que “es inviable”.  Y la paradoja es entonces, por qué si antes llamamos a la buena voluntad social y política y creemos en ella, a pesar del desacuerdo con los intereses económicos de los grandes monopolios internacionales, ahora que aquí “todos estaríamos de acuerdo”, por qué resulta “inviable”.  Acaso porque por el bien de todos (ya casi 6,500 millones de seres humanos) hay que decirles basta, a los grandes intereses monopólicos internacionales de una ínfima minoría (de 100?, 500?, ó acaso en una exageración descomunal, 1000 millones) de seres humanos en el planeta?

 

                                                       Para terminar este Curso, en las próximas clases conclusivas, brevemente examinaremos los datos de esta opción, tal como lo hemos hecho en los casos anteriores.


Compartir este post

Repost0

Comentarios