Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 agosto 2009 1 10 /08 /agosto /2009 08:03

            Caracterización de la Situación Actual:
El "voto útil" y el agotamiento del sistema.

 Artículo, 2009 (3/5).

     Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 07 sep 09.

 

 

Frente a ese hecho electoral de 1988, la responsabilidad de Cárdenas ante el pueblo que mayoritariamente le dio el voto no podía ser sino de una enorme trascendencia.  Y como fue; el reclamo ante el “golpe de Estado técnico”, como él mismo le llamó, trató de llevarse “conforme a la Ley” (un total y absoluto contrasentido cuando un golpe de Estado es la violación de toda ley), lo cual no fue sino la mayor irresponsabilidad histórica y la traición más pasmosa al pueblo que mayoritariamente le había dado legítimamente el poder.  Para los poderosos, para la reacción, Cárdenas se comportó como “el hombre más responsable”.  Y tuvo la osadía de ser candidato dos veces más (y ahí el problema no fue tanto él, como esa desamparada “izquierda” sin “tatita”); y asimismo, una y otra vez, el pueblo le desairó por su traición.  En todos los casos de las siguientes candidaturas de Cárdenas a la Presidencia de la República (1994 y 2000), dado lo grotesco de la situación, predijimos y acertamos sin ningún problema los acontecimientos y resultados.  Si antes no se había podido, en esas siguientes candidaturas, ya sin ninguna autoridad moral, menos.

 

Pero la candidatura para el año 2000 tuvo algo especial: en ella estuvo en juego el llamado “voto útil” (para vergüenza de esa izquierda cardenista); es decir, que, ante el objetivo histórico de quitar al PRI del poder, se planteó qué sería más útil: si darle el voto al PRD con Cárdenas, muy probablemente desperdiciándolo; o darle el voto al mismísimo PAN con Fox, sumando posibilidades y haciendo así del voto, un “voto útil”.  Y para nuestra vergüenza personal; pero así es la política, qué se le va a hacer; fuimos de la posición táctica –así se le llama–, de sumar votos al PAN (sic, de no ser porque políticamente esa era la táctica acertada y hemos estado haciendo ver nuestro acierto en el análisis político, con pena lo hubiésemos mantenido en secreto); y la sociedad optó por esto último, con lo que, una vez más, no nos equivocamos (“¡fiuu!”).

 

Con ello, histórica y estrictamente dicho, no “ganó el PAN”, sino “perdió el PRI” (esa era también la consecuencia del “voto útil”); pero el foxismo se equivocó, se creyeron legítimamente electos, y ello aunado a su conservadurismo despótico, hizo de su gobierno la prepotencia.

 

Una buena parte de la sociedad, no obstante, consideró que el gobierno del “Bukaram mexicano”, había sido, finalmente, algo fortuito y pasajero, y se dispuso a darle al PAN otra oportunidad.  Y ello hizo enormemente divididas y complicadas las elecciones del 2006.

 

La “izquierda” políticamente recuperada después de su trance del cardenismo, enfrentaba nuevamente una situación parecida a la de 1988.  Ciertamente, las nuevas condiciones de una mayor democracia representativa real, hacía posible la llegada del PRD con Andrés Manuel López Obrador al poder.  Y, ahora sí, “por el bien de todos”, había que cargar todo en su favor.  Y no pusimos en duda su triunfo, y ni siquiera su arribo a la presidencia.  Pero luego del caso Choise Point con la sustracción del Padrón Electoral y la presencia de un pariente de Fox en todo ello; Padrón que sin duda habrá ido a parar a manos del Departamento de Inteligencia de los Estados Unidos; sospechábamos incluso de la posibilidad de otro “golpe de Estado técnico”.  Otra vez se presentaba el problema de la responsabilidad histórico-social ante ello.

 

Sin duda, ganó López Obrador; sin duda, hubo fraude; pero así sea que exista la duda; en los hechos, se denunció fraude, y no se aceptó la derrota; y bajo esas condiciones, luego entonces, qué?.  Así, dadas esas condiciones, en nuestro parecer correctamente, López Obrador fue nombrado “Presidente Legítimo”, y éste declaró la “resistencia civil”.  Muy tímidamente, pero con ello, salvó el honor histórico; luego la misma derecha se encargó de liberarlo de esa pesada carga.  A casi veinte años después de aquel 1988, aun no estábamos preparados para hacer valer el voto; en parte ahora, por eso que se perdió en 1988: la falta de calidad moral para hacerlo.

 

Como quiera, llegamos a las elecciones intermedias del 2009, y, finalmente, la sociedad comprendió como sólo podía comprenderlo, en la práctica histórico-social, lo que es el conservadurismo, y dijo: “no más”, y, ahora, no es que haya ganado el PRI, no “ganó el PRI”, sino que “perdió el PAN”.

 

¿Y el PRD?, ¡ah, sí! –decía mi abuela–, <<a mordidas y arañazos como perros y gatos en un costal>>; y en lo que ahí se ponen en claro las cosas (si es que eso llega a ser posible), la sociedad, mientras tanto, optó, nuevamente, por el “voto útil” al revez, y puso nuevamente al PRI en la perspectiva de todo el poder.

 

                                                  Y aquí volvemos al primer artículo de esta serie: el PRD dividido, generalizando, entre cardenistas y lopezobradoristas (no podría plantearse historia más rocambolesca), se ha puesto de frente a una nueva definición histórica, el cierre de una etapa y la apertura de otra nueva.  Y, a favor de los tiempos y del progreso de la historia, sin duda, ha quedado el movimiento lopezobradorista.  Cárdenas y Ortega, como las ranitas hartas de la locomotora que pasa al lado de su charca, decidieron plantarse cada uno en un riel de la historia...; dejémoslo ahí, lo demás, es “nota roja”.


Compartir este post

Repost0

Comentarios