Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 octubre 2010 3 13 /10 /octubre /2010 23:01

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010 

Cosmas Indicopleustes; la Primera Representación

del Espacio Geográfico Tridimensional:

  Reconstruyendo su Teoría.  Ensayo, 2010 (1/5)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 14 oct 10.

 

 

Introducción.

 

Tan ajeno es el geógrafo a su propio objeto de estudio: el espacio terrestre, que por quince siglos, la primera representación histórica del espacio tridimensional en el “Arca de la Topografía Cristiana” de Indicopleustes (547), estuvo ahí en los archivos, sin que hasta hoy, y aquí, rescatásemos su valor y su significado.

 

La primera representación en la historia del espacio geográfico tridimensional, fue hecha, paradójicamente, por el alejandrino Cosmas Indicopleustes en el siglo VI.  Paradójicamente, esto es, en una contradicción del sentido común; pues ello ocurre en el momento del más profundo del oscurantismo del medievo.

 

Tal representación está dada en el “Arca de la Topografía Cristiana”, esto es, en el lenguaje propio a su tiempo, en el recipiente divino en el que se contiene la representación teologal del mundo conocido; en donde el empleo del Arca misma como la estructura del espacio tridimensional, le confiere toda virtud divina; si bien no es aún el caso extremo del Mapa de “T en O” de Isidoro de Sevilla de un siglo después, de la cruz de la cristiandad en el centro del Ecumene y como eje del Orbis Terrarum.

 

 Topografía de Cosmas

El “Arca de la Topografía Cristiana” de Cosmas Indicopleustes (547), como la primera representación en la historia, del espacio geográfico o terrestre, de manera tridimensional.

[Fuente: Observatorio Terrestre, NASA]

 

 

Se explica que Indicopleustes (“Viajero del Índico”), pudiera hacer tal representación, por las cualidades de ser, primero, un marino viajero por la ruta de Taprobana, y, luego, por ser un monje nestoriano (de la patrística de Constantinopla, que un siglo después, ahora con una variante dualista, reproducía la primera herejía: la propuesta arriana, no de la humanización de Dios en Jesús, sino de la divinización del humano en Cristo).  Es decir, conocía en cierto modo la vastedad del mundo, y como monje, fue un hombre de estudios preponderando lo humano sobre lo divino en medio de la oscuridad.

 

Su “Topografía Cristiana” es, en la parte que tiene que ver con la descripción del mundo representada en el “Arca”, una crítica a la geografía de Ptolomeo.  Éste, en el mundo aristotélico de cinco siglos atrás, si bien representó el espacio geográfico en forma esférica, dicho espacio, por la definición aristotélica propia a su tiempo, era tan sólo la superficie bidimensional de dicha esfera.

 

Indicopleustes no sólo negó el exclusivo carácter bidimensional del espacio terrestre, sin embargo, yéndose de largo, negó la ptoleméica idea de la esfericidad.  En ese sentido, el espacio geográfico de Indicopleustes es una representación euclidiana, y con ello, la primera representación en la historia del espacio geográfico en tres dimensiones.  Es, por esa sola razón, uno de los documentos más valiosos en la historia y teoría de la Geografía.  Toda teoría del espacio geográfico anterior a él, es apenas una aproximación, y por defecto, en mayor o en menor grado de abstracción, a la representación concreta del espacio terrestre; donde el defecto consiste en que, esa abstracción del concepto de espacio (en ese caso aristotélico), como lo concreto pensado, coincidía plenamente con lo concreto real.  No obstante, el espacio geográfico en el “Arca de la Topografía Cristiana”, víctima de su tiempo, al no ser un desarrollo de la geografía de Ptolomeo, se desprendió de una de las facetas de lo concreto de la mayor importancia: su esfericidad.  Para Indicopleustes, el espacio geográfico no era esférico, sino plano.

 

Pero, a pesar de ello; o quizá incluso, gracias a ello; es que, a partir de la reunión de lo abstracto en ese recipiente cúbico rectangular de proporciones áureas, objeto del sancta sanctórum en el Tabernáculo, podremos ir reconstruyendo lo concreto del espacio geográfico.

 

El espacio geográfico es, hemos dicho, la dialéctica de la dimensionalidad material continuo-discreta, dado que dicho espacio está determinado por el campo de gravedad de la masa lítica de la esfera terrestre; y esa dimensionalidad material continuo-discreta es, precisamente, la conjunción de los estados de espacio, en su relación con el campo de gravedad determinado por la masa lítica, a partir del continuo vacuum teórico original.

 

Para reconstruir la teoría del espacio geográfico, habremos, entonces, de integrar, paso a paso, esa conjunción de los movimientos más generales y esenciales de los estados de espacio.

 


Compartir este post

Repost0

Comentarios