Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

9 julio 2009 4 09 /07 /julio /2009 22:10

Apuntes Curso:
Desarrollo Sustentable (10)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica;  http://espacio-geografico.over-blog.es/.

México, 27 ago 09.

 

                                                El ejercicio de la Tabla de Concordancias (Apuntes.  Curso: Desarrollo Sustentable (5)), implicaba la consulta de documentos por Internet, para evaluar, a través de ellos, los resultados de dicha teoría desde que 1987 se planteó, instaurándose el Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas (PNUMA); y que dos años después, en 1989, se tradujo en el “Programa 21” de la ONU, más conocido como “Agenda 21”.

 

                                                Paralelo a estos trabajos, la misma ONU emprendió, a partir de 1972, la realización de una serie de Conferencias Mundiales Sobre el Medio Ambiente (1ª Reunión, 1972; veinte años después, desaparecido el Bloque Socialista, 2ª Reunión, 1992; cinco años después, 3ª Reunión, 1997; tres años después, 4ª Reunión, 2000; dos años después, 5ª Reunión, 2002; y siete años después, 6ª Reunión, 2009); donde puede verse, por el intervalo entre ellas, al principio, la falta aún de conciencia acerca del problema (eran los años setenta ochenta, la segunda mitad del período de la Guerra Fría); luego, con resolutivos de buenos propósitos y reiteración de compromisos como el “Programa del Milenio” y demás demagogia, en el curso de los años noventa bajo el reino absoluto del capitalismo neoliberal, conforme se agudizaban los problemas económicos, sociales, políticos y ambientales en el mundo, se aprecia un acortamiento del lapso entre dichas reuniones hasta principios de este siglo; para luego volver a expandirse el período, quizá, en mucho, por la prioridad de otros acontecimientos político-militares dados en Medio Oriente y Centro de Asia, hasta que la crisis económica de 2008-2009, y los efectos climáticos ya evidentes, despierta nuevamente la alerta mundial.

 

                                                En cualesquiera de ambas líneas, Las Conferencias Mundiales de la ONU, o la llamada Agenda 21, ha sido evidente la inoperancia y la incapacidad, a poco más de veinte años, ya no se diga de dar solución a la problemática ambiental y todo lo que de ello deriva, sino ni siquiera para atenuar o contener el avance del mismo.

 

                                                Escribir “Agenda 21” en un buscador por Internet y enterarse de esta situación por cualesquiera de los documentos que se ofrecen, es un mismo acto instantáneo.

 

                                               La Agenda 21 está compuesta por casi cuarenta puntos (tareas de los países), en cuatro Secciones: I  Dimensión Social y Económica, II  Recursos Naturales, III  Fortalecimiento de Grupos Sociales, y, IV  Medios de Ejecución (de ellos, sólo recogimos 16 en la Tabla de Concordancias).

 

                                                El estado que guarda el avance de tales tareas es desolador.  El primer dato de ello, es la prácticamente nula posibilidad de medir y evaluar los posibles avances de las tareas; y lo propuesto al respecto, consiste en las centenares y burocráticas auditorias para considerar los “Programas 21 Locales”, que para el año 1996 se esperaba que pudiesen ser ya de 1 millón, y para el 2000 la totalidad.  Y, sin embargo –se nos dice en esos documentos– a poco más de quince años de iniciados los trabajos, las “Agendas 21 Locales” no llegan a 7 mil, de ese propósito de 1 millón ya para 1996), y el 65 % de ellas sólo han funcionado en Europa; y en ésta, no en el ámbito rural, en el ámbito proveedor de los recursos naturales, sino en las ciudades.

 

                                               Todo esto deriva en “verticalidad y burocracia”; en “política de marketing” en la conciencia, y no en una comprensión científica de la problemática y las acciones reales de compromiso; y al final, todo no es sino simulación*; y en ella, las Organizaciones No-Gubernamentales (ONG) de la supuesta participación ciudadana (si bien algo hay de eso), no son, en mucho –habrá sus excepciones como siempre– sino fuentes de ingresos, un “modus vivendi” de sus organizadores, más interesados en la administración del problema, que en su verdadera solución.  Al final, no otra cosa que los vicios naturales del sistema económico-social, en el fondo, la causa real del problema.

 

                                               Una situación desesperanzadora, de ignorancia trágica; pero al fin, parte del proceso de descomposición del capitalismo que ya ha dado de sí todo lo que podía dar.  Ahora preparemos los conocimientos para la transición.  Es en la capacidad de los intelectuales, de los profesionistas, en quienes recaerá, ha recaído siempre necesariamente, la responsabilidad de dar no sólo explicaciones, sino soluciones, frente a la sociedad.  Ya las masas, en su iniciativa histórica, harán lo suyo; tanto más pacífica o violentamente, cuanto más pacífica o violentamente sea la resistencia al cambio. 


*       Al respecto, con las reservas de siempre y del particular caso, simplemente léase “Programa 21”, en es.wikipedia.org/wiki/Programa_21.  Y para más precisión, voltéese a ver alrededor.

Compartir este post

Repost0

Comentarios