Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 octubre 2010 3 13 /10 /octubre /2010 23:05

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010 

Cosmas Indicopleustes; la Primera Representación

del Espacio Geográfico Tridimensional:

  Reconstruyendo su Teoría.  Ensayo, 2010 (5/5)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 28 oct 10.

 

 

Conclusión.

 

Un valioso documento conteniendo en el sencillo modelo del espacio geográfico tridimensional más antiguo conocido: la “Topografía Cristiana” en el Arca de la Alianza de la teologal mitología hebrea, elaborado en el siglo VI por Cosmas Indicopleustes, nos ha permitido analizar no sólo el concepto o representación abstracta y propiedades del espacio terrestre anterior a dicho autor, sino las limitaciones del mismo producto de su negación a la ciencia positiva griega; entendiendo por ello el desarrollo de la ciencia con base en la vigencia de sus propios elementos; pero, limitaciones que superadas en el Renacimiento, dieron lugar al concepto de espacio geográfico moderno y contemporáneo.

 

El modelo de la “Topografía Cristiana” de Indicopleustes para representar el espacio geográfico, es, como se suele decir, una “genial intuición”, mas no arbitraria o producto de la revelación metafísica, sino reflejo en el pensamiento geográfico, de la observación objetiva de la realidad objetiva.  Superó el espacio geográfico bidimensional de los griegos, y preparó, a su vez, la visión del espacio geográfico tridimensional newtoniano de la Ilustración.  Lo que siguió a ello en la teoría general del espacio, nos ha conducido al concepto contemporáneo del espacio geográfico como la dialéctica de la dimensionalidad material continuo-discreta, por demás, donde esa dimensionalidad es ya no sólo tridimensional, sino tetradimensional o espacio-temporal.

 

Hoy, a treinta años de que todo ello fuese planteado como el verdadero objeto de estudio de la Geografía, y luego de negado ello y de una década de áspera lucha de ideas tras la cual la fuerza de la verdad objetiva se acabó imponiendo, los geógrafos, todos, reconocemos que el verdadero objeto de estudio de nuestra ciencia es el espacio terrestre.

 

No obstante, quaternio terminorum, apenas reconocido el verdadero objeto de estudio en el espacio terrestre dado con fundamentos dialéctico materialistas, en el error lógico de introducción de un cuarto término, se identificó el espacio terrestre con el ámbito de lo social; o, dicho de otro modo, como el ámbito o medio humanizado, y con ello, otra vez, con el estudio de lo social mismo en sus relaciones con lo natural.

 

Mas tal error no es ya un equívoco involuntario, diríamos en términos de lógica, “fallacia secundum dictionem”, o expresión verbal incorrecta del pensamiento; sino artilugio deliberado de fuerzas oscuras que insisten en confundir el hacer científico geográfico, “fallacia extra dictionem” bien calculada.

 

No es pues, como suele suceder, un “error natural” de homonimia o de anfibología, sino un “error inducido” de homonimia en que se identifica y confunde el contenido y extensión de conceptos y fenómenos totalmente distintos.  Al geógrafo teórico de hoy, ello le asigna una importante pero sencilla tarea: definir con exactitud los conceptos que forman parte de una demostración; esto es, definir, consignar las propiedades más generales y esenciales, tanto de lo que se entiende por “espacio terrestre”, como de lo que se entiende por ese “medio o ámbito humanizado”, ambos conceptos identificados en el de “espacio geográfico”.

 

Un breve examen de la teoría general del espacio pondrá de manifiesto el error, por demás, evidente.  Una cosa es estudiar objetivamente el espacio como atributo físico-matemático de la realidad objetiva, y otra cosa es estudiar el subjetivo “espacio humanizado”, o el “ámbito o medio de lo humano”, como atributo económico-social o económico-político de la misma realidad objetiva.  En un caso, el primero mencionado, el geógrafo hará geografía; en el otro, el segundo mencionado, el “geógrafo”, si hemos de reconocer por el momento histórico esa condición, hará cualquier cosa, menos geografía como tal; estrictamente, ocupará la posición de otro especialista, y aplicará al fenómeno propio de estudio de éste, apenas una metodología geográfica; que, al final de cuentas, ya es algo positivo.

 

Aceptamos que el geógrafo estudia el espacio terrestre.  Pero no nos quedemos dogmáticamente con el postulado de una definición, y menos cuando ésta es dada en forma subjetivista arbitraria.  Respondamos con rigor científico, con definiciones precisas, con una metódica, sistemática y elaborada argumentación lógica demostrativa, qué es, pues, el espacio terrestre o geográfico.  Entonces estaremos haciendo, científicamente, geografía.

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios