Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

19 junio 2011 7 19 /06 /junio /2011 23:07

Ícono Geografía Teórica (Brújula)-copia-2Datos Sobre la Crítica de Schaefer a Hartshorne.  Ensayo, 2011 (7/7) Resumen [*].

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over.blog.es/

La Tierra, 1 (φN, λW); ago 11.

 

Schaefer va a poner como ejemplo el caso del “determinismo económico” en Marx, sin entender la relación de la dialéctica materialista que establece éste entre las categorías de causalidad y necesidad (como una relación entre el fenómeno y la esencia) por las cuales, algo puede operar como la causalidad de otra cosa que le será su efecto; en este caso, por ejemplo, la explotación del trabajo asalariado como causa del orden capitalista, en el que ahí hay, indudablemente, un determinismo económico universal en la relación de causa-efecto entre los fenómenos “explotación del trabajo asalariado” y “orden capitalista”, pero que dialécticamente, al mismo tiempo, no ha de ser necesariamente fatal; es decir, que no necesariamente, por su esencia, ha de ocurrir así eternamente, sino más aún, justo esa explotación del trabajo asalariado como fenómeno causa, en otro momento traerá como efecto la destrucción misma del orden capitalista como efecto esencia.  “Explotación del trabajo asalariado” y “orden capitalista”, son fenómenos que desarrollan una esencia (en este caso, por ejemplo, la lucha de clases sociales), y en ese sentido son necesarios, han de ocurrir obligatoriamente.  Pero el determinismo, la causalidad entre ellos, no se basa en esa esencia de la lucha de clases (es decir, que esos fenómenos no ocurren por la lucha de clases sociales como causa, cuando más bien ésta sería su efecto), sino que la causalidad, con lo que tiene qué ver, es con la influencia o afección entre esos fenómenos; esto es, con el hecho de que uno, “la explotación del trabajo asalariado”, es causa del otro, “el orden capitalista”.  Causalidad y necesidad, son pues, categorías muy distintas.

 

De ello deriva la falsa interpretación idealista burguesa del “determinismo económico” que Schaefer reproduce:

 

“Aquellos que censuran a Marx, por su “determinismo económico” no rechazan necesariamente la idea de la existencia de leyes universales.  Lo que rechazan es, más bien, la doctrina de que si se conociera todo sobre las condiciones económicas y tecnológicas de la sociedad, se podría dentro de estos términos predecir su “superestructura” y su evolución futura.  El determinismo científico así entendido debe distinguirse, pues, cuidadosamente de los diversos determinismos con un adjetivo, como por ejemplo el determinismo económico” (p.81; subrayado nuestro).

 

Aparece el “determinismo geográfico”, igual que el “determinismo económico”, mecánicamente entendidos. Y, en consecuencia, tal determinismo, tal causalidad mecánica necesaria, ya no tiene nada qué ver con el determinismo científico, es decir, con la causalidad que se limita a explicar la relación entre los fenómenos, pero que no es suficiente, por sí sola, para explicar la esencia.  Así, el “determinismo geográfico” se queda en la pura relación entre los fenómenos (naturales y sociales), identificando en ello la esencia misma, por la cual, unos, los fenómenos naturales, son, esencialmente, la causa necesaria de los otros, los fenómenos sociales.

 

Schaefer, así, adjudica a la geografía regional (la geografía espacista) –y quizá no sin razón en la insuficiencia tanto de Hettner como de Hartshorne–, su desinterés por la búsqueda de leyes y el pretender limitarse a la descripción.

 




Compartir este post

Repost0

Comentarios