Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 noviembre 2009 2 10 /11 /noviembre /2009 09:00

Clich--Educaci-n--Posgrado-Educaci-n 

El Concepto de Espacio Geográfico

en la Educación Básica.

Artículo, 2009.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 10 nov 09.

 

Uno de los autores que citamos en nuestro artículo El Concepto de Espacio Geográfico en la Red Internacional, el Prof. Gilberto Macías Herrera, puesto en comunicación directa con nosotros, nos hizo llegar una interesante solicitud: <<¿cómo se plantearía, entonces –dado nuestro concepto de espacio geográfico en su máxima abstracción filosófica, como “la dialéctica de la dimensionalidad material continuo-discreta”–, esa expresión en forma adecuada a la Educación Básica (que en México comprende hasta la edad de quince años)>>.

 

Ciertamente, en alguno de los artículos antes expuestos, nos hemos referido ya, a su vez, a la forma divulgativa de ese concepto que centra nuestra atención; y que no es otra que la ampliamente conocida definición de Emmanuel de Martonne (véase el artículo El Concepto de Espacio Geográfico en la Red Internacional), con la sustitución del empirismo positivista de aquel, por el idealismo subjetivo kantiano fenomenológico en la teoría del conocimiento, de esa “superficie” en tanto un “constructo social”; es decir, en tanto aquello humanizado; lo cual no es mas que, otra vez, pero dicho de otro modo, las relaciones entre los fenómenos naturales y sociales.  Todo lo cual, con un contenido idealista subjetivo, como consecuencia de que la definición científica del espacio geográfico hasta ahora, no ha sido sino la misma que calificamos de divulgativa.

 

En otras palabras, para expresar nuestro concepto altamente abstracto de espacio geográfico (propio de la Educación Superior), a la forma apropiada para la Educación Básica, y sin irnos al extremo de su forma divulgativa, todo lo que bienintencionadamente perderemos en profundidad científica abstracta, será lo que ganaremos en acto divulgativo y utilitario.

 

Se nos impone pues, la doble tarea de traducir esa definición abstracta de espacio geográfico (dada en el pensamiento dialéctico materialista), a lo concreto pensado para su comprensión en la Educación Básica; como a lo divulgativo, con ese fundamento para la cultura popular.

 

El espacio geográfico, muy filosóficamente dicho, como la dialéctica de la dimensionalidad material continuo-discreta, puede traducirse para fines didácticos en la Educación Básica, como las relaciones de la tridimensionalidad en la cual se dan todas las propiedades de la forma de existencia, tanto de la naturaleza como de la sociedad.

 

La dialéctica son relaciones, particularmente contradictorias; la tridimensionalidad es en sí el espacio newtoniano con el cual bien nos las podemos arreglar geográficamente, y con mayor razón en el propósito comprensivo para la Educación Básica.  Aquí el concepto que se introduce, esencial, es pues el de “forma de existencia”, donde la forma de existencia ya espacial, ya temporal, y las propiedades de esa forma de existencia espacio-temporal, por sólo mencionar sus categorías básicas, son: su lugar y situación, su localización y distribución, sus conexiones y relaciones, su simetría o asimetría, su isotropía o anisotropía, su isomorfismo o anamorfismo, et sig (todo lo cual, por supuesto, no tiene nada qué ver con los fenómenos en sí).

 

La causalidad estudiada, en consecuencia, no es la de los fenómenos en sí mismos (objeto de estudio de otros especialistas), sino la de sus atributos espaciales; la causalidad en cuanto a por qué espacialmente son como son o están como están; esto es: la causalidad, dada como el por qué un lugar y no otro (del fenómeno que debe ser entendido geográfica o espacialmente, como un estado de espacio discreto, que ocupa un lugar en el estado de espacio continuo: el vacuum tridimensional newtoniano); por qué el valor de sus coordenadas puntuales zonales, de sus posibles rangos, o de su azonalidad; por qué la localización y distribución, según otros factores en relación o conexión en su índole física externa; y todo ello, explicado mediante la Cartografía y el Globo Terráqueo.

 

Si se quiere ver más simplificadamente, de lo que se trata en Geografía para la Educación Básica, es: 1) la enseñanza del espacio terrestre a través de los mapas, y en mucho, con la enseñanza de cómo se hace un mapa (un profundo misterio incluso para no pocos a nivel superior); esta es la parte esencial de la enseñanza de la geografía, los fenómenos representados en ella, lo secundario (esto ya lo afirmábamos justo desde el XI Congreso Nacional de Geografía en México).  Tómese esta idea como referencia: la historia de la Geografía es la historia del conocimiento del espacio terrestre (hasta aquí todos estamos ya de acuerdo; hace quince años incluso esto era negado); el espacio terrestre tiene dos modelos básicos para representarse y estudiarse, que son el Globo Terráqueo y el Mapa, y en ese sentido, la historia del conocimiento geográfico como historia del conocimiento del espacio terrestre, es la historia de la transformación de la esfera dada en el Globo Terráqueo (un volumen tridimensional), en el mapa (una superficie, en lo concreto, bidimensional; pero en lo abstracto, un hiperplano con atributos tridimensionales), y en ese mismo sentido, esa historia básicamente no es otra que la historia de la cartografía; y, 2) la enseñanza del estudio de los fenómenos, claramente como lo aportado como conocimiento por otras ciencias especiales, en donde geográficamente –esto es, con la identidad propia de la Geografía–; éstos tienen un tratamiento en calidad de estados de espacio (esto es lo nuevo, esto es lo que ahora hay que tratar de entender.  Como estados de espacio, para nosotros los fenómenos no son lo que para su especialista, sino puntos o conjunto de puntos y volúmenes, con todos sus atributos espaciales).  Hay en ello, en sus regularidades observadas y descritas, una explicación causal apegada a leyes geográfico-espaciales (o simplemente geográficas), que en su momento, con la suficiente lógica de fundamentos, también discutiremos aquí.

 

Como puede apreciarse, pareciera no haber diferencias entre lo que se ha venido haciendo y lo que aquí se propone; pero así como cambia la definición del concepto de espacio terrestre, cambia a su vez la lógica de comprensión de ese objeto de estudio en función de otras categorías, y es aquí donde se hace la diferencia esencial, que a la larga, dará con toda evidencia una notable diferencia teórica científica (hasta aquí pareciera no haber diferencia, porque apenas estamos en las bases).

 

Pero ese conocimiento sistemático dado en el método científico de la modernidad, no podrá ser sino precisamente echando las bases lógicas del paso de lo simple a lo complejo, en una armazón sólida y consistente de postulados, principios, conceptos, leyes y teorías.  Hasta aquí, hemos puesto apenas la primera piedra: el concepto de espacio geográfico tanto en su máxima abstracción teórica, como en su expresión concreta-pensada, ad hoc para la Educación Básica, y la diferenciación de su forma divulgativa>>.


Compartir este post

Repost0

Comentarios

María de los Angeles 05/24/2013 21:07


Después de leer éste artículo sigo sin saber qué es CAUSALIDAD

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri 06/11/2013 20:13



Hola!


En realidad, el caso es que este artículo no discute esencialmente el problema de la causalidad y por lo tanto no trata de explicar que es ello.  Quizá tu idea gire entorno a entender la
causalidad en geografía, y si es así, lo que pudiera agregar a ello, es que ésta ser refiere a las causas espaciales, a cómo un hecho espacial como causa, produce
un hecho espacial como efecto.


Un hecho espacial cualquiera, por ejemplo, la distribución de una ciudad, entendido como causa, ha de producir necesariamente otros hechos espaciales tenidos entonces como efecto, como pudiera
ser, por ejemplo, la destrucción de un bosque, el desecamiento de un lago, la contaminación de los ríos próximos, etc. entendidos éstos no como los fenómenos que son (bosque, lago, río), sino
como hechos espaciales, esto es, ante el movimiento del espacio-ciudad, el movimiento del espacio-bosque, o la desaparición del espacio.lago, etc.  Las propiedades de esos movimientos
espaciales, sus relaciones de cuasa.efecto, pueden ser estudiadas ya topológicamente, ya geométrica o analíticamente, etc., arroja ello una comprensión cualitativa del espacio, pero al poder ser
cuantificado con rigurosidad, ello permitirá ahondar en el conocimiento de ciertas leyes que rigen esos procesos causales.


Espero que esto ayude un poco a entender el asunto de la causalidad, así sea incuso no necesariamente geográfica.


Saludos!