Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 00:52

 Editorial

Los Cuatro Elementos y su Transformación 

Los Elementos.  Surgidos como un asunto básico de clasificación de las esencias para el estudio de la naturaleza entre los antiguos griegos, en una propuesta del Dr. Carlos Sáenz de la Calzada en 1978, se convertían en las generalizaciones teóricas más importantes para transitar del estudio del “estado de las cosas” (con sentido fenomenista), al estudio de los “estados de espacio”.

[Fuente: Los Elementos; Enciclopedia de Filosofía; Editorial Océano. “Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica; http://espacio-geografíco.over-blog.es]

 

Una versión independiente de la geografía como ciencia de los balances de energía entre los Elementos, de Riábchikov, 1976, nos la planteó en México el Dr. Carlos Sáenz de la Calzada en 1978, cuando nos impartía su curso de “Geografía Médica” en el 4º grado en la Facultad, entendida la Geografía como la “ciencia de las transiciones entre los Elementos”.

 

Entre balances de energía y las transiciones entre los Elementos hay, aparentemente, una equivalencia, pero, en realidad, es el caso que son categorías distintas en las que, en última instancia sus transiciones implican balances proporcionados de energía, pero por la manera en que tales transiciones pueden darse (físico-químicas o químico-biológicas), el concepto de transición es una categoría más general.

 

Sin embargo, tal teoría del Dr. Sáenz, no pasó –hasta donde sabemos– de la tesis enunciada, por lo que en lo concreto desconocemos la idea de fondo; de modo que la consideración sobre esta propuesta se refiere, más bien, al importante hecho de la generalización que se hace de las relaciones entre fenómenos como las relaciones entre los Elementos, dadas a manera de transiciones entre ellos.

 

La importancia de ello radica en el esfuerzo teórico; si bien en el ámbito de la “geografía fenomenista”; por superar su particularización de la geografía en los fenómenos, interfiriendo desventajosamente, con otras especialidades.

 

Así, la relación, por ejemplo, entre el agua y la tierra, más que un aspecto que devenga en un proceso erosivo o en una fertilización de los suelos, implica una multitud de factores más, incluso cuasi subjetivos, como la relación entre la fluidez y la solidez.

 

Este es un proceso importante que nos abstrae de los fenómenos concretos, y nos encamina a nuestro planteamiento de las transiciones entre los estados de espacio; en donde ya no estaríamos midiendo los fenómenos de precipitación, torrentes, caudales, pendientes, tipos de roca y suelo, existencia o no de tipos de vegetación; sino estaríamos midiendo, en términos de transiciones entre los Elementos, en su caso, por ejemplo, estados de viscosidad; luego, en un paso más de abstracción y generalización, pasando de los Elementos, a los estados de espacio de esas mediciones de viscosidad, estaríamos haciendo mediciones en el vacuum, que aún no podemos imaginar siquiera.

 

En la relación entre los fenómenos, siguiendo el ejemplo expuesto, la dificultad en la medición está en la inconsistencia de las unidades de magnitud: los mm de precipitación, por los m3/seg, por los grados de pendiente (en cierto modo todo ello hasta ahí manejable) y luego más complejo aún, por la dureza de la roca, vinculada a una escala, Escala de Dureza de Mohs; hasta hacerse incoherente al incluir el factor “tipo de vegetación”.

 

Al generalizar de los fenómenos a los Elementos, simplificamos a unidades derivadas de magnitud, en le caso de Riábchikov, el intento fue generalizar a unidades de energía entre los elementos, donde la cantidad de calor (m2kgSeg2), al flujo y balance tectonogénico y tecnógeno; pudiendo, evidentemente, manejar valores consistentes; pero que en el ejemplo, mencionando el caso de la viscosidad como una forma de transición entre los Elementos, lo que se tendría sería ya solamente una longitud, los metros (un valor de espacio), por la fuerza de presión dada, entre la unidad de tiempo (esto es, entre una unidad de espacio-tiempo) o m(kg/seg-1), o grado de viscosidad en las relaciones entre los estados de espacio.

 

Por supuesto, la pretensión no sería ya el conocimiento del fenómeno como tal entendido bajo sus propias leyes; pero justo eso es lo que se ha querido superar, dejándolo al especialista en ello.  Ahora sería el conocimiento en este caso, de las Elementos (o incluso, más aún, de los estados de espacio) entendidos bajo sus propias leyes, que ahora van siendo ya, leyes geográficas. Lo cual significa el desarrollo del conocimiento de esta ciencia.

 

*

 

Astrolabio[..] La Geografía como las Transiciones Entre los Elementos, del Dr. Carlos Sáenz de la Calzada, 1978.  Artículo, 2011.

[..] Interpretaciones del Marxismo en Geografía.  Artículo, 2011 (2/3).

 

 

 

 

 


Compartir este post

Repost0

Comentarios