Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

11 enero 2011 2 11 /01 /enero /2011 00:01

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010  

De los Elementos,

a los Estados de Espacio.

  Ensayo, 2010 (1/7).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica.

http://espacio-geografíco.over-blog.es/;

México, 10 ene 11.

 

In memoriam;

Dr. Carlos Sáenz de la Calzada.

 

 

“Algún día –nos dijo en una ocasión en el curso del segundo lustro de los años setenta el Dr. Carlos Sáenz de la Calzada–, sería bueno elaborar una geografía cuyos capítulos fuesen tierra, aire, agua y fuego”…; y como especialista en geografía médica, derivaba de ello una clase a partir del cuadrilátero de los elementos de Empédocles en relación con los humores y las afecciones expuestas por Hipócrates.

 

Con esa idea, entre otras, pero la cual retomamos aquí en función del artículo cuyo tema es enunciado en el título, el Dr. Carlos Sáenz de la Calzada, marxista, nos comentaba haber sido crítico de Stalin y por quien finalmente fue exiliado en México, combatiente republicano en la Guerra Civil Española, uno de cuyos anécdotas acerca de su vida que recordamos, fue cuando, sorprendidos nosotros de su capacidad de memoria para recitarnos pasajes del Primero Sueño, de Sor Juan Inés de la Cruz, rescatando de ahí, como él mismo decía, “la Apolinea Ciencia” de los cuatro elementos y los cuatro humores, y desarrollando a partir de allí la disertación en su clase de geografía médica; al preguntarle sobre ello, nos contó que en la guerra contra los nacionalistas, una bomba cayó en su proximidad, hiriéndolo y provocando la pérdida de su memoria, por lo que, al recuperarla, angustiado por el hecho, se disciplinó a su ejercicio mediante la memorización de dicha obra poemática.  Quedó con nosotros in presenti; y, como si confiados en ello, el tiempo se nos fue sin que pudiésemos elaborar nunca un trabajo acerca de su vida y obra[a], y de ahí el in memoriam, en un tema que era la esencia de su pensamiento geográfico-biológico en el campo de la investigación de la salud.

 

El Dr. Sáenz de la Calzada, decíamos en otro artículo, apuntaba con ello en la dirección correcta rescatando de la historia; pero en las redes del momento histórico que le toco vivir y dada su especialidad, esa línea directa con la ciencia griega no la podía proyectar a una geografía espacista que aún no se ponía en discusión; y esa tarea fue la que quedó en nuestras manos.

 

Las cuatro raíces, las cuatro esencias, o los cuatro elementos como luego les denominara Aristóteles (384-322 ane), van apareciendo sucesivamente como el arché, o elemento primario de la materia; y en ese orden histórico fueron: el agua de Tales (624-547 ane), el aire de Anaxímenes (588-525 ane), la tierra de Jenófanes (570-480 ane), y el fuego de Heráclito (544-483 ane).  Luego Empédocles (495-435 ane), los reúne, y, estando sometidos éstos a la generación y corrupción, de sus mezclas explica el devenir en la diversidad del mundo.

 

 Los-Cuatro-Elementos-y-su-Transformacion.jpg

Los Cuatro Elementos: agua, aire, tierra y fuego (tres de ellos estados de espacio discretos), y su transformación al ser combinados, en lo cálido, lo húmedo, lo frío, y lo seco (tres de ellos estados de espacio continuos).

[Fuente: Atlas Universal de Filosofía; Editorial Océano; México, 2004; p.65 (imagen alquímica del s.XVI)]

 

A ello, Demócrito (460-370 ane) añadió que estos elementos están formados de átomos y vacío que todo lo llenan; identificándose dicho vacío con el éter (etimológicamente, el cielo, el espacio), y en ese entonces en el mundo de lo invisible, a manera del áperion (lo indeterminado, no sólo como un elemento más, sino como el elemento primordial) de Anaximandro (610-546); y por ello a su vez, ese éter, el vacío, es el elemento conocido como la llamada quintaesencia, o quinto elemento.  Esa geografía del Dr. Carlos Sáenz de la Calzada, en consecuencia, bien incluiría entonces un quinto capítulo, por demás extraño.

 

Ciertamente, esa geografía de los elementos del Dr. Sáenz de la Calzada, proyectada al futuro, es la geografía de la que nosotros hablamos, la geografía que tiene como su base el estudio de los estados de espacio.  Todos los fenómenos de la litósfera y de la biósfera generalizados en el estado discreto del elemento tierra; como todos los fenómenos de la atmósfera generalizados en el estado discreto del elemento aire; o bien como todos los fenómenos de la hidrósfera generalizados en el estado discreto del elemento agua; o, finalmente, todos los fenómenos de la energía generalizados en el estado continuo en el elemento fuego.

 

El espacio geográfico del Perimetrón de Anaximandro, enfrentaba lo desconocido más allá de los límites del plano disco terrestre, tras lo cual se descubrió la esfericidad de la Tierra.  El espacio geográfico entre Eratóstenes y Ptolomeo, enfrentaba lo desconocido más allá de los límites del Ecumene, tras lo cual descubrió la estructura de la superficie terrestre en la hipótesis por simetría de los “Continentes de Contrapeso”, de Crates.  El espacio geográfico que sorprendentemente se hizo tridimensional en la Topografía Cristiana de Cosmas Indicopleustes, paradójicamente, enfrentó nuevamente lo desconocido en la finitud de la esfericidad, tras lo cual descubrió el espacio terrestre como un hiperplano.  El espacio geográfico de Gemma Frisius y Mercator, enfrentó ya un problema superior: el espacio newtoniano entendido como el vacío (y este como “la nada”), tras lo cual descubrió el espacio como “un algo” en la “dimensionalidad material continuo-tridimensional”, y la importancia de los Elementos entendidos como estados de espacio.  Este último concepto de espacio geográfico elaborado por nosotros en el curso de la década de los años ochenta, enfrenta ahora no sólo la reinterpretación del espacio terrestre en función del tratamiento de dichos estados de espacio, sino lo desconocido en los límites de la órbita de los Puntos de Lagrange: el espacio como el vacío, pero éste, siendo en realidad un vasto Mar de Energía.

 



[a] Lamentable falta por la cual incluso, no disponemos ni de su fecha de nacimiento (al parecer, 1917), ni de su fallecimiento (al parecer, 1994 o 1996); más lamentable aún es el que, vía Internet, no encontremos ninguna referencia de ello, no obstante algunas memorias oficiales institucionales.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios