Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

19 septiembre 2010 7 19 /09 /septiembre /2010 23:06

Mis Primeros Conocimientos de MagiaDe la Magia y la Ciencia

en la Comunidad de Geografía en México.

  Artículo, 2010 (6/8).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica;

http://espacio-geografíco.over-blog.es/;

México, 7 oct 10.

 

Finalmente hemos reunido todos los elementos para dar una conclusión en el aspecto de la didáctica, pero nos queda algo más para elaborar una conclusión sobre la magia y la ciencia.

 

Me tocó impartirle un curso a un grupo de estudiantes de Literatura y Enseñanza del Español, sobre el tema del “Arte y Cultura Popular”, y, sin que recuerde exactamente cómo, salió el tema de la magia en alguna clase; y al respecto explicaba yo, que si bien existía la magia, ello no era como un oscuro poder sobrenatural, sino como una ilusión producto del “truco”.  No aceptaron esa explicación propia de la ilustración, particularmente un estudiante, que hizo una interesante diferencia: <<una cosa es, dijo, la magia de chistera, y otra la del verdadero mago>>; esto es, en esencia, que, para él, había una “magia de trucos”, una especie de “magia experimental ilustrada”, y una “magia verdadera” producida por las facultades de poderes sobrenaturales, una magia oscura.

 

Así, ante tal hecho no hay nada qué hacer; el “mago de la chistera” ilustradamente puede ser explicado por la explicación del truco, pero el “mago verdadero” (en tanto no se le descubra el truco), simplemente no puede ser explicado, ese es un asunto oscuro y se convierte en un asunto de creencia o no, en algo que posee características sobrenaturales propias a un semidios.

 

 

Conclusiones.

 

Podemos, ahora sí, exponer algunas conclusiones, las cuales haremos en tres aspectos: 1) en lo didáctico; 2) en la magia; y 3) en la ciencia.

 

Respecto a lo didáctico, hemos visto, en el ámbito de lo mágico está la frontera de la ciencia, de modo que, conforme ésta explica lo que parece prodigioso, la ciencia se ensancha y el pensamiento mágico retrocede; no obstante, ello ocurre en un proceso al infinito; lo cual implica aceptar que el pensamiento mágico existirá por siempre; pero más aún, que su existencia tiene un sesgo de lo necesario en el pensamiento humano, particularmente en el campo de la creación literaria.

 

Didácticamente, poder explicar el procedimiento de un truco ilusionista, adquiere una enorme fuerza al ser razonado en términos del método científico: los antecedentes, la afirmación de una tesis explicativa, y la verificación de una hipótesis no sólo en lo teórico, sino en lo experimental.  Queda la satisfacción de sustituir el encanto de la magia, por la belleza y la fascinación de la ciencia; no obstante, ganando en ésta sin perder en aquella.  Es justo como cuando los niños finalmente descubren a los papás en calidad de Reyes Magos; hay un desencanto en los padres, pero aliviado en la conciencia de que ha culminado una etapa de la vida de los hijos, y éstos avanzan en su madurez, y no obstante, se seguirá disfrutando de la fiesta de regalos traídos por los “Reyes Magos”.  Si bien se ve, lo verdaderamente grave sería que aquel estado de inmadurez intelectual se eternizara, o que por ello se abandonara para siempre un momento de convivencia familiar.

 

En la magia, en conclusión, está la afirmación categórica de que ésta, verdaderamente existe, y ocurre ahí, precisamente, en la fantasía de la ilusión; si bien, ciertamente, no como producto de algún “poder sobrenatural” (quien lo cree así, tiene problemas con los “Reyes Magos” en los que ha dejado de creer por intromisión de sus padres).

 

Esa ilusión se produce como un engaño de los sentidos, física o psicológicamente.  Ejemplos del engaño producido físicamente, fueron, por ejemplo, el caso de la desaparición y aparición de la moneda, el caso de atravesar el cuello de una persona con las cuerdas, o el aro de cartón que asciende por un plano inclinado de una regla de madera contra las leyes de la gravedad.  Ejemplo de un engaño psicológico, son los casos de la teletransportación de la esfera en las copas, o la aparición, de la nada, de un ramo de flores.

 

Algo que la ciencia desentraña de la magia, es que ésta no se produce de súbito, sino que ocurre en un proceso sutil que, para sorpresa del lego, no está en el “truco” como tal, sino, misteriosamente, <<en lo que el mago hace>>.  Y todo este artículo con tantas aristas, no tenía por más fin esencial, que, precisamente, explicar las tres fases en que la magia se produce: 1) el condicionamiento, 2) la velación, y 3) la ilusión.  El acto de lo mágico, en el mago, siempre ocurre en la segunda fase, en el acto de velar las cosas, en el momento del empleo de la chistera, cualquiera que sea la naturaleza de ésta, desde el sombrero de copa, un velo, el ocultar con la mano, hasta, incluso, una distracción; aun cuando para el espectador ocurre en la ilusión, en la tercera fase.  Y, misteriosamente, es justo ese desfase entre lo que el mago hace y lo que el espectador ve, lo que produce la magia.

 

Y hablando de la magia y la ciencia, concluyendo acerca de esta última en la comunidad de geógrafos, ello lo explicamos concretamente en ese efecto de lo mágico en el desfase entre la velación y la ilusión, por ejemplo, en el artículo sobre el “Libro para el Maestro de Secundaria, Geografía”, 1994; en el que se muestra, pues, que una chistera, no sólo es un cesto, un sombrero de copa, o los velos sobre el “truco”, sino que puede tener su equivalente sutil en lo más impensado; pero que, explicada la magia (descubierto el truco), se convierte en el mejor ejemplo didáctico de la importancia de la ética profesional y de los protocolos en las técnicas de investigación documental, como parte esencial de la producción científica.

 



Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Sociología de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios