Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:15

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

 

El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional (15/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/,

México, 21 sep 09.

 

 

                              Finalmente, establezcamos nuestro concepto de “Espacio Geográfico” en una lógica que no caiga en el error del non sequitur al introducir como premisa de falso antecedente, una substitución de tesis.

 

                             En consecuencia, partamos de la evidencia empírica objetiva históricamente dada acerca de la noción de espacio, por la cual, en su forma más simple, se postula que este es la propiedad física de la distancia entre dos puntos.

 

                             A esa propiedad física se le denomina como un estado continuo (y ya veremos en otro lugar, en su momento, las propiedades físicas del mismo, a partir del concepto de “lo escalar”); en tanto que a los puntos que le determinan se les denomina como estados discretos (e igualmente, a cuyas propiedades físicas le caracteriza “lo vectorial”).  Y mientras al estado continuo le caracteriza físicamente en lo más general el vacío; al estado discreto le caracteriza igualmente lo lleno o pleno.

 

                             En tanto que un estado discreto sea un punto, dicho discreto será adimensional, y el continuo vacuo definido linealmente como distancia, será unidimensional.  Si una sucesión de estados discretos tan cerca entre sí como se quiera, decía Einstein, ocupa el lugar del continuo vacuo unidimensional que hemos llamado distancia, se obtendrá a su vez, un estado discreto pleno unidimensional.

 

                            La proyección del discreto pleno unidimensional en 90º, creará un discreto pleno bidimensional denominada superficie, y así, inversamente, a la ausencia del lugar pleno discreto, lo que quedará es el lugar o extensión, del continuo vacuo bidimensional.

 

                            De manera semejante, la proyección del plano en estado discreto en 90º, formará el estado discreto o pleno tridimensional, por cuya propiedad también es llamado sólido.  Y a su vez, la tridimensionalidad en ausencia del pleno discreto, dará lugar a la tridimensionalidad del continuo vacuo conocida como volumen.

 

                             En suma, a cada pleno discreto le quedará asociada a su vez, la propiedad básica del vacuo continuo: la distancia, la superficie o el volumen.  En consecuencia, ya sea el continuo vacuo o el discreto pleno, ambos representan estados de espacio; ahora, si por los estados discretos entendemos los fenómenos naturales y sociales, como por el estado continuo entendemos lo que propiamente llamamos espacio, empezaremos a comprender que en la teoría del espacio geográfico, bien podemos prescindir de la consideración de los fenómenos en tanto tales, objeto de estudio cada uno, de otras especialidades.  El estudio de sus relaciones o propiedades mediadas por el continuo vacuo, ciertamente, formarán parte de la Geografía, pero en tanto relaciones dadas no entre fenómenos como tales, sino entre estados plenos o discretos del espacio.

 

                             Hasta aquí las propiedades básicas del espacio en las nociones euclidianas elementales.  Aplicadas las mismas a la consideración del espacio geográfico, son la geometría euclidiana de la Tierra.  Lo mismo de sus distancias, de sus superficies, ya de la altura sobre el nivel medio del mar, o bien de la figura geodésica de la Tierra en su conjunto.  Mas cualquiera de esas propiedades geométricas en gran escala, nos enfrenta a un espacio geográfico o terrestre de mayor complejidad en la que la geometría euclidiana o plana no es suficiente para entenderlo, y habrá que saltar a la geometría lobachevskiana o esférica.  Ahora, en un estudio de gran escala (en la tendencia a 1:1), esta geometría plana estará en la base, dada por supuesta en la construcción cartográfica, pero no será ya necesaria para efectos prácticos.

 

                             En el ámbito de la geometría euclidiana o plana, el espacio geográfico queda determinado en sus propiedades por la situación de los estados discretos de espacio (desde la localización, la distribución, los límites, la extensión, la conexividad, las relaciones, la asimetría o asimetría, el isomorfismo o anamorfismo, o la homogeneidad, hasta las que hemos comentado en esta serie de artículos tomadas de otro interesante trabajo, de la invariancia y la homotecia).  Pero en el ámbito de la geometría lobachevskiana o esférica, el espacio geográfico queda determinado, principalmente, por el campo de gravedad de la Tierra; pero de igual manera, por otros campos como el elctromagnético o el térmico (en ese sentido, el espacio geográfico no es, ni ese error de metonimia al entenderlo como la “epidermis” o superficie, ni la tropósfera o ecosistema como medio, en una restricción anfibológica con una geometría exclusivamente euclidiana).

 

                              Y esas propiedades físico-matemáticas del espacio geográfico real se van a complicar aún más, porque al curvarse no sólo adopta la forma de una esfera perfecta, sino la de un elipsoide de revolución, y la geometría esférica reclamará de un cálculo más preciso (y atención, entiéndase que no por ello, el estudio geográfico se reducirá a geodesia; esa es sólo la base).


Compartir este post

Repost0

Comentarios