Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

2 octubre 2009 5 02 /10 /octubre /2009 08:01

Clich--Filosof-a

Comentarios a La Mettrie,

en El Hombre Máquina.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 2 octubre 2009.

 

La Mettrie (1709-1751).  Su obra El Hombre Máquina (1747), publicada en 1747.  En el momento más crítico de la censura inquisitorial, La Metrrie contra-argumenta con una lógica realista: “¿Por qué estar tan atento y tan alerta en suprimir los argumentos contrarios a las ideas de la divinidad y de la religión?  ¿No puede esto hacer creer al pueblo que se le embauca? (...)  Cómo reducirlos, si impidiéndoles que hagan uso de su razón, uno se contenta con declamar contra sus costumbres, al azar, sin informarse de si merecen la misma censura que su manera de pensar” (Op. Cit. p.199).  La Mettrie reclamaba que lo mejor era el libre juego de las ideas; y en ello, si el clero fundado en las Escrituras estaba en lo correcto, convencería a los fieles por vía dela razón, sin imponérseles el dogma de fe.

 

Mostrándose desde el lado idealista, La Metrrie, por un lado, dice con un dejo de ironía o sarcasmo: “¿No es el espíritu el primero de los sentidos, y como la reunión de todas las sensaciones?”, y siete líneas después, por lado materialista, exclama refiriéndose a la Filosofía: “¡Que mayor gloria que la de ser conducido a su templo por la razón y la sabiduría!  ¡Hay conquista más halagadora que la de tener sumisos a todos los espíritus!” (Op.Cit. p.202); es decir, no sólo se ponía en entredicho toda la interpretación idealista y religiosa, sino que en el discurso mismo se reflejaba que para mediados del siglo XVIII, el vínculo empírico-racionalista estaba dado; y ello es más que evidente cuando La Mettrie, rescatando el racionalismo de Descartes, dice: “harían mejor en comprender que sin éste el campo de la filosofía, así como el del buen sentido sin Newton, estaría quizá aún baldío” (Op. Cit. p.245).

 

Kant también dirá algo semejante a algo que dice La Mettrie, y que en nuestro filósofo ilustrado José Antonio de Alzate y Ramírez, contemporáneo suyo, es propósito mismo de vida: “No basta que un sabio estudie la naturaleza y la verdad; debe atreverse a decirla a favor del pequeño número de los que quieren y pueden pensar” (Op. Cit. p.207).

 

El estilo muy propio de los ilustrados es ese: considerar la propia posición que comparten como negativa, y luego denostar sobre ella, para “negando la negación”, afirmarse; y esa dialéctica era un “valor entendido” de la época.  Sólo así se puede entender a un La Mettrie, materialista y ateo, afirmándose, diciendo: “Los metafísicos, que han insinuado que la materia bien podría tener la facultad de pensar. No han deshonrado su razón” (Op. Cit. p.207), <<pues se han expresado mal>>.

 

Pero La Mettrie claramente es partidario del empirismo (se va a referir declarando la influencia y autoridad sobre él, al “canciller Bacon, autor de primer orden” (Op. Cit. p.236); y no sólo de empirismo por sí solo, sino de un empirismo materialista que le habrá de caracterizar su pensamiento en el materialismo mecanicista (acerca de esto último, el concepto de “Hombre Máquina” mismo, como su analogía del cuerpo como un reloj Op. Cit. p.241], lo deja ver explícitamente), sin embargo más adelante es textualmente explícito en ello, cuando habla de la mecánica de nuestra educación y la reducción del proceso del conocimiento a la trasmisión de sonidos como signos arbitrarios.

 

Apoya a Locke y critica a Descartes (aun cuando en ello Alzate`-dadas las peculiaridades de su lugar y tiempo– no fue tan lejos, y más aun, ni siquiera se atrevió a mencionar a Locke; tomando más bien, convenientemente, lo que de positivo había en Descartes).  La Mettrie hace referencia a Spinoza y a Vanini (a Julio Cesare Vanini, el seguidor de Giordano Bruno, bestialmente torturado por la inquisición): “¡...apóstoles que hacen más honor que daño al deísmo!” (Op. Cit. pp.232-233), frase en la que claramente debe interpretarse a “valor entendido” como <<materialistas y ateístas que destruyen todo deísmo>>.

 

Partidario de la causa eficiente, dice: “¿Qué habría de absurdo en pensar que existen causas físicas por las cuales todo ha sido hecho...  Me refiero a causas, cuya ignorancia absolutamente invencible nos ha hecho recurrir a un Dios..” (Op. Cit. p.233)  ¡¿cuál deísmo?!, eso es ateísmo puro.  ¡Ah, ingenuo de La Mettrie!, igual que Alzate, o igual que Gamarra, ¿creerían en verdad que con esos argumentos podrían engañar al Santo Oficio?: y con el mismo candor La Mettrie dice: “Esos son los pros y contras, así como el resumen de las grandes razones que compartirán los filósofos eternamente.  Yo, no tomo ningún partido” (Op. Cit. p.234)..., ¡cómo de que no..., igual que Benito Díaz de Gamarra fingiendo eclecticismo, a la hoguera con él!

 

Y he aquí, de La Mettrie, un recurso muy socorrido por Alzate: “Es lo que decía un francés amigo mío...  Si el ateísmo, decía...” (Op. Cit. p.234); <<conste, decía él, no yo>>; es “el otro” en el que se ponen las propias palabras.  Alzate lo usa mucho para sortear más que al Santo Oficio, que no podía ser engañado con tales puerilidades, al vulgo que lo acusaría de herético y ateísta.

Compartir este post

Repost0

Comentarios