Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:12

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

 

El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional.

 Ensayo, 2009 (12/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/,

México, 10 sep 09.

 

  
                                 Y así se llega a un artículo extraordinariamente interesante: Los fractales: una nueva geometría para describir el espacio geográfico”, por Gerardo G. Naumis, del Instituto de Física, Universidad Nacional Autónoma de México: naumis@fenix.fisica.unam.mx).  (Conferencia presentada en el simposio: “La reurbanización de la Ciudad de México”, celebrada en la Unidad de Seminarios Ignacio Chávez, 2002).

 

“Resumen.

17 En este texto se discute la necesidad de utilizar la geometría fractal para describir una propiedad fundamental del espacio geográfico: la invariancia ante cambios de escala, tanto espacial como temporal. Se incluye una discusión sobre las aplicaciones de los fractales dentro de la geografía, así como de diversas relaciones alométricas. Finalmente, se discute el origen de la fractalidad en el espacio geográfico”

http://www.fisica.unam.mx/~naumis/index_archivos/fractales.htm ,

 
                                 Y, obvio; para estudiar “una propiedad fundamental del espacio geográfico: la invariancia ante los cambios de escala...”; y en ello, el concepto de alometría (del griego alló, otro; y metrón, medida), la medición de algo relacionado que parece distinto, pero que está integrado al conjunto, significa las relaciones de transición en la continuidad del espacio; se necesitan ciertos conocimientos especializados de físico-matemáticas para abordar tal objeto de estudio; y por un lado la resistencia del “humanista” a ese conocimiento, y por otro el que por más buena voluntad que se tenga, tampoco las capacidades para ello no dan para más (nuestro caso), caracterizan el momento histórico actual del estado de la geografía en México.

                                 Esa resistencia tampoco es casual: de ceder, quedaría negado el “caminito fácil” de la Geografía para ser, finalmente, Geólogo-Geomorfólogo, o Meteorólogo-Climatólogo, o Hidrógrafo-Oceanógrafo, o Edafólogo-Botánico, o una especie particular de Antropólogo, o de Ecónomo, o de Sociólogo, o de Politólogo; y para no “perder el origen o razón de ser” según las definiciones vistas del objeto de estudio de la Geografía, acabar siendo una especie de “Socioecólogo”.  Precisamente esa es la razón de aferrarse a esa definición
fenomenista del objeto de estudio de la Geografía, pues justifica su existencia en esas expectativas.

                                  Y no es negar todo ese conocimiento, nunca lo ha sido ni de nuestra parte, ni mucho menos de la objetividad de la historia; es la forma de tratarlo, de modo que el geógrafo deje de ser “Aprendiz de Brujo”, en “hechicerías” que no son suyas, para ser el “Gran Brujo” en su propia “hechicería”.  Es dejar de hacer de todo el saber geográfico, una “Geografía Anecdotaria” acerca de las curiosidades de este mundo; para hacer de dicho saber, un saber rigurosamente científico.  No es dejar de hacer en términos absolutos esa “Geografía Anecdotaria”
cuasi divulgativa, propia para las grandes masas; nunca faltará quien la haga y es necesaria; pero el siguiente paso histórico (suspendido por veinte años de estancamiento por lo menos de la Geografía en México), es –“como decíamos ayer”–, pasar al saber de una Geografía científica, desde el rigor en la definición de su objeto de estudio.  En otro artículo apropiado, que no es el caso aquí, ya comentaremos ese trabajo de Gerardo Naumis.


                                 Dejamos aquí esta entrega muy abreviada, dado que tratar el siguiente artículo nos haría esta entrega más extensa de lo aceptable.  Y la razón de ese tratamiento aparte para el siguiente artículo, más allá de la extensión en sí misma de lo recopilado; es que el mismo, del profesor uruguayo, Lic. Fernando Pesce, responde por entero a esa condición fundamental que nosotros siempre nos hemos impuesto, y que por igual exigimos a los demás que pretendan hacer geografía teórica (e incluso por razones profesionales hasta para los que se especializan en las aplicaciones prácticas):
el fundamento filosófico.

                                  El fundamento filosófico es la esencia de lo que se llama Marco Teórico; el conocimiento filosófico nos da, precisamente, el fundamento gnoseológico del Marco Teórico, sin lo cual, llano y simple, difícilmente habrá coherencia en una teoría que pretenda ser científica.


Compartir este post

Repost0

Comentarios