Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

18 enero 2015 7 18 /01 /enero /2015 23:04

Ley-de-la-Zonalidad-Planetaria-y-sus-Regiones--Riabchikov.jpgAnálisis Crítico a, Estructura y Dinámica del Espacio Geográfico, 1976; de A.M. Riábchikov (2/…).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

08 sep 12.

 

Esta obra de Riábchikov de 1976, en cierta manera, con un “toque geográfico”, forma parte de los primeros estudios globales iniciados a principios de los años setenta, financiados por el Club de Roma, al estilo del más conocido de ellos: Los Límites del Crecimiento, de 1972, de Meadows (éste con un “toque más económico-ambientalista”).

 

Para cerrar esta primera parte del análisis de su trabajo, se hace muy importante comentar la síntesis de la expresión de ideas con las cuales la editorial presenta la obra en el resumen de las solapas de cubierta.  Ello no hace sino confirmar ese espíritu de laos primeros estudios globales.

 

En su contexto geográfico y en la dialéctica materialista, der un tratado de las leyes del desarrollo de la esfera geográfica, y, por supuesto, bajo la auscultación de la geografía teórica, el primer problema que se plantea, es el qué debe entenderse por “esfera geográfica”; y como más adelante analizaremos, su concepto, en la reinterpretación en términos de la teoría del espacio geográfico, tendrá una enorme importancia, más allá de esa obsesión del geógrafo fenomenista por destacar que en ella “vive y trabaja el hombre”, con la influencia de éste sobre el medio natural y sus consecuencias.

 

No hay, pues, de principio, una identidad entre “esfera geográfica” y “medio natural”, pero en el estudio de ese medio natural, “se examinan las correlaciones cuantitativas de la energía natural del Sol”.  Esto es, que este estudio, como geográfico, no se limita a las correlaciones cualitativas, es decir, a la mera descripción empírica de lo dado a la percepción sensible, y, por lo tanto, ofreciendo un nivel, ahora, de verdadera explicación.  De la misma manera se procede con las condiciones hidrotérmicas y la productividad de la fitomasa, haciendo un análisis comparativo con el potencial de generación de energía eléctrica alcanzada socialmente en forma mundial.

 

Como era la inquietud en esos años setenta, se analiza el potencial agrario del planeta y su productividad, así como el fenómeno en ese momento muy reciente, el cual en realidad detonó este tipo de estudios globales, de la creciente contaminación.

 

A diferencia de los cinco o siete estudios globales producidos hasta 1976 (algunos no publicados, sino como meros informes rendidos a sus financiadores, principalmente el Club de Roma), este de Riábchikov va a la esencia del problema: “las contradicciones entre el modo de producción capitalista y su valor social (la naturaleza)”.

 

Termina, al igual que todos los estudios globales de la época: alertando, este en particular, sobre el amago de desequilibrios químicos y déficit del agua, reclamando, como todos, la exploración e introducción de nuevas fuentes de energía; pero, a diferencia de todos, con una propuesta de sello socialista: “pasar a la producción de ciclos cerrados”, y a una tecnología sin empleo de agua.  Treinta y seis años después, esos estudios globales, y este en particular, permanece por su contenido, como si no se hubiesen hecho, de nada han servido para corregir caminos y rumbos, y, antes al contrario, todos sus malos augurios de desastre predichos para estos años dos mil, de no hacerse nada desde ese momento, al no haberse hecho nada, son ya ahora una realidad.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios