Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

24 mayo 2015 7 24 /05 /mayo /2015 22:04

Frentes-de-Onda-Cuanticos-e-Intervalos-de-Vacio.jpgEl Espacio Geográfico en la Teoría del Vacuum, de Luis Ignacio Hernández Iriberri: el vacuum y la estructura del campo. (5/...)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio –geografico.over-blog.es/

 

El Vacuum y la Estructura del campo

 

Una de las propiedades más importantes de la materia en general (no sólo de la sustancia), si no es incluso la propiedad más importante, es la masa; que dada la equivalencia entre la masa inercial y la masa gravitacional (Einstein), se establece que la inercia como la gravedad, “son expresión de la esencial igualdad de los campos gravitatorios con la métrica del espacio”[1].  No obstante, pudiendo ir de aquí, en consecuencia, a la masa como curvatura de espacio, puede examinarse aún la noción newtoniana por la cual la masa es uno cantidad de sustancia dada en una unidad de espacio (m = gv).

 

Cuando la masa así definida se considera en reposo, tal condición determina la naturaleza de la sustancia en tanto un cuerpo discreto.  Pero, por lo contrario, cuando la masa se considera en movimiento (particularmente en velocidades relativistas cercanas a la de la luz), ésta deja de considerarse, a su vez, en su forma sustancial, en reposo[*]; de ahí que la energía, y con ello los campos (campos de “fuerza”) se consideren como formas de masa en reposo nula o masa en reposo = 0.  Así, dialécticamente, el campo no es más que sustancia desplegada, en movimiento (en particular en velocidades relativistas), tal cual la sustancia es campos “condensados” (masa en reposo).

 

Para entender la estructura del campo, es, pues, necesario, comprender la condición antes expuesta, pues, en consecuencia, la estructura del campo no será sino la estructura de la sustancia desplegada, de modo que un sólido, en determinadas condiciones de masa, entra en ignición desplegándose en forma de campos térmico y luminoso; o los fluidos del líquido al gas y sus transiciones coloidales, se desplegarán en campos eléctricos y magnéticos; o como el plasma lo hará, a su vez, en forma vacuo-gravitatoria (o de presión disipada en la métrica de la curvatura del espacio).

 

Por lo tanto, la estructura del campo se refiere al movimiento, a las transformaciones de la materia, y en ese sentido, a las transformaciones de unos estados de espacio en otros.  Los campos, pues, no son algo diferente a la sustancia, sino sustancia en transformación.

 

De esto se sigue el que, “un paquete de cantidad de energía”, como el clásico “cuanto de luz” o fotón, tenga ese comportamiento corpuscular-ondulatorio, lo cual nos devuelve al problema originario de que lo que hay entre dos frentes de onda, como entre dos fotones, es, necesariamente, vacío.

 

Todo lo anterior, traído al mesocosmos geográfico, habrá de servirnos para entender la naturaleza de los campos, primero, en su condición dialéctica de unidad indisoluble no sólo entre sí, como los campos térmico- lumínico, electro-magnético, o vacuo-gravitatorio; sino de tales pares dialécticos como expresión de la transformación de la sustancia en su unidad indisoluble a los estados de esos últimos.

 

Así, en lo geográfico más mundano, por ejemplo, el factor temperatura en los climas, no ha de ser más el “fundamento meteorológico”, la causalidad de “un fenómeno” como lo es el estado promedio de la atmósfera; ni, como en el camino por el que optó Riábchikov, de los “balances de energía”; sino ha de ser un estudio del espacio en movimiento, en transformación de masa en reposo nula; fuente de comprensión de las transformación de propiedades espaciales entre el estado de espacio que se transforma, y el estado de espacio en que es transformado, en un simple análisis físico, mecánico, de interacciones externas, a expresarse como análisis espacial en el mapa (nada, pues, “asunto de otro mundo”, sólo geografía hecha por el análisis espacial).

 

El estudio geográfico de los estados de espacio continuos, los campos, constituye, entonces, el estudio de la dinámica del espacio geográfico.

 

Entre los estados de la materia, en el capítulo de la estructura de la sustancia, no hablamos del vacío, pues este caso pertenece a los de la masa en reposo nula y ha de entenderse como un campo; el vacío es, pues, un estado de la materia propiamente continuo, que luego puede derivarse en estados discretos.

 

Su identidad con la gravedad con signo contrario, hace del  vacío una “fuerza antigravitatoria”, es decir, por expresarlo así, de “levitación”; pero, al final, ello es la identidad con la métrica del espacio identificado, a su vez, con la curvatura del mismo.

 



[1]     Jiménez Redondo, Manuel; Diccionario Ruioduero; Editorial Rioduero; Madrid, 1976, V. Masa

[*]    Karapetiant y Drakin, en su “Estructura de la Sustancia” (p.36), hacen ver que ello no quiere decir que la masa se transforme en energía.

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios