Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

9 diciembre 2010 4 09 /12 /diciembre /2010 00:02

Didáctica de la Geografía Económica

y Política Mundial. 

Monografía, 2006 (2/).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica.

http://epacio-geográfico.over-blog.es/;

México, 13 dic 10.

 

 

Fundamentos Teóricos

del Conocimiento Geográfico

 

A la pregunta al lego acerca de cómo pudiera representarse en una pintura alegórica la idea, por ejemplo, de la ciencia de la Astronomía, de tal modo que se incluya no sólo su objeto de estudio sino su instrumental, y con ello la idea misma de sus técnicas y su método, nadie duda en responder: <<mediante la representación del Sistema Solar o una Galaxia, y un telescopio>>.  Si el ejercicio se repite para la Biología, la respuesta aun para el no especializado en ello, invariablemente es: <<mediante la representación de una célula, y un microscopio>>.  Están ahí las respuestas para el estudio del macrocosmos y el microcosmos.

 

De la misma manera, a la pregunta de cómo se representaría entonces la ciencia de la Geografía, la respuesta –no sin cierta dificultad–, acaba siendo: <<mediante la representación de la naturaleza, de la Tierra en un Globo Terráqueo, y un mapa>>.  He ahí la respuesta ahora para el estudio del mesocosmos.  Lo relevante en esta ultima respuesta, es esa ineluctable condena para aquel que desea estudiar Geografía: habrá de tratar con mapas, muchos mapas, tantos más mapas cuanto mayor su necesidad o su deseo por el conocimiento geográfico.

 

En los niveles escolares básicos, por todo telescopio puede disponerse de unos binoculares, o por microscopio de una simple lupa.  Como quiera que el conocimiento se profundice en cualesquiera de esos campos, un capítulo especial se dedicará al estudio mismo ya del telescopio o bien del microscopio, en cuanto a su estructura, composición, propiedades y manejo de los instrumentos mismos.

 

Hacer uso del conocimiento geográfico en estudios superiores, implicará pues, todo un capítulo dedicado al conocimiento del instrumento básico de esta ciencia: el mapa o Carta Geográfica; en el conocimiento de su  estructura, composición, propiedades y manejo de la misma como herramienta para el análisis en términos de las propiedades espaciales, en el espacio de la superficie terrestre.

 

En la medida en que se carezca de estos elementos, el mapa pasará de ser un documento riguroso, científico, a un documento empírico.  Pasará de ser la Carta Geográfica del científicamente estudioso, al misterioso e indescifrable “mapa del pirata”, al desproporcionado y confuso “croquis del profano”, al arbitrario y burdo “diagrama del lego”; y aun así, ello será cuando aun exista una cultura mínima del mapa.

 

Pídase a una persona, a cualquier persona, que sin más, tome una hoja y elabore un mapa planisferio.  Con sorpresa se verá su desconcierto, su resistencia, y su justificación con el argumento de que “no sabe dibujar”, para tratar de ocultar que lo que verdadera y simplemente no sabe, es geografía.  El siguiente mapa es resultado de la evaluación diagnóstica al estudiante que cursa esta materia; es en general, un mapa representativo en promedio de lo que todos hacen; y ello quiere decir, que pudiéramos mostrar “mapas peores”, como algunos “mejores”; pero ello muestra con suficiencia el nivel de conocimientos geográficos, en primer lugar, de un estudiante universitario; en segundo lugar, de éste, en el III Semestre de la Licenciatura, y en tercer lugar, que se especializa en Relaciones Internacionales (Fig.1)

 

Hemos puesto entre comillas “mapas peores” o “mejores”, puesto que respecto de ellos no puede emitirse juicio de valor: sus conocimientos de geografía están así, y a partir de ello es que habrán de aprender lo que no saben, que por eso están en la Universidad.

 

 

Mapa-Medieval-en-el-Conocimieto-Geografico.jpg

Fig.1. “Mapa Medieval” (por lo menos en cuanto a los conocimientos involucrados, particularmente de fines del siglo XV o principios del XVI, pues aparece América); prototipo representativo del promedio; reproducido mediante el procesador gráfico Paint de Windows, de los originales elaborados por estudiantes reales de III Semestre de la Licenciatura en Relaciones Internacionales

 

 

El problema real no es esa ignorancia ilustrada de aquel que no sabe, pero quiere saber, sino en un momento dado y ciertamente en no pocos, esa ignorancia oscurantista de aquel que no sólo no sabe, sino que, además, no quiere saber.

 

Sorprendente es ver cómo el estudiante se admira de la explicación de por qué Groenlandia se representa tan grande como toda América del Sur, y, sin embargo, ésta no es significativamente mayor que el territorio de México; de cómo observaciones que se hacen en el mapa –como la ruta que pudiera trazarse entre un lejano país y otro–, resulta una ruta más larga que la trazada en un Globo Terráqueo, y consecuentemente, que dicha ruta de la Esfera Terrestre trasladada al plano, traza derroteros extraños.

 

Sorprendente es ver cómo el estudiante se admira con la explicación  de  como  funciona  el  control  del  tiempo mediante los husos horarios y la Línea Internacional del Cambio del Tiempo; del trazo del Ecuador, de los paralelos, y de los meridianos en diversos mapas; y que ello, a pesar de lo que comúnmente se cree, nada tiene que ver hoy con intereses de los imperios; así, sorprendente es ver cómo ese mismo estudiante, esclarecido en todo ello, se resiste al empleo del mapa como instrumental para el análisis de las relaciones internacionales; es decir, del análisis entre esos países que apenas identifica en el mapa, y que de otro modo sólo trataría con ellos aun más en abstracto; y algo que resulta sumamente fácil y sencillo, lo trueca en algo extraordinariamente difícil y complejo.

 

La otra alternativa para remediar esa resistencia al conocimiento, no es mas que reducir ese saber geográfico a la mera descripción omitiendo todo análisis y empleo de herramientas, tal cual ocurría en el siglo XIX o lo es hoy en día en los niveles básicos de la educación, que por nuestra parte, sobre el principio de que <<sólo en tanto el discípulo esté, el Maestro aparecerá>>; sus necesidades y deseos determinaran el nivel académico.

 

En ello estará pues, el fundamento teórico del conocimiento geográfico, sin el cual no podrá hacerse la Geografía aplicada a cualquier temática, en este caso, a la temática de la “Geografía Económica y Política Mundial”.

 


Compartir este post

Repost0

Comentarios