Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

4 enero 2010 1 04 /01 /enero /2010 09:16

Clich--Literatura

 

El Comité de Huelga de la “Prevo 5” del IPN,
en el Movimiento Estudiantil-Popular de 1968.
La ruina objetiva y subjetiva del orden de cosas.

Luis Ignacio Hernández Iriberri

 

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

 

 

La ruina objetiva y subjetiva del orden de cosas.

 

El sistema económico, social, político e ideológico objetiva y subjetivamente no puede más (y ello ha sido la principal enseñanza del arribo del conservadurismo al poder), generando una situación objetiva y subjetivamente revolucionaria, que necesariamente habrá de dar una nueva síntesis político-social.

 

En la capacidad subjetiva del capitalismo, a su estrategia de alienación iniciada desde los años veinte en el ámbito de la educación formal o escolar, que denominamos psicopedagogista (1921 al presente), se sumaron dos etapas estratégicas más en el ámbito de la educación informal o social, las que a su vez hemos identificado como el “movimiento de contracultura” (1963 al presente), y luego con la llamada “posmodernidad” (1979 al presente).

 

Si en principio esas estrategias parecen diferenciadas por el ámbito en que nacen, al poco tiempo se revelan como un solo proceso estratégico alienante, que muestra la naturaleza oscurantista del capitalismo decadente.  Las características de la estrategia psicologista desarrollada inicialmente en el ámbito de la educación, tras la constitución en Estados Unidos de la “Liga Internacional de la Nueva Educación”, en 1921; puede mostrarse en los siguientes aspectos.

 

A fines del siglo XIX Wilhelm Wundt (1832-1920), psicólogo y filósofo idealista, funda la psicología experimental.  Éste tiene por su discípulo en la Universidad de Leipzig a Granville Stanley Hall (1864-1924), seguidor de las ideas de Arthur Schopenhauer y Friederich Nietzsche, siendo el primer norteamericano que obtuvo el doctorado en psicología, en Harvard, bajo la asesoría de William James (1842.1910); este último, el cual igualmente psicólogo y filósofo, fundador del pragmatismo junto con Charles Peirce (1839-1914), y particularmente interesado en la llamada “experiencia mística”; a quienes les siguió a su vez John Dewey (1859-1952), discípulo de Hall; el cual con la fundación de su “Escuela Experimental” en la Universidad de Chicago, a partir de 1896; particularmente lleva tanto la psicología, como la filosofía del pragmatismo, a la educación.  Aparece luego con John Watson (1878-1958), de la Universidad de Chicago, la teoría psicológica del conductismo, basada en la conducta de los animales dada por estimulo-respuesta.  A él le siguió Jean Piaget (1896-1980), psicólogo y filósofo idealista, que con abundante trabajo experimental elabora su “epistemología genética”, que va a dar fundamento a la teoría pedagógica para justificar los niveles educativos.

 

Nació así la psicopedagogía, con interesantes aportes, particularmente, para la educación básica, esparciéndose desde los Estados Unidos a todas partes, y de nuestro especial interés, a México.  Y en ese contexto psicopedagogista aparecen Barrhus Skinner (1904-1990), psicólogo conductista de la Universidad de Harvard, que hacia los años cincuenta y sesenta hace sus principales contribuciones en el “condicionamiento operante” mediante su propuesta de una “Tecnología Educativa”; o como ha sido calificada por un estudioso de la educación en México, su “Pedagogía Industrial”, en donde la conciencia era omitida y el ser humano tratado en su proceso de aprendizaje como cobayo de laboratorio; y Carl Rogers (1902-1987), en Chicago, ostentando, por lo contrario, una “pedagogía humanista”; pero, tanto de un Skinner como de un Rogers, vinculados como algunos de sus notables instructores –y de ahí esta breve historia– al Instituto de Esalen (y así, la separación entre “educación formal” o la “educación informal”, es sólo un decir); y es allí donde se inicia la segunda estrategia alienante.

 

En esta segunda estrategia alienante[*] que se empareja a la anterior, Aldous Huxley; discípulo de otro escritor anticomunista como él, H. G. Wells, también agente de los servicios secretos como jefe de la inteligencia británica cuando la I Guerra Mundial; ya desde su juventud, colaboró con la inteligencia británica, y fue, junto con Arnold Toynbee, entonces Director de la División de Investigaciones de la Inteligencia Británica cuando la II Guerra Mundial, cofundador de la esotérica “Mesa Redonda de Rhodes”, enclave de los delirios paranoicos de las más altas esferas del poder internacional por ser los “amos del mundo”.

 

Aldous Huxley, junto con otros como Aleister Corowley, líder del ocultismo; Christopher Isherwood, introductor del budismo zen en occidente; o Humphrey Osmond, con el cual realiza en la Universidad de Chicago experimentos con mescalina y LSD; y seguidores de estos como Alan Watts, experto en religiones orientales y fundador de la Pacific Fundation, la cual patrocinó en San Francisco y en New York, las dos primeras estaciones de radio en trasmitir la música del rock and roll; o Gregory Bateson, antropólogo de la agencia de inteligencia estadounidense (OSS, luego CIA), luego director de la clínica experimental de drogas alucinógenas del Hospital de Veteranos de Guerra de Palo Alto, California (de donde saldrían los primeros ideólogos del hippismo); dan inicio ya desde los años cincuenta, a la estrategia alienante del “Ocultismo, Sexo, Drogas y Rock”, como la expresión más plena del “antiautoritarismo” y el “movimiento de contracultura”.

 

Los años sesenta vieron dos de estos tipos de “Revoluciones Culturales”: el “movimiento de contracultura” emanado del Instituto de Esalen, en Estados unidos; y la “Revolución Cultural” de Mao y Lin Piao, en China.  Dos procesos político-sociales profundamente contrarrevolucionarios, anticientíficos y antihumanistas.

 

Para esa década de los años sesenta se sumó Timothy Leary, líder de la contracultura acusado de pertenecer al proyecto de control mental de la CIA, denominado Mk-Ultra que venía desde 1953[**], y al cual le antecedieron desde 1950, los proyectos “Artichoke” y “Bluebird” con las mismas intenciones.  Huxley, Osmond, Watts, Leary, y Richard Alpert, hacia fines de los sesenta, crean del lado del Atlántico de los Estados Unidos el grupo de contracultura de la Universidad de Harvard, tras el Seminario La Religión y su Significado en la Edad Moderna, en lo que Bateson y un nuevo seguidor, Ken Kesey, organizaban redes de distribución de LSD promoviendo el movimiento de contracultura del lado del Pacífico, todo lo cual finalmente irá convergiendo en el Instituto de Esalen.

 

La tercera estrategia de alineación social que a la vez surge y se desarrolla paralela a las anteriores, viene con la llamada “posmodernidad”, ya de lleno a partir de la década de los ochenta.  De pronto, en el ámbito académico, la nueva generación hablaba del “método de autoridad”; esto es, volvía al recurso escolástico medieval.  El problema de la verdad, se convirtió en un asunto de mera validez, por lo demás, enteramente relativa, en donde cada cual tiene su verdad.  En general, el método científico que venía desde Kepler y Galileo cristalizando durante la Ilustración, el método científico de la modernidad, se declara “obsoleto” y es sustituido por el “paradigma del método de la posmodernidad”.

 

Si el método o camino científico de la modernidad, eminentemente ilustrado, se define sobre el principio de <<aprender a caminar a la luz del conocimiento y la certeza>>; en eso que se denomina “ciencia positiva”, por lo cual entendemos el desarrollo de la ciencia, de cuya vigencia se constituye en el fundamento de su propio desarrollo; y lo cual no debe confundirse con el “cientificismo” de la filosofía positivista; y lo que queda en contraposición al enunciado del método científico de la posmodernidad, ahora eminentemente oscurantista, que nos lo proporciona Edgar Morín en el enunciado: <<aprender a caminar en la oscuridad y en la incerteza>>[1].

 



[*] La cual descubrimos y armamos siguiendo, a través de un buscador en internet, tanto las palabras como “Esalen”, “contracltura”, etc; como en los datos biográficos de un autor, los vínculos y conexiones con otros, que al mismo tiempo revisados en sus datos biográficos, nos permitió ver la red no casual, sino planificadamente estructurada y promovida.

[**] Aquí no faltará quién aduzca el que finalmente ya desvariamos con el recurso de la “Gran Conspiración Secreta”, oculta en el misterio indescifrable, del argumento misticista del “Nuevo Orden Mundial” de la masonería e iluminatis, et sig; pero esta información particular acerca de tal proyecto de la CIA, puede verificarse en toda su seriedad de la manera más común mediante un buscador a través de Internet.  El proyecto Mk-Ultra fue descubierto en 1973, veinte años después de estar operando en experimentos con presos, prostitutas, soldados, drogadictos (en particular los tratados en un Hospital Público de Kentucky, razón por la cual se descubrió la operación del proyecto de Control Mental (MK)), e incluso ciudadanos comunes sin su conocimiento; por lo que, investigado por el Senado norteamericano mediante la llamada “Comisión Rockefeller” verificando los hechos, desapareció en 1975.

[1] Morín, Edgar; Educar en la Era Planetaria; Editorial Gedisa, México, 2002; p.67-68.


 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Literatura
Comenta este artículo

Comentarios