Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

19 julio 2010 1 19 /07 /julio /2010 08:01

Clich--Filosof-a

El Argumento de Certidumbre Científica.

  Ensayo, 2005.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico-over.blog.es/;

México, 19 jul 10.

 

<<El hecho es más que evidente, consta a todo mundo, hay pruebas testimoniales irrefutables..., y aun así, la ciencia lo niega...; y aun así, los científicos “en su soberbia” no aceptan lo fehacientemente dado, y creen que su verdad, es la única verdad>>

 

Y esto es dicho no sólo por no pocos, sino por quienes supuestamente poseen una formación científica.  El problema del argumento de certidumbre científica, es pues un problema complejo, y más aun, en este momento histórico de inmersión en el oscurantismo[*], el problema de la verdad científica, tiene que ser necesariamente discutido amplia y profundamente, por lo menos, en el ámbito académico.

 

El argumento de certidumbre científica, pasa por el riguroso establecimiento de la relación causal del fenómeno y las exigencias de la demostración, dadas en la lógica formal; y ambos aspectos, quedan a su vez determinados por los procedimientos racionales, y en su conjunto por la metodología de la sistematización del conocimiento.  No obstante, la sola metodología de la sistematización del conocimiento, no basta para definir lo que en general se denomina método científico; pues éste presupone, además, necesariamente, una metodología de la teoría del conocimiento; esto último que, por su propia naturaleza filosófica y su contenido ideológico, no es comúnmente reconocido, particularmente por los sistemas filosóficos subjetivistas.

 

Cada aspecto del proceso de la sistematización del conocimiento tiene sus propias peculiaridades de rigor metodológico.  En lo empírico, la observación, por ejemplo, no se refiere a la observación contemplativa, sino a cierta observación dirigida y analógica.  Con mayor razón, los procedimientos racionales que demanda de una mayor capacidad de abstracción a partir de la lógica.

 

En primer lugar, la hipótesis no debe entenderse como una suposición arbitraria establecida sin más antecedente.  Por lo contrario, la hipótesis es un supuesto hipotético-deductivo resultado de una investigación preliminar que aporta los elementos suficientes para plantear un problema y sobre su base, establecer el supuesto de su posible solución.

 

La hipótesis discurre así, por distintas fases de desarrollo: la conjetura, que viene acompañada de la observación empírica; la versión hipotética, como primera tentativa de explicación del fenómeno o problema a resolver; la hipótesis preliminar (que algunos autores denomina como hipótesis de trabajo), que acompaña el intento demostrativo inicial con no más finalidad que validar a la misma hipótesis; y la llamada hipótesis real, con la que finalmente se desarrolla la investigación formal.

 

La hipótesis real es la que da lugar al análisis de las relaciones causales del fenómeno; entendidas éstas como algo universal (a todo efecto –o fenómeno- corresponde una causa), necesario (todo efecto –o fenómeno- es producto de una causa), y unívoco (la causa precede siempre y necesariamente al efecto o fenómeno, y nunca es posible lo contrario); bajo cinco posibles métodos específicos de sistematización del conocimiento, dependiendo ya de la naturaleza del fenómeno, ya del procedimiento, sea éste demostrativo o refutativo: a) el método de concordancias (comparación de circunstancias repetidas en la aparición de un fenómeno), b) el método de diferencias (la ausencia de una circunstancia que anula la repetición del fenómeno), c) el método mixto de concordancias y diferencias simultáneas, d) el método de variaciones concomitantes (el establecimiento de la causa por ausencia de una circunstancia en la repetición del fenómeno –variante del método de diferencias), y e) el método de residuos (establecimiento de la causa por la exclusión de circunstancias).

 

El método de concordancias, la repetición del fenómeno en diversas circunstancias es la condición para establecer la relación causal, y puede caracterizarse según el siguiente procedimiento:

 

El fenómeno (fa) en una primera circunstancia (fa1), está determinado o tiene como causas posibles a los fenómenos ABCD: fa1     ABCD; luego, en una segunda circunstancia (fa2) el fenómeno se repite, pero en ausencia de los fenómenos (CD), no obstante con la posible presencia de otros fenómenos (KM), y entonces: fa2 ABKM; de donde se sigue que los fenómenos (CD) no son causales del fenómeno (fa); posteriormente, en una tercera circunstancia (fa3) el fenómeno se repite bajo la aparición de los fenómenos (AJKL), y puede entonces establecerse que el fenómeno (fa), es una determinación exclusiva de (A): fa3 A.

 


                                                       fa
1      ABCD


                                                       fa
2      ABKM


                                                       fa
3           AJKL


                                                       fa       A

 

Al igual que en el método de concordancias, en el método de diferencias, la repetición del fenómeno es condición indispensable para establecer la relación causal, en este caso caracterizado de la siguiente manera:

 

Un fenómeno (a), tiene como posibles causas a los fenómenos ABC; dicho fenómeno en una primera circunstancia se observa determinado así, pero en una segunda circunstancia, a la ausencia de uno o varios de los fenómenos causales posibles, dicho fenómeno (fa) no se presenta, de donde puede establecerse entonces que la causa estará en el fenómeno causal ausente (A).

 


                                                        fa        ABC


                                                        fa
1       ABC

                                                        (fa2)       BC

 

Por su parte, el método de variaciones concomitantes el fenómeno (fa) tiene como posibles causas los fenómenos (ABCDE).  Si el (fa) se examina variando los fenómenos conjuntos (la concomitancia), observando en dicha variación en qué caso el fenómeno (fa) no se presenta, dicho método se puede representar de la siguiente manera:

 


                                                                fa
0 = ABCD

                                                                fa1 = ABC d

                                             
                                     fa     ⎨ ABCD    fa
1 = AB c D


                                                                fa
1 = A b CD


                                                                fa
2   a BCD

 

De donde puede verse sin dificultad que la causa del fenómeno (fa), será el fenómeno (A).

 

Otra forma de expresar la relación causal, en términos matemáticos, es mediante la expresión de la relación funcional (con la dificultad de que no debe entenderse por ello como una causalidad producto de la explicación del método gnoseológico funcionalista):

 

 

 

 

       Proposición, Predicado                                 Sujeto

              (propiedades)                           (determinación arbitraria)

                                        ➘                   ↵

                                               x = f(y)

                                         ➚            ↑

        Variable Dependiente           Variable Independiente

                (Constante                               (Variable 

       o Variable Controlada)          o Variable Argumento)

 

 

En cuanto a la importancia de la metodología de la teoría del conocimiento, ello radica en que, mientras una posición materialista supone el ateismo; pues el solo reconocimiento de Dios dejaría lugar al mundo de lo sobrenatural, de lo metafísico, y al ámbito de lo no-cognocible y lo no-demostrable, cosas ambas que niegan a la ciencia, allí donde no hay ninguna verdad objetiva rigurosa posible de establecer; una posición idealista, que parte del necesario reconocimiento de la Idea Absoluta, se enfrenta, en cambio, contradictoriamente, al problema de la verdad; y de ahí que el idealista haga esfuerzos, ya por reconocer un mundo material objetivo de alguna manera (la inmanencia), ya minimizando o hasta desconociendo a la filosofía misma, o bien relativizando la verdad dejándola en el plano meramente de la verdad subjetiva; debilitando y falseando de cualquier manera, el conocimiento científico.

 

En cuanto a la importancia de la metodología de la sistematización del conocimiento, en la metodología empírica, juega un papel importante el reconocimiento de los procesos matematizados en la medición y experimentación, así como en la metodología racional, el conocimiento de la lógica –desde una posición materialista y dialéctica-, es fundamental para, en el proceso del conocimiento hipotético-deductivo, establecer el procedimiento de la relación causal de los fenómenos; es decir, del conocimiento de la esencia y la demostración de la verdad; tanto como lógica, como práctica, reflejo objetivo de la realidad objetiva; y con ello las regularidades o leyes de los mismos, de tal manera que sea posible plantear la predicción científica, con base en un conocimiento cierto del mundo.

 

El proceso hipotético-deductivo, es pues la base racional del conocimiento científico riguroso, esto es, a partir de lo cual, y sólo a partir de lo cual, es posible obtener un conocimiento nuevo.

 

La afirmación anterior se funda en que el método científico supone a su vez un constante paso dialéctico; es decir, lógico; de lo general a lo particular (deducción) y de lo particular a lo general (inducción), en un proceso inferencial constante e infinito.  Ello quiere decir que el cerebro humano está constantemente, haciendo silogismos a partir de los cuales obtiene en consiguientes lógicos a partir de ciertas premisas, los juicios que reflejan ese conocimiento nuevo.

 

De la misma manera, el método científico implica el proceso constante de análisis (descomposición del fenómeno en el paso de lo concreto a lo abstracto) y síntesis(recomposición mediada por lo subjetivo, pero nueva producto del paso de lo abstracto a lo concreto).

 

El paso de lo concreto a lo abstracto, significa el paso del todo complejo, multilateral; a la parte simplificada, mediada, unilateral; de ahí que el movimiento del análisis a la síntesis, no sea ajeno al movimiento inverso de lo abstracto a lo concreto ya mediado o transformado; y ello está vinculado simultáneamente, al movimiento de lo subjetivoy objetivo.

 

De ahí que puedan haber todas las evidencias y testimoniales que se quieran acerca de un fenómeno dado, de tal modo que el sentido común lo afirma sin mayor restricción; pero si no existe una hipótesis que de explicación (que aporte el conocimiento de las posibles causas y esencialidad), la ciencia -no obstante pudiendo reconocer la existencia del fenómeno como tal-, no pueda aceptar arbitrariamente cualquier especulación sobre sus causas, origen o implicación alguna (y de ahí que en la mayoría de los casos prefiera no hablar del asunto, para no dar lugar a dichas especulaciones[**]); el fenómeno quedará entonces, como un fenómeno aun sin explicación (lo cual no quiere decir que jamás lo explicará, sino que de momento, quizás debido a la escasa tecnología, no cuenta ni con la observación, ni experimentación, ni hipótesis suficientes); pero de ello no debe desprenderse; como ocurre ya entre quienes desconocen el método científico, o bien en el mundo del idealismo; que “la ciencia no puede conocer”, o que “la ciencia no da respuesta”, pues –por ingenuo que parezca-, la ciencia no tiene de antemano ni el conocimiento ni la respuesta para todo fenómeno, sino hasta en tanto lo ha investigado.

______

 

Bibliografía

 

De Gortari, Eli; La Metodología: una Discusión y Otros Ensayos Sobre el Método; Grijalbo, Tratados y manuales; México 1980.

Fedoséev, P.N, et al; Metodología del Conocimiento Científico; Presencia Latinoamericana, México 1981.

Ursul, Arkadi D, et al; La Dialéctica y los Métodos Científicos Generales de Investigación; en dos tomos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana 1985.



[*] Asunto aparentemente evidente que no requiere de mucho argumento demostrativo, sino tan sólo una explicación del proceso de su surgimiento; ante el hecho de que la potencia hegemónica mundial se lanza en Santa Cruzada contra el Mal, organizado incluso en un “Eje del Mal” Mundial, internacional, y condiciona a todo el mundo a la “lucha contra el terrorismo”; mas no siendo el oscurantismo fácilmente reconocible, dicha explicación presupone el argumento demostrativo de certidumbre científica.

[**] Aun cuando, ciertamente, no pocos científicos, particularmente en el ámbito de la ciencia institucional “oficial”, incurren en el exceso de negar la evidencia misma del fenómeno cayendo en lo ridículo, más aun, cuando ellos mismos pretenden ridiculizar dichas evidencias y testimonios.

 



Compartir este post

Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía
Comenta este artículo

Comentarios

Compartir este blog Facebook Twitter Google+ Pinterest
Seguir este blog