Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

2 febrero 2014 7 02 /02 /febrero /2014 23:03

01 Objeto Estudio s XX MéxicoEl Debate de la Naturaleza de la Geografía en el Siglo XX en México.  (2/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio –geografico.over-blog.es/

 08 dic 13.

 

En el contexto de la hegemonía  de esa geografía fenomenista aplicada, tímida y potencialmente se estaban expresando los elementos de una geografía espacista desde los años cincuenta, con el militante marxista y combatiente republicano español, el biólogo Carlos Sáenz de la Calzada Gorostiza (1952), y el militante marxista del Movimiento de Liberación Nacional en México, Ángel Bassols Batalla (1957); a quienes se sumó la investigadora Mª Teresa Gutiérrez de MacGregor (1970), en un planteamiento cada vez más enfático de la geografía como ciencia de estudio del espacio.

 

Pero si antes se había dado una pérdida de continuidad obligada por los acontecimientos de la Revolución y de inestabilidad política e institucional, ahora, entre los años sesenta y setenta, esa nueva pérdida de continuidad ya no fue por la carencia de geógrafos en general, sino por la ausencia en particular, de geógrafos con desarrollos teóricos.  Esas dos décadas fueron el esplendor en la hegemonía de la geografía fenomenista, en cuyos rutinarios trabajos de una geografía aplicada, no producía nada nuevo, sino que sólo se reducía a reproducir infinitamente, con u carácter descriptivo y censal.

 

De ahí que ya en los años setenta, incluso particularmente en el segundo lustro de dicha década, de manera natural y objetiva se acrecentó el debate acerca de a naturaleza de la geografía no sólo en México, sino simultáneamente en el concierto internacional mismo.  Ahí, en 1976, aparecen las importantes revistas de debate al respecto con Yves Lacoste en Francia con “Herodot”, o con Horacio Capel en España, con “GeoCrítica”; entre otras en Alemania, “Roter Globus”, o Estados Unidos, “Antípode”.  La necesidad de un nuevo viraje “flotaba en el ambiente”, y éste, ahora ya incluso en la sincronía del contexto internacional, se dio en México al inicio de los años ochenta.

 

Nos tocó a nosotros, al autor de estas líneas, protagonizarlo, no casualmente, por más que nuestra inconsciencia del momento histórico: elaboramos nuestra tesis de grado en la investigación en geografía teórica en que, como marxista militante de la Alianza Marxista Revolucionaria, aplicamos la dialéctica materialista como método a dicha investigación, siendo la primera tesis en 130 años de vida institucional de la geografía en México, en que ello así se hacía.  Junto con la tesis del compañero José C. Martínez Nava, constituyó un intento formal para intentar “poner orden” en aquella caótica geografía de los años setenta; y sólo ahora, luego de treinta años de los avances dados en la consecuencia de su propio desarrollo lógico, que hoy llega ya a la primera formalización teórica de la teoría del espacio geográfico, permitirá el juicio de valor por terceros en su verdadero valor histórico.

 

Destaca en el cuadro la observación de que desde nuestra investigación en geografía teórica, no podíamos sino reconocer la importancia fundamental, a su vez, tanto de la aplicación, como de la operatividad o ingeniería en la solución de problemas prácticos concretos que la sociedad demanda, como lo que es inherente a toda ciencia; rompiendo así, a partir de principios de los años ochenta, con aquella unilateralidad histórica que deshacía la integridad dela geografía como ciencia, en una geografía exclusivamente como ingeniería, previa a 1940, o en una geografía únicamente como geografía aplicada, posterior a ese mismo año.

 

Ahora, el problema que se vislumbra, de observarse en ese cuadro tres décadas ya no sólo de pérdida de continuidad (que ahora tendría que ser consecuentemente sobre la base de lo que nosotros hemos hecho), sino literalmente dicho, de vacío; un vacío en el que la geografía fenomenista llegó a su fin, pero la geografía como ciencia transformada de aquella antigua geografía espacista, no ha tenido continuidad, y lo que subsiste, es ahora una mixtura en una “geografía literaria” cuya narrativa pone en el centro al “espacio”, pero el cual, determinado como un “constructo”, es sólo una idea puramente subjetiva sin ser reflejo de una faceta de a realidad objetiva, hasta la metafísica; y, segundo, haciendo metafísica, vuelve ya, en un absurdo total, al obsoleto simplismo, del pretendido estudio de los fenómenos concretos.

 

Las bases fundamentales de la geografía como ciencia, no obstante, están echadas.  Toca ahora a los futuros geógrafos desarrollar consecuentemente el conocimiento geográfico en función de esas bases.  Ese geógrafo del futuro difícilmente estará entre los temerosos y prejuiciados geógrafos mexicanos, a pesar de la fuerte tradición histórica de darse en este país una geografía de vanguardia.  Como quiera que sea, ese geógrafo del futuro habrá de suponer:


1  En el fundamento teórico científico especializado, habrá de suponer un geógrafo con una sólida formación en la físico-matemática, como en el método de la ciencia en general.
2  En el fundamento teórico geográfico, supondrá un profesional con un amplio dominio de los métodos y técnicas de análisis espacial, y la más versátil y creativa utilización de los sistemas automatizados de información geográfica.

 

Será este geógrafo, y sólo él, el que podrá dar cuenta de los nuevos mudos en la riba opuesta de la “Mar Vacui”.

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Geografía en México
Comenta este artículo

Comentarios