Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

29 abril 2012 7 29 /04 /abril /2012 22:05

Karl Marx (1818-1883)Comentario al, Prólogo a la Primera Edición Alemana del Primer Tomo de El Capital.  Artículo, 2012.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

30 abr 12.

 

Marx, al presentar su obra magna, El Capital, en su Primer Tomo, 1867; dice de éste: “…es la continuación de la Contribución a la Crítica de la Economía Política, publicada en 1859”[1].

 

Su teoría acerca del capital no sólo traía nuevos aportes a los que no había podido llegar ni Adam Smith ni David Ricardo para explicar las leyes de la riqueza, sino que, metodológicamente, se presentaba algo totalmente novedoso y original, que incluso iba más allá del campo de la economía política: exponía en los hechos vivos del movimiento económico, todo lo esencial del pensamiento filosófico dialéctico materialista.  Marx estaba plenamente consciente de ambas cosas, se refería a ellas como el necesario trabajo y la capacidad de abstracción, y por ello advertía al lector. “El principio siempre es duro, esto vale para todas las ciencias.  Por eso, la máxima dificultad la constituirá la comprensión del primer capítulo, en particular los párrafos referentes al análisis de la mercancía”[2], e incluso confiesa que en su teoría del valor, ha preferido recurrir a la redacción en forma popular, a manera de divulgación científica de la economía política.

 

Lo que Marx se proponía explicar en El Capital, a su propio decir, “es el modo de producción capitalista y las relaciones de producción y de cambio que le corresponden…  Se trata –dice un poco más adelante– de las leyes mismas, de las tendencias mismas que actúan y se imponen con una necesidad férrea”[3].

 

Y en el colofón de este último párrafo, agrega: “El país industrial más desarrollado no hace más que mostrar al que es menos desarrollado el cuadro de su propio porvenir”[4], y comentamos esto último por separado, porque, de primera intención, pareciera que Marx debiera exponer que tal cuadro, no obstante, no sería sino vano espejismo, tal cual lo constatamos hoy en día.  Sin embargo, líneas más adelante aclara que tal cuadro no sólo mostrará el porvenir en el desarrollo de la producción capitalista, “sino de su insuficiente desarrollo”[5].  En las primeras líneas, uno puede sentirse impulsado a señalar ese espejismo dada la realidad de un sometimiento imperial de las grandes potencias económicas, al subdesarrollo de los viejos países antes sometidos como colonias; pero he ahí que, en términos de Marx, eso que hoy llamamos “subdesarrollo”, él lo denominó simplemente como “insuficiente desarrollo”.

 

Marx, en un escrito previo ofrecido a manera de conferencias a los dirigentes de la Asociación Internacional de los Trabajadores: “Salario, Precio y Ganancia” (1865), critica la idea de que tanto la producción, como la suma de los salarios reales, sean cosas fijas, constantes.  Ahora, al prologar el primer tomo de El Capital, hace ver cómo la misma clase dominante “apunta ya el presentimiento de que la sociedad actual no es ningún cristal duro, sino un organismo susceptible de transformación y en transformación constante”[6].  Con ello da cuenta de cómo el capital comienza a hacer conciencia de que su estado es históricamente transitorio, y de donde debe deducirse que tal conciencia le alertará, haciendo la lucha de clases cada vez más cruenta; en donde el proletariado habrá de perder muchas batallas, pero, al final, por necesidad del desarrollo histórico, ganará la guerra.

 



[1]        Marx, K; Prólogo a la Primera Edición Alemana del Primer Tomo de El Capital; Marx-Engels, Obras Escogidas en un Tomo, Progreso, Moscú-Ediciones de Cultura Popular; México, 1970; p.233.

[2]        Ibid. p.233

[3]        Ibid. p.234.

[4]        Ibid. p.234.

[5]        Ibid. p.235.

[6]        Ibid. p.236.


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía
Comenta este artículo

Comentarios