Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

27 enero 2011 4 27 /01 /enero /2011 00:04

 space weather3 rDel Clima Planetario

al “Clima” Atmosférico,

y de Éste al <<Clima Cósmico>>

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

La Tierra, ≈ 19ºφN, 99ºλW, 26 ene 11.

 

“El primer modelo de predicción a gran escala del “estado de la atmósfera”, basado en la física del espacio, está en marcha” (NASA).

 

El “Centro de Modelado para la Gestión Integrada de Clima Espacial” (CISM, fundada en 2002), informó hoy de tal hecho

 

“El modelo proporcionará pronósticos con una advertencia de un día a cuatro antes de la alta velocidad de las corrientes de plasma solar y eyecciones de masa coronales dirigidas a la Tierra.

 

Estas corrientes del sol pueden alterar gravemente los sistemas de comunicaciones basados en tierra, y plantean riesgos para la operación de satélites o daños en el espacio” (CISM).

 

 space_weather3_r.jpg

Imagen de Eyección de Masa Coronaria Solar.

[Fuente: NASA]

 

 

La investigación de la relación Sol-Tierra, ha abierto una nueva ciencia, a la que se le ha dado en llamar: del “Clima Espacial”, estudiando el “impacto real sobre el problema práctico de predecir cuándo las tormentas solares nos afectarán aquí en la Tierra”, dice Jeffrey Hughes de la Universidad de Boston, director del CISM.

 

 space_weather1_f.jpg

Modelado de la Interacción Astrofísica Sol-Tierra.

[Fuente: NASA]

 

 

El desarrollo se produce en respuesta a la creciente necesidad fundamental de proteger la infraestructura mundial de comunicaciones y otras tecnologías sensibles a las perturbaciones graves del clima espacial.

 

"Este hito representa un avance científico importante, y pone de relieve la eficacia de la Ciencia de la NSF y Centros Tecnológicos en la aplicación de resultados de la investigación a los problemas del mundo real", dice Robert Robinson, de la división del NSF de Ciencias Atmosféricas y Geoespacio.

 

Pero, la corrupción del lenguaje es tal, que la imprecisión de los conceptos elevados a rango de categorías, no pocas veces en la historia de la ciencia han enredado las cosas y enturbiado las investigaciones.

 

En su origen, la palabra “clima”, en griego, quiere decir inclinación, y se refería al hecho de que, conforme nos movemos del ecuador hacia los polos, la oblicuidad o inclinación de la radiación solar es cada vez mayor, o inversamente, que sobre la superficie terrestre percibimos una mayor inclinación; y justo la misma, está en correspondencia, a su vez, a la real inclinación del eje de rotación de la Tierra.  ¿Qué tiene eso qué ver con lo que hoy en día entendemos por “clima”?

 

Pues resulta que por esa oblicuidad de la radiación solar, los efectos se perciben en las variaciones de las condiciones atmosféricas, o más propiamente dicho, en los estados promedio de la atmósfera en los distintos lugares de la Tierra; y, entonces, dada esa asociación, la palabra “clima”, de ser una categoría geográfica referida a ciertas características del espacio terrestre, se transfirió a un asunto de la atmósfera terrestre, y por lo tanto, meramente meteorológico.

 

Y en la total irreflexión, ahora, en una nueva ciencia, se habla del “Clima Espacial” (que enunciado así resulta, estrictamente dicho, un absurdo descomunal), que convendrá denominarlo de momento con un concepto equivalente, como “Clima Cósmico” o quizá mejor, como “Clima Astrofísico”, o “interastrofísico”.  O dicho en otras palabras, si se tuviese más cuidado en los conceptos, no serían necesarias estas aclaraciones, y avanzaríamos mejor.

 

El problema aquí es: ¿cuál atmósfera en el espacio, o en el Cosmos, o entre los astros?  Ese “Clima Espacial”, sigue siendo el “clima atmosférico” terrestre, pero ahora bajo la consideración de un estudio más exhaustivo de la radiación solar; es, estrictamente, una interacción geofísica solar-terrestre.  Y si habláramos del espacio, ese sería otro cuento; algo así como el del “clima del vacío”, es decir, del “estado promedio de la atmósfera del vacío”.  O acaso, de las “inclinaciones del vacío”…

 

 

ESA-Interaccion-Astrofisica-Sol-Tierra--1975.jpg 

Agencia Espacial Europea (ESA), inició con estos estudios incluso en 1975.

[Fuente: Recorte de periódico (perdida la referencia)]

 

 

Quizá algún día el “Centro de Modelado para la Gestión Integrada de Clima Espacial”, cambie su denominación precisando la naturaleza de sus investigaciones; mientras tanto, así de rudimentaria la cosa… ¿no es este acaso, también, campo de estudio del geógrafo?  Para nosotros lo es en tanto asunto de las afecciones externas al espacio terrestre, en tanto lo que lo determina y en ese mismo sentido lo delimita.  Pero para la geografía fenomenista, ese asunto del “clima” como fenómeno meteorológico, ya le es razón suficiente para intervenir.

 

Al principio, allá por los inicios de los años ochenta, habíamos concluido no sólo que el espacio, así como tal, era el objeto de estudio de la Geografía, sino muy aristotélicamente, que ese espacio era la superficie terrestre.  Pronto nos dimos cuenta de la limitación, hacia mediados de aquella misma década, y corregimos: el espacio terrestre o geográfico, más adecuadamente delimitado, pasó a ser entonces; en su principal determinación, el campo gravitacional; la esfera, o el esferoide, o quizá toroide tridimensional, delimitado por la interacción de los campos gravitatorios de la Tierra y la Luna.  Hasta hace no mucho, eso sonaba a un asunto de un geógrafo teórico “medio loco” hablando de cosas raras.  Pero hete aquí que, a partir de 2002, las cosas, en la práctica, comenzaron a cambiar; y ya para una década desde entonces, una geografía que no tenga en sus consideraciones el estudio del espacio terrestre en la dimensión y magnitud de ello, es ya verdaderamente obsoleta.

 




Compartir este post

Repost0

Comentarios