Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

31 octubre 2011 1 31 /10 /octubre /2011 00:03

 

 

Ícono Geografía Educativa (Globo TerráqueoDos Años Después: el Concepto de “Espacio Geográfico” en la Red.  Artículo, 2011 (3/5).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

13 nov 11.

 

La variante del objeto de estudio como “la organización del espacio”, es una posición de raíz netamente hettneriana, diríamos, avanzada, en el sentido correcto del desarrollo del conocimiento geográfico; no obstante, y no sólo entendible, sino aceptable; fallando en tres aspectos: 1) reduce a la geografía a un asunto meramente técnico, pragmático o utilitarista; 2) asume el principio de subjetividad al no estudiar el espacio como lo dado, sino como, en este caso, lo creado, en tanto organizado por la sociedad; y 3) no es capaz de elevarse de eso concreto correcto que es la “organización del espacio”, a su generalización y abstracción en el estudio del espacio en sí, entendiendo que organizar el espacio , implica antes, el conocimiento del mismo en su naturaleza (esto es, en contra de lo que, de manera fenomenista afirma Milton Santos, con los fundamentos en un marxismo muy propio de los años sesenta o setenta a lo más, en consonancia con los avances de la filosofía, de la física y matemáticas de ese entonces).

 

Aquí hay algo nuevo en el discernimiento teórico.  Entre los aspectos 2) y 3) antes mencionados, se da la elaboración de una reflexión que finalmente caracteriza en su esencia la situación actual de la geografía: en esencia, se carece de una formación científica en la geografía actual.

 

Empecemos por exponer que un fenómeno, no se refiere a “algo feo y contrahecho”, como vulgarmente se entiende; sino que todas las cosas en el Universo y todos los procesos en éste, son en sí, fenómenos.  En ese sentido, el espacio mismo es un fenómeno (sólo que en la teoría geográfica particular distinguimos entre los fenómenos naturaleza y sociales, y el espacio, de donde pareciera que, entonces, éste no es un fenómeno), pero el espacio es un fenómeno físico más del Universo.

 

Milton Santos decía que el espacio no era una “cosa”, porque en la filosofía marxista de su tiempo, el espacio se entendía sólo como las propiedades geométricas de las cosas, ya no “algo” en sí mismo.

 

Pero a la luz de los avances de las ciencias ya para este siglo XXI, puede afirmarse que el espacio sí es una “cosa”, es “algo” que existe en sí mismo y no solamente es propiedad geométrica de los cuerpos.  Ese “algo” es el vacío, un campo físico, por cuyas propiedades geográficas hemos denominado el vacuum.

 

Para darnos una idea de las cosas, hace treinta años, cuando nosotros empezábamos a afirmar que el objeto de estudio de la geografía era el espacio, éste, lógicamente, se identificaba con el vacío, y se decía que a ese vacío, como tal, no había nada qué estudiarle; y más aún, que incluso el vacío era “la nada”, y pasaba a ser un asunto metafísico.

 

Obviamente, a veinticinco años de la muerte de Einstein, y a poco más de medio siglo de su teoría generalizada de la relatividad, ello aún no estaba asimilado en el lenguaje científico acerca del espacio, en su concepto y categorías.  Pero, esencialmente, la teoría de la relatividad de Einstein, es la teoría de la relatividad del espacio y el tiempo; donde el tiempo es una coordenada más del espacio físico, siendo éste, en realidad, tetradimensional.  Más aún, donde la teoría de la gravitación ya no se explica con las misteriosas “fuerzas” de que hablaba Newton, sino como la curvatura del espacio.

 

Hoy se entiende, incluso, que esa “real tetradimensionalidad” que es el espacio-tiempo, no es que se curve en la presencia de masas densas, sino que las masas densas mismas, son densa curvatura de espacio mismo, densidad de vacío.  Y, entonces, resulta que al espacio como el vacío, no sólo es que no haya nada que estudiarle, sino que estudiar éste, es de hecho, estudiarlo todo (una inquietud por demás, muy geográfica), pero, ciertamente, sólo en el rango y coherencia de las categorías propias de la teoría del espacio.

 

Como geógrafos, pues, estudiamos el complejo fenómeno del espacio.  De lo que se trata ahora (asunto que debió ser inmediata, sistemática y formalmente estudiado desde principios de la década de los noventa del siglo pasado), es de conocer las propiedades de ese fenómeno, entender sus causas y su esencia.

 

Ahora bien, aquí es donde entra la particularidad de esa reflexión de que hablábamos.  Sabemos, debemos saber, que, a su vez, todo fenómeno es u efecto producido por otro fenómeno o conjunto de ellos; en ese sentido, el efecto es lo secundario.  Pero también sabemos, se espera que así sea, que todo fenómeno es manifestación de una esencia que se esconde en su interior y se descubre por las causas de los fenómenos, y si lo científico es caracterizado por el descubrimiento de la esencia en la investigación de las causas, ello no ocurre, paradójicamente, como consecuencia de que la atención se desvíe entonces al fenómeno-causa, dado que el fenómeno-efecto es lo secundario; sino por lo contrario, teniendo siempre presente la atención de la investigación en el fenómeno-efecto como objeto de estudio.

 

El geógrafo actual, al carecer de una verdadera formación en la ciencia y en su método, al estudiar el fenómeno del espacio geográfico por sus causas pretendiendo el rigor científico, suplanta la tesis del fenómeno-efecto (el espacio), que es objeto de su estudio, por la tesis del fenómeno-causa (los fenómenos naturales y sociales, mismo s que no son tratados además, en términos de su teoría general como estados de espacio), que son causalidad de las propiedades generales de aquel.

 


 

Compartir este post

Repost0

Comentarios