Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

23 febrero 2014 7 23 /02 /febrero /2014 23:03

03 Vacío de Formación Teórica ObjetivaEl Debate de la Naturaleza de la Geografía en el Siglo XX en México.  (5)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

29 nov 13.

 

En esa ambigüedad en la definición teórica de la geografía de Sáenz de la Calzada, Bassols Batalla, y Ma. Teresa Gutiérrez de MacGregor, se entiende al espacio como el aspecto esencial de la geografía, pero lo que se acaba estudiando, ya como naturalistas, ya como sociologistas, son las relaciones entre los fenómenos en un lugar determinado utilizado sólo como referencia.

 

Dichos tres investigadores atravesaron por todo el período de cuarenta años de hegemonía de la geografía fenomenista en el criterio de Jorge A. Vivó, lo trascendieron en dos y tres décadas; el Dr. Carlos Sáenz de la Calzada Gorostiza fungió como nuestro Director de Tesis; la Dra. Ma. Teresa Gutiérrez de MacGregor nos llegó a invitar a integrarnos al Instituto de Geografía (y no firmó el Dictamen con el que se nos rechazó en la cátedra en el Colegio de Geografía); pero en donde se levantó un valladar, fue con el Dr. Ángel Bassols Batalla, quien nos invitó a colaborar con él en el campo de su geografía económica, pero a lo que declinamos por las mismas razones que lo hicimos respecto de la geografía de la salud del Dr. Sáenz de la Calzada: ni eso era a nuestra vista intuitiva nuestra idea de la geografía, ni la salud ni la economía estaban en nuestro interés.

 

Y a poco de nuestro egreso de los estudios profesionales, con nuestra misma tesis de grado, rompimos (sin que así nos lo propusiéramos) de manera radical no sólo con la hegemonía fenomenista, sino con toda ambigüedad en los fundamentos teóricos.  Y en ello, poco después, independientemente, se sumó el trabajo del compañero José C. Martínez Nava, estableciéndose objetivamente con ello (visto ahora a la distancia), que toda una época había terminado, y una nueva época, de manera profundamente tortuosa, daba inicio.

 

 03 Pérdida de Continuidad

Lapsos de pérdida de continuidad, no porque no se hayan formado geógrafos, sino porque entre éstos no destacaron los desarrollos teóricos.

 

Luego de 1911 con el discurso de Isidro Rojas que puso simbólico fina a la geografía espacista de la modernidad ilustrada en México, se hizo una larga transición obligada, como consecuencia de la Revolución, hasta 1927 en que Jesús Galindo y Villa publica su Geografía de la República Mexicana, del más puro corte fenomenista, que inauguraba los nuevos tiempos; pero, más aún, otra pérdida de continuidad, y ésta ya caracterizada como producto propio de las contradicciones internas de la ciencia de la geografía en México, se dio entre el origen de la aparición profesional de Pedro C. Sánchez y el origen de la aparición en México de Jorge A. Vivó, justo en ese mismo lapso entre 1910 y 1929, y que desde el punto de vista del desarrollo teórico, pudiera llevar hasta 1935 en que Pedro C. Sánchez publica su Evolución de la Geografía, en que, de algún modo, establece los fundamentos teóricos (por sencillos que fuesen), del nuevo concepto del hacer de la geografía basado en los datos históricos por él expuestos, y más aún, ese lapso pudiera alargarse hasta  1945, en que el propio Jorge A. Vivó publica su Geografía Física, que será el modelo de conocimientos a seguir.

 

De la misma manera, observamos en la gráfica que ahora se dio, primero, una pérdida de continuidad hasta por casi tres décadas entre la Dra. Ma. Teresa Gutiérrez de MacGregor, y nosotros, el autor de estas líneas.  Desde luego que en ello hay una situación relativa, pues no es que no haya habido profesionales de la geografía, porque los hubo, y sin duda de alto nivel profesional tanto en la investigación, como en la docencia e incluso ya en el campo de la producción económica, pero aquí nos referimos a aquellos geógrafos con desarrollos en geografía teórica, así fuese que fundamentaran la geografía fenomenista vigente (con datos históricos, filosóficos y del desarrollo objetivo del hacer geográfico), o que bien la cuestionaron haciendo nuevos planteamientos ampliamente fundamentados de la naturaleza de la geografía productora de sí misma por sí misma, criticando ese hacer geográfico exclusivamente reproductor en infinitos modelos de geografía aplicada, por los que la geografía no se entendía por sí misma, sino en relación funcional con aquello en que se aplica.  Este tipo de autores de la geografía no aparecen ni están presentes en el lapso de las décadas sesenta a setenta.

 

Pero más terrible aún es, ya no una pérdida de continuidad, sino un vacío absoluto que a la fecha de este documento es ya de más de tres décadas respecto de lo que nosotros hemos aportado.  Si se considerase que en realidad no hay tal jactancioso vacío que hubiese que llenar con la continuidad de lo nuestro, tendría que aceptarse que aquello que lo llena haciendo continuidad, es la geografía en su concepto “posmodernista”, cuyo objeto de estudio si bien es enunciado como el “espacio”, éste es sólo un “constructo”, es decir, una elaboración puramente subjetiva que hace de la geografía, una “geografía literaria”, a manera de una disciplina de conocimientos meramente metafísica, ajena a la ciencia y al método de la ciencia de la modernidad.


03 Vacío de Formación Teórica Objetiva 

Más que una pérdida de continuidad, ya un vacío formado en una geografía institucional que se resiste a hacerse rigurosamente en la ciencia y el método de la ciencia; y antes que ello, incluso, se declara "posmodernista", de una geografía de "imaginarios", eminentemente subjetivista.

 

Algo que realmente llene ese vacío en un avance científico real, tendría que ser aquello que de continuidad a la crítica (no que la evada con argumentos subjetivistas), ya sea afirmando lo planteado, o bien refutándolo consecuentemente, dando un distinto y nuevo planteamiento.

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Geografía en México
Comenta este artículo

Comentarios