Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 noviembre 2009 5 13 /11 /noviembre /2009 09:54

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

Comentario a, “Geografía: Fundamento...”
Matematización del espacio geográfico.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

 

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica
http://espacio-geografico.over-blog.es/;
México, 18 mar 10.

 

 

En este apartado, más que tratar sobre la matematización en sí del espacio geográfico, nos referimos al asunto de a cargo de quién o de que modo, quedó tal problema.  Y la respuesta esencial, es que tanto la Geodesia como la Geografía requieren de tal solución, con la diferencia de que mientras la Geodesia lo hace respecto del sistema de referencia del espacio terrestre (el discreto formado por la masa terrestre, al que en aquel entonces nos referíamos como “discontinuo”, no muy propiamente), la Geografía lo hace respecto del espacio como tal, lo que no puede ser, a su vez, sino a partir de su sistema de referencia mismo.

 

La ausencia de una teorización acerca de la Geografía como ciencia, una teoría acerca de su objeto de estudio y método, dio lugar a un momento de fuerte confusión en esta disciplina de conocimientos al especializarse el campo de la Geodesia.  La nueva cartografía no podía hacerse sin ese riguroso aparato matemático de la nueva geodesia, y esa asociación geodesia-cartografía, impactó en la manera de concebir la geografía.

 

Se renovó la idea estraboniana en los trabajos de Bernardo Varenio a mediados del siglo XVII, si bien es cierto que dichos trabajos requieren un análisis más minucioso, pues en una segunda lectura luego de mucho tiempo, vemos que en realidad en Varenio está la idea de una geografía espacista, aun cuando en ese contexto histórico de deslinde con lo que la geodesia, a su vez, desde 1617 cuando Snellius inventa el método de triangulación, comenzaba a tomar en sus manos, y que finalmente pasó a ellas a partir de los trabajos de Picard en 1670, y finalmente con la polémica Newton-Cassini acerca de la forma de la Tierra, hacia fines del siglo XVII.

 

La confusión era obligada, no tanto a falta de una teoría del espacio, como de una teoría del mismo que aún era insuficiente para trabajar con él en el campo de la geografía como objeto de estudio: el vacío newtoniano.  Y en realidad, es hasta ahí, donde comienza la verdadera discusión teórica acerca del espacio.

 

De ahí que la Geodesia resolvió pronto su objeto de estudio y método.  A la Geografía le llevaría aún un tiempo recorrer su propio camino y teorizar sobre un objeto de estudio más complejo que se erigía sobre los trabajos de la física y de la geodesia.

 

Y, en una exquisitez histórica paradójica, contra todo aparente sentido común, el siguiente paso en ese desarrollo teórico histórico de la Geografía, se va a dar en México al final de su período virreinal siendo aún la Nueva España, con José Antonio de Alzate y Ramírez; y no casualmente, sino en directa conexión con las condiciones de necesidad del desarrollo del conocimiento geográfico, que en ese momento de fines del siglo XVIII en Nueva España, eran más agudas que en ninguna otra parte del mundo, incluso que en la metrópoli misma, donde una década después, Tomás Ramón del Moral, responde en su teorización geográfica, a esas mismas necesidades enfrentadas más cruda y apremiantemente por Alzate.

 

A partir de ese momento, el pensamiento geográfico mexicano va a entrar en escena; y ya la historia dirá si esta tesis nuestra expuesta desde principios de los años ochenta del siglo XX, correspondió o no al siguiente paso en ese desarrollo histórico; y si los geógrafos mexicanos habrán sabido hacer escuela en ello; o, como parece estar en nuestra naturaleza, la denostan, dejan que florezca en Europa, para luego, con la mentalidad de súbditos, irla a estudiar allá y volver con títulos de otras Universidades explicando lo que se originó acá.

 

No casualmente, luego de Alzate, ya en el siglo XIX, se da esa extraña mezcla de geodesta-geofísico-geógrafo que caracteriza al Ing. Geógrafo mexicano hasta el primer tercio del siglo XX, muy claramente distinguible del Ing. Geógrafo Militar español del siglo XVIII.  Y otras circunstancias particulares serán las que determinen esas peculiaridades de la Geografía mexicana.


 

Compartir este post

Repost0

Comentarios