Presentación del Blog

Crear una Cuenta o un Blog

Thursday 11 february 2010 4 11 /02 /Feb /2010 10:04

Clich--Filosof-a

De Lyotard a Morin:  Diferencias que Muestran
 las Tendencias de Desarrollo del Posmodernismo[*].
 Educar en la Era Planetaria (continuación) (4/4)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

 

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica 
http://espacio-geografico.over-blog.es/; 
México, 22 feb 10.

 

 

Y si cada cual tiene su verdad, lo realmente verdadero no existiría, el problema de la verdad no tendría razón de ser, carecería de sentido, pues cada cual con su verdad, equivaldría a que la verdad como tal no existiría, puesto que todo sería verdadero.  Pero a la vez, el que todo fuese verdadero, equivaldría a que todo fuese igualmente falso.  Desde este punto de vista, Morin tiene entonces razón: la verdad subjetiva, el que cada cual tiene su verdad y por lo tanto cada cual se cree poseedor de la misma, agrava el problema del error.

 

El criterio de que cada cual tiene su verdad, corresponde a la afirmación subjetivista de la verdad, esto es, que la verdad está determinada por el sujeto.  Pero la “verdad subjetiva”, en caso de que ello fuese posible, nada tiene que hacer frente a la verdad determinada objetivamente, es decir, en los hechos y demostrada en la práctica histórico-social.  En última instancia, aquí no hay mas que un conflicto entre los criterios de la verdad entre los “paradigmas de la modernidad o posmodernidad”

 

Finalmente, esa idea de Morin de que la verdad agrava el error, lo lleva a decir algo que para nosotros, formados disciplinariamente en el modelo de la modernidad, es un absurdo inaceptable:

 

”La historia de Cristóbal Colón buscando la India y encontrando América.  ¿Por qué se equivocó?  Porque se fundaba en una teoría verdadera: la tierra es redonda; otro que hubiera pensado que la Tierra era plana no habría confundido nunca América con la India” (Subrayado nuestro) (p.29)

 

El razonamiento se entiende; sólo en la Tierra esférica era posible pensar en la ruta de occidente; pero no deja de ser absurdo dada la premisa falsa de que “la verdad indujo a error”.

 

Este es pues el concepto del método en el señor Morin, y tal método es la guía de lo que finalmente él llama el “pensamiento complejo”.

 

“El método –dice él y citamos–, configura una guía para el pensar complejo” (p.37)

 

En este ensayo no tratamos de emular a Marx y Engels cuando estos ironizaron a los hermanos Bauer en su trabajo “La Crítica de la Crítica Crítica”; ciertamente hay una paráfrasis involuntaria, pues más allá de ello, lo complejo de la complejidad que resuelve lo complejo, parte de la misma idea central planteada por Edgar Morin en la obra que de él analizamos: “Educar en la Era Planetaria”, esto es: “La complejidad del pensamiento complejo; o el pensamiento complejo de la complejidad” (Sic; título y subtítulo de la II Parte de su trabajo).

 

Esto es, que –a decir de él– como quiera que las complicaciones de lo complejo definen la complejidad, el señor Morin, nos da una teoría de lo complejo de la complejidad compleja, en donde “la complejidad (...) –dice Morin–, es una complicación (...) de la complejidad” (p.58).

 

Ahora bien, y qué derecho tenemos –correctamente se ha preguntado– para quitar lo que iría entre los paréntesis, si no hemos de pretender estupidizar la frase.

 

Quizá, presuntuosamente responderíamos; y bien vista la cosa, ni “quizá” ni “responderíamos”, sino, respondemos: aplicar la “Navaja de Occam”, en donde el otro supuesto es explícito al decir que “La complejidad no es otra cosa que una transitoria complicación que será puesta en su lugar, a través del algoritmo de turno, simplificando el problema y así superar el sobresalto desestabilizador de la complejidad”.  Esto es, la complejidad es complicación transitoria para superar la complejidad.

 

Amerita por lo tanto detenernos en ello.  Morin establece la diferencia entre “complicación” y “complejidad”, cuya sinonimia –dice Morin–, sólo se encuentra en el ámbito del lenguaje ordinario; y ello lo demuestra apelando a la etimología de las palabras.

 

“<<Complejidad>> –citamos al autor– es de origen latino, de complectere, cuya raíz plectere significa <<trenzar, enlazar>>”.

 

<<Complejo>>, es una palabra que aparece en el castellano en 1625, nos explica Morin, “con su variante complexo, que viene del latín complexus, que significa <<que abarca>>... De complejo se deriva complejidad y complexión”, esta última que por su parte aparece en el castellano en 1250 “proveniente del latín complexio que significa <<ensambladura o conjunto>>”  Complejo o complejidad en castellano es pues, “lo que se abarca”, “el conjunto”.  El concepto en una combinación del latín y el castellano sería algo así como “un conjunto de cosas trenzadas”

 

Luego dice al respecto del concepto, <<complicación>>:

 

“La complejidad [ese conjunto de cosas trenzadas] no es complicación.  Lo que es complicado puede reducirse a un principio simple, como una madeja enredada o un nudo marinero” (p.55)

 

Podemos concluir, no sin cierta vulgata, que tanto <<complejidad>> como <<complicación>>, son <<nudo, enredo>>: la complejidad de la complicación o la complicación de la complejidad, es entonces, “un conjunto enredado”; una situación transitoria a resolverse mediante el algoritmo en turno, simplificando el problema y así superar el sobresalto desestabilizador de la complejidad, es decir, de ese “conjunto enredado”

 

La complejidad no es otra cosa que una transitoria complicación que será puesta en su lugar, a través del algoritmo de turno, simplificando el problema y así superar el sobresalto desestabilizador de la complejidad” (Sic) (p.58)

 

Sinceramente, por más vueltas que le demos, “quitar” lo que virtualmente suprimimos en esa frase (dejándola estrictamente como sobreentendida), no creemos que altere en lo más mínimo el sentido original.

 

Todo ello, no es otra cosa que resultado del fundamento de su subjetivismo; por el cual, para él, la realidad objetiva no tiene orden ni ese supuesto orden se refleja en nuestro pensamiento; y su relativismo extremo, por el cual a su vez –dice, y citamos –:

 

“Al complejizarse, la idea de orden se relativiza” (p.59)

 

Esto es, al verse un orden en su “conjunto enredado”, tal orden se hace relativo.  El algoritmo que satisfaga la complicación o situación transitoria de enredo, debemos suponer por oposición, dará lugar a un nuevo conocimiento absoluto, o en todo caso por lo menos, relativamente “absoluto”.

 

Cuando Hutten acusaba a los escolastas de oscurantistas, se refería a su ignorancia.  Ahora Morin también acusa de ignorancia a otros, específicamente a quien cree en la “ciencia positiva”: esa en “que el conocimiento es un proceso lineal, acumulativo, que avanza haciendo luz allí donde antes había oscuridad...,” retomando sus propias palabras.

 

Mas lo profundamente desconcertante, lo que cierra el círculo de este análisis constatando que quien acusa de oscurantismo es precisamente el oscurantista que ha hablado de la “metafísica de la experiencia”, es ese pronunciamiento explícito por “la extinción de las falsas claridades”, y que por el contrario llama a “aprender a caminar en la oscuridad y en la incerteza” (sic):

 

“El pensamiento complejo sabe que existen dos tipos de ignorancia: la del que no sabe y quiere aprender y la ignorancia (más peligrosa) de quien cree que el conocimiento es un proceso lineal, acumulativo, que avanza haciendo luz allí donde antes había oscuridad, ignorando que toda luz también produce, como efecto, sombras.  Por eso es preciso partir de la extinción de las falsas claridades.  No es posible partir metódicamente hacia el conocimiento impulsados por la confianza en lo claro y distinto, sino por el contrario, aprender a caminar en la oscuridad y en la incerteza” (pp.67-68)

 

 

Conclusiones.

 

Entre Lyotard en 1979, y los poco más de veinte años que lo separan de Morin en 2002, las tendencias del desarrollo del concepto de posmodernidad conducen evidentemente al oscurantismo, si consideramos que así como modernidad y el cultivo de la ciencia con su metodología fundada en la objetividad de la hipótesis y la verdad es a ilustración; el posmodernismo y el cultivo de las transformaciones de la ciencia en las cuales tanto método como verdad e hipótesis se subjetivizan y relativizan, serán necesariamente vuelta al oscurantismo; y tanto más cuanto opere la propuesta de Morin de favorecer la “metafísica de la experiencia”, por la cual hemos entendido –y esperamos haberlo hecho correctamente– revelación.

 

El concepto de ciencia y todo lo relativo a ella en la posmodernidad, de acuerdo con los textos de dichos autores, queda fuera de la trayectoria del desarrollo de la “ciencia positiva”; por ello afirmamos esa vuelta al oscurantismo.

 

Quedará aun por aclararnos si fundar toda transformación del concepto de ciencia en los trabajos de Heisemberg, Gödel, Schrödinger, Frege, que están en el campo de las ciencias físico matemáticas, no son un reduccionismo al aplicarlas a la “ciencia positiva” en general, que ha de implicar consideraciones en el campo de las ciencias sociales.  Por ahora hemos sólo examinado los conceptos de ciencia, objetividad, verdad, metodología, e hipótesis, como conceptos en común entre ambos autores, revisando las diferencia que muestran las tendencias del desarrollo del posmodernismo, sin lugar a dudas por lo que a nosotros respecta, rumbo a una nueva Edad Oscurantista.

_____

 

 

Bibliografía.

 

Lyotard, Jean-François; La Condición Posmoderna; Editorial Cátedra, 1ª Edición, 1979; 7ª Edición; México, 2000.

 Morin, Edgar, et al; Educar en la Era Planetaria; Editorial Gedisa; Barcelona, 2002.


[*] Doctorado en Filosofía, CIDHEM; Trabajo final para la materia: Filosofía Lingüística, con el Dr. Raúl Quesada García; julio de 2005.


 

 

Por Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - Publicado en: Filosofía
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Buscar

Calendario

August 2014
M T W T F S S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             
<< < > >>
 
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados