Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

15 enero 2012 7 15 /01 /enero /2012 23:03

Compilación CartográficaElaboración Cartográfica y Síntesis del Espacio Geográfico.  Ensayo (breve), 2012.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/.

16 ene 12.

 

Introducción.

 

Toda elaboración cartográfica es un proceso de abstracción y síntesis del espacio geográfico, dado que es la representación generalizada, simbólica y seleccionada, de la dialéctica de la dimensionalidad material continuo-discreta.

 

Abstracción y Síntesis del Espacio Geográfico:

la Elaboración de la Carta Geográfica.

 

Ciertamente, por definición, la abstracción y síntesis del espacio geográfico, está, en principio, en la elaboración del mapa.  El mapa no es la realidad, sino una representación abstracta, es decir, unilateral, pero como un desarrollo de ella en una determinada proporción (escala).

 

Abstraer es separar, y justo en esa separación que se hace de la realidad, empieza su conocimiento real, científico, más allá del exclusivo análisis en lo concreto (en lo multifacético, pero no desplegado), reducido a la descripción.

 

La Relación Geográfica se refiere a ese análisis, o división y clasificación, de eso concreto multifacético, no desplegado en el conocimiento científico real, sino limitado a su descripción (misma que puede comprender, incluso, la descripción de las posibles causas mismas de las cosas, de conocerse en su evidencia); pero al pasar de eso concreto a lo abstracto, separando algún aspecto o conjunto reducido de aspectos en particular, y a través de su representación, formarnos un concepto y darnos una idea de esa realidad concreta, estamos en posibilidad de elaborar un juicio acerca de la misma; es decir, estaremos en posibilidad de valorarla en algún sentido, y apropiándonos socialmente de ella.  Entonces tomaremos decisiones, buenas o malas, acertadas o erróneas, acerca de su transformación.

 

Justo todo ello es lo que, geográficamente, hacemos sobre el mapa o Carta Geográfica; o, dicho de otro modo: justo lo que hacemos en el análisis y síntesis del espacio geográfico.

 

Pero ese análisis, necesario precisamente en la Relación Geográfica, es apenas el análisis de lo concreto; como tal, apenas un análisis cualitativo o de la enumeración de lo dado en un proceso estable.  Al pasar al mapa, esa representación de la realidad concreta ha de ser sometida a un nuevo proceso de análisis, pero ahora, un análisis de lo abstracto, y, como tal, un análisis cuantitativo, o de las causas y esencia no perceptibles directamente a los sentidos, en los procesos cambiantes.

 

La Carta Geográfica, y el Estudio del Espacio Terrestre.

 

En la metodología empírica, el geógrafo puede y debe ejecutar mediciones en la realidad concreta.  Ellas las trasladarán como propiedades espaciales al mapa, con lo cual le será posible saltar del análisis cualitativo de lo concreto (la realidad objetiva concreta), al análisis cuantitativo de lo abstracto (el reflejo de la realidad objetiva concreta en el mapa): y es ahí, donde comienza el conocimiento geográfico.

 

Cualquier especialista en ora ciencia procederá igual: primero, en la observación, hará la descripción y el análisis, luego tomará una parte de la faceta de la realidad estudiada y la llevará a su laboratorio y la medirá y experimentará “torturando a la realidad hasta que confiese sus secretos”.  Entonces, y sólo entonces, estará en posibilidad de pasar al proceso racional del conocimiento elaborando hipótesis y teorías.  De la misma manera ha de proceder el geógrafo; la Carta Geográfica es su laboratorio, y la parte de la faceta de la realidad estudiada (un aspecto del espacio terrestre), la tomará en sus medidas proporcionadas y analizará cuantitativamente, ahora, en lo abstracto del mapa (y quedará tanto más condicionado a ello, cuanto mayor sea la extensión del espacio representado).

 

Ese análisis cuantitativo y abstracto referido a algo que ocurre en la realidad objetiva pero que escapa a la directa percepción sensible y que por ende requiere de medición y experimentación (o modelado cartográfico), es lo que prepara la síntesis, como el conocimiento que vuelve a integrar lo que antes se desmembró, y, en consecuencia, que vuelve a lo concreto (a lo multifacético), pero ya no como lo no-desplegado, sino como lo ampliamente desarrollado en lo que ahora es “lo concreto pensado”: el conocimiento nuevo en la síntesis.

 

La Representación Cartográfica,

y el Espacio Geográfico Cuantitativo y Abstracto.

 

El mapa es, en consecuencia, en mayor o en menor medida dependiendo de su calidad técnica, la representación del espacio geográfico de manera cuantitativa y abstracta.  El mapa es, entonces, por excelencia: la síntesis del conocimiento geográfico.

 

Esta idea supera por mucho, conceptualmente, aquella de la geografía fenomenista por la cual el mapa se entiende sólo como “una herramienta”, o como “un lenguaje”, como el recurso, por demás “universal” y ajeno, y “la manera en que se expresa el geógrafo”.  Esto es, que, desde luego que, en parte, o en cierto sentido, podrá ser así, pero esa idea se supera con mucho cuando por el mapa se entiende a la ciencia geográfica misma (haga el mapa quien lo haga, sea cual fuere su contenido, o lo use quien lo use, con ello recurrirá a la ciencia geográfica porque en ello estará el análisis cuantitativo y abstracto, y como tal, de los elementos del conocimiento del espacio geográfico).

 

Conclusión.

 

Cuando iniciamos nuestra tesis de Licenciatura en Geografía allá por 1979 y descubrimos todo esto (contenido en una interpretación aún muy rudimentaria), concluyéndola en 1981 con la afirmación del objeto de estudio como el espacio terrestre, enfatizábamos a la Geografía en su esencia, como una ciencia “espacial-cartográfica” (frente a la amplia interpretación de la geografía fenomenista que la consideraba explícitamente, “fenomenista-historiogrñafica).

 

Fue así, porque ambas cosas, el espacio y su representación en los mapas, estaban absolutamente menospreciadas en el hacer geográfico de aquellos años.  Y llevó mucho tiempo entender los fundamentos teóricos de aquella identidad, y quizá sea hasta hoy, aquí, que se consume.

 

En adelante, corresponderá ahora, desarrollar el análisis cuantitativo y abstracto, en la sistematización del conocimiento geográfico dado en la síntesis del espacio terrestre.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios