Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

25 marzo 2012 7 25 /03 /marzo /2012 22:06

Marx-EngelsComentario al, Manifiesto del Partido Comunista, 1848; Marx-Engels.  Artículo, 2012.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

Espacio Geográfico, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

26 mar 12.

 

En 1847, la organización clandestina, La Liga de los Comunistas, comisionó a Carlos Marx y a Federico Engels, la redacción de su Programa teórico práctico.

 

En 1872, luego de la insurrección de la Comuna de París, ambos hacen el prefacio, según su decir, a la inesperada edición de ese año, que por ese hecho no les ha sido posible introducir una actualización.

 

Casi veinte años después, en 1890, Marx ha muerto y sólo Engels le hace un nuevo Prefacio a esa edición, y en él éste describe la forma en que el Manifiesto ha sido relegado: primero, a causa de la reacción que siguió a la derrota de los obreros parisinos de 1848; luego tras la revolución de febrero de 1848 en Francia, y finalmente, por su proscripción a consecuencia de la condena de los comunistas en Colonia en 1852.

 

El Manifiesto, reconocido así por Marx y Engels desde 1872, guardaba, en lo teórico, principios universales, pero que en lo práctico tenía que ajustarse a las condiciones del momento; y si tras los casi primeros veinte años de su aparición en que las condiciones habían sido bajo la reacción; a partir de 1864 en un nuevo ascenso de la organización y lucha del proletariado que da lugar a la Asociación Internacional de las Trabajadores (que dura como I Internacional hasta 1874), “Esta tenía por objeto –dice Engels en el Prefacio de 1890– reunir en un inmenso ejército único a toda la clase obrera combativa de Europa y América.  No podía, pues, partir de los principios expuestos en el Manifiesto.  Debía tener un programa que no cerrara la puerta a las tradeuniones inglesas, a los proudhonianos franceses, belgas, italianos y españoles, y a los lassalleanos alemanes (que no el mismo Lassale)”[1].  Ese nuevo Programa fue redactado por Marx.

 

Fueron casi diez años de lucha, volvió por casi otros quince años, la reacción, y para 1890, con el triunfo en el mundo para la jornada de ocho horas, Engels exclama: “El espectáculo de hoy demostrará a los capitalistas y terratenientes de todos los países que, en efecto, los proletarios de todos los países están unidos.  ¡Oh, si Marx estuviese a mi lado para verlo con sus propios ojos!”[2]

 

Con el Manifiesto del Partido Comunista, “Marx y Engels demostraron que, a medida que las relaciones de producción de la sociedad capitalista fueran convirtiéndose en trabas más y más insoportables para el desarrollo de las fuerzas de producción, la burguesía, que defendía la propiedad privada sobre los medios de producción, iría dejando de ser la clase progresiva que había sido en el pasado y se haría una clase más y más reaccionaria, un freno para el avance de la humanidad hacia un régimen superior, hacia el comunismo”[3].


Marx-Engels 

Y a partir de 1848, un fantasma no sólo recorre Europa, sino el mundo: el fantasma del comunismo.  En el Manifiesto, Marx y Engels tratan en un primer apartado, sobre la burguesía y el proletariado como clases y su papel en la historia.  Luego, en un segundo apartado, tratan sobre el papel de los comunistas entre los proletarios, desmitificando las acusaciones anticomunistas que propala la burguesía.  En un tercer apartado, elaboran todo un análisis crítico sobre el socialismo hasta su tiempo.  Finalmente, un cuarto apartado, desarrollan el tema de la actitud de los comunistas respecto de los demás partidos de oposición.

 

“Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos.  Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente.  Las clases dominantes pueden temblar ante una Revolución Comunista.  Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas.  Tienen, en cambio, un mundo que ganar”[4].



[1]        Marx-Engels; Manifiesto del Partido Comunista; Editorial Progreso; Moscú, 1966; p.3 (subrayado suyo).

[2]        Ibid. p.

[3]        Stepanova, E; Carlos Marx, Esbozo Biográfico; Editorial Progreso; Moscú, 1968; p.28.

[4]        Marx-Engels; Manifiesto del Partido Comunista; Editorial Progreso; Moscú, 1966; p.


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía
Comenta este artículo

Comentarios