Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 noviembre 2009 5 13 /11 /noviembre /2009 09:28

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

Comentario a, “Geografía: Fundamento...”
La contradicción fundamental de la Geografía...

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

 

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica 
http://espacio-geografico.over-blog.es/; 
México, 1 feb 10.

 

El método dialéctico materialista supone la consideración de dos aspectos esenciales: la contradicción y la objetividad; siendo que el primer aspecto se refiere a ese tipo de contradicciones en donde los opuestos forman una unidad, que partiendo de su identidad, se diferencian, se contraponen y finalmente se niegan uno al otro, resolviéndose en una síntesis que da lugar a una nueva identidad, reiniciándose el proceso (esto es, que no debe confundirse el término con la noción vulgarizada de “confusión” o “error”; pero tampoco como un simple “dualidad” mecánica, como algunos autores entonces consultados solían plantearlo); y que en cuanto al segundo aspecto, este se refiere al reconocimiento de la existencia del mundo de los objetos materiales, fuera de nuestro pensamiento e independiente de él.

 

En este apartado de la tesis, luego de esa revisión histórica así haya sido muy generalizada, nos fue suficiente para generalizar teóricamente ese aspecto esencial que nos exige el análisis dialéctico: la contradicción fundamental de la Geografía; que en aquel entonces enunciamos como la contradicción entre la relación naturaleza-sociedad, en un opuesto, y el espacio, en el otro.  Treinta años después, ese enunciado sigue vigente y ha sido esencial para la elaboración teórica de nuestra idea de la Geografía por su objeto de estudio y método.

 

Cuando analizábamos la misma, lo hicimos apoyados en la teoría de las contradicciones de Mao Tse-Tung.  En general no está incorrecta, pero el esfuerzo de simplificación divulgativa tiende a hacer ver el movimiento de la contradicción como algo mecánico, particularmente ahí donde se habla de las contradicciones antagónicas y no antagónicas, o de la “penetrabilidad” o “impenetrabiidad” de los opuestos, que hacen confuso el proceso de síntesis y nueva identidad de los opuestos.

 

Como quiera, acertamos en observar la contradicción esencial, de cuya solución, necesariamente, habrá de surgir la ciencia de la Geografía en una síntesis, dando lugar a una nueva identidad, de la que emanará una nueva diferencia y contrariedad, repitiéndose el proceso que da movimiento histórico a este saber.  De ahí que inherente al problema de su contradicción principal, esté el problema de su unidad, y en ese sentido, la Geografía no puede ser sino la nueva síntesis en la unidad de la relación naturaleza-sociedad, y el espacio; pero no siendo esa unidad de forma mecánica, sino dialéctica, y siendo el espacio el polo dominante de la contradicción, naturaleza y sociedad habrán de formar parte de la teoría del espacio como estados del mismo.

 

Anotamos entonces que la geografía fenomenista tomaba predominancia a partir de mediados del siglo XVII (tras la influencia de Varenio); pero ese dato debe ser reconsiderado a la luz del nuevo análisis de los datos históricos, pues Varenio debe ser estudiado con más cuidado en su propuesta, pues quizá más que teórico de la geografía fenomenista, sea teórico de la geografía espacista, precisamente en esta idea de la reteorización de la relación naturaleza-sociedad; y en realidad, el período de la Ilustración hasta fines del siglo XVIII determinó una relación más sutil entre lo espcista y lo fenomenista en Geografía; siendo hasta Humboldt, Ritter y Reclus, a principios del siglo XIX, que realmente comienza el predominio de la geografía fenomenista nuevamente.

 

                              Por lo tanto, no hubo real estancamiento, como lo afirmábamos, aquí sí, producto de falta de datos que nos precisaran el análisis.  Pero a la vez, hemos dicho, siendo un período enormemente complejo que necesita ser vuelto a estudiar.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios