Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 noviembre 2009 5 13 /11 /noviembre /2009 09:38

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

Comentario a, “Geografía: Fundamento...” .
El espacio como un elemento en la teoría geográfica

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

 

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica 
http://espacio-geografico.over-blog.es/;  
México, 18 feb 10.

 

 

Discutir hoy el apartado El espacio como un elemento en la teoría geográfica, de nuestra tesis de Licenciatura, nos da la oportunidad de hacer una síntesis de ello recurriendo al método de una Tabla de Concordancias; que en aquel entonces, de haber sabido utilizarla, nos hubiera sido enormemente útil, para analizar, precisamente, el problema del espacio como un elemento, y no como la categoría esencial de la teoría geográfica.

 

Dado nuestro marco teórico, la dialéctica materialista, aplicamos el aspecto esencial del método de Marx en su investigación de la teoría del capital: descubrir la categoría fundamental, como tal, presente en todos los casos del análisis del capital.  Y esa categoría, en el caso de la teoría del capital: fue la mercancía.  De manera análoga, para el caso de la teoría geográfica, en nuestro análisis: lo fue el espacio.

 

Citamos entonces a los autores con contribuciones a la geografía teórica más destacados, y puede apreciarse la notable diferencia entre nuestro concepto de espacio, no sólo por su forma: el ser la categoría fundamental; sino por su contenido: el vacuum; y el de todos ellos, lo que ya de suyo hablaba de la enorme diferencia que estábamos haciendo en la geografía mexicana respecto de todas las demás.

 

Incluimos entonces ahora esa Tabal de Relación Causal por Concordancias recogiendo las definiciones de sólo una treintena de autores citados que entonces consultamos pudiendo disponer de sus fuentes (pudiéndose aumentar grandemente esa lista), pero que con ello nos fue suficiente para, por inducción incompleta, poder afirmar lo que establecemos en ese apartado de la tesis.  Expuesto de esta manera, nos permite descubrir nuevas facetas del problema, de lo cual bien pudiera dar lugar a una nueva tesis.  Asunto para, en las nuevas generaciones de geógrafos, aquellos que asuman esta especialización en la geografía teórica.  Ella no los alejará de la capacidad del vínculo a la producción, a las soluciones prácticas, etc; antes al contrario, potenciará dicha capacidad.  Sólo que la geografía teórica por sí misma es lo suficientemente apasionante como para luego andar “perdiendo el tiempo” en asuntos pragmáticos.  Esa responsabilidad se suele dejar, ya en la especialización en la geografía aplicada o en la geografía operativa, de otros geógrafos.

Tabla-de-Concordancias-en-el-concepto-de-espcio.jpg
Tabla de Relación Causal por Concordancias,
para el Concepto/Objeto de Estudio de la Geografía
[Fuente: Hernández Iriberri, Luis Ignacio; http://espacio-geografico.over-blog.es] 


                              Por la Tabla, haciendo una consideración muy general, pero en lo esencial, puede apreciarse entonces: 1) que la noción dominante acerca del concepto de espacio era el de
“estructura territorial” (aún si se toma por uno el colectivo de autores debajo de Guerásimov); de cualquier manera, esta noción, junto con la de “distribuciones en el espacio”, era lo que más delineaba en aquel entonces el objeto de estudio de la Geografía; 2) luego, en segundo orden, dominaban las nociones de “superficie terrestre” y “región”; 3) sin embargo, nociones como “espacio”, “espacio continuo”, y “espacio tridimensional”, más enfáticas en la esencialidad de su generalización, apenas sobresalen ubicas en tercer orden; 4) luego se comparten por igual una serie de nociones a las que les caracteriza cierta confusión o ambigüedad; y, 5) dos nociones que se expresan en las citas, pero una de manera indefinida (atribuida a “otros geógrafos”: la ecología), y, otra que se plantea en sentido negativo: “el marco vacío de los geómetras”.

 

Examinadas esas nociones en su contexto histórico concreto, resulta que las más usadas, en particular el concepto de “estructura territorial”, era materia de aplicación de los métodos económicos, acabando en una “geografía económica regional” o “geoeconomía”; y que las nociones en segundo orden, operaban más en el ámbito de los geógrafos naturalistas (en geomorfología, climatología, edafología, etc).  Sólo en el tercer punto están los verdaderos geógrafos espacistas, entre ellos, esencialmente, Hettner.

 

El acercamiento a la definición del verdadero objeto de estudio de la Geografía era ya tan evidente, como confuso todavía.  Con graves errores lógicos en su definición como la suplantación de tesis, la metonimia o sinonimia, que incluso llega a acusar Ives Lacoste.

 

El problema esencial aún, era que la definición de espacio, en la mayoría de los investigadores, se hacía por dos o tres propiedades particulares del espacio; y ahí donde se incidía en la síntesis de todas las posibles propiedades; como, sorprendentemente, cuando Pierre George habla del “espacio continuo”; el cual estaría inmerso en “el marco vacío de los geómetras” que niega Paul Claval; la idea tampoco se desarrolla o lleva a sus últimas consecuencias (y nos sorprendemos, porque justamente, Pierre George; del que pudimos disfrutar varias de sus conferencias conociendo entonces bien lo que pensaba; sería uno de los últimos en hacerlo).

 

Para los años setenta, se estaba ya muy cerca de la esencia del problema en la discusión internacional; pero nos tocó a nosotros, precisamente, el poder llevar todo ello hasta sus últimas consecuencias, poniendo la Geografía mexicana a la vanguardia.

 

Y, como suele suceder con nosotros en este país de “mexicanitos” mediocres, pusilánimes; “inditos” apocados con espíritu de súbditos, de nuestras tortillitas con nuestros frijolitos y su chilito, acompañados de nuestro cafesito con su canelita, o de su atolito y unos tamalitos, agradeciditos de la morenita virgencita Guadalupita... (como exclama en estos casos el profesor Tomás Mojarro: “¡Dios...”!); esa teoría de  la geografía y la oportunidad de hacer sobresalir a nuestra Universidad con ella, no sólo se dejó pasar, primero se le combatió obstaculizándola, y luego en el plagio, sometiéndola a la tergiversación.

 

Pero con el tiempo; tempus omnia dictatum (el tiempo todo lo dictamina, LIHI); apareció una nueva tecnología y con ella un nuevo medio de comunicación..., y cambió la historia.  Ahora, difundido esto en el plano internacional, espero que allí donde no reine aún el oscurantismo con sus prejuicios y su ignorancia, esta teoría de la Geografía sea retomada y desarrollada.  A partir de aquí, el asunto ahora, es internacional.


 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios