Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

2 agosto 2015 7 02 /08 /agosto /2015 22:04

Pangea, EvoluciónElaboración de una Teoría en Geografía.  Introducción (1/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

01 jul 12

 

Hay, en las ciencias particulares modernas, las más desarrolladas, como la astronomía, la matemática, la física, la química…, una abundancia de teorías, directamente proporcionales a su madurez.  La elaboración de la teoría, por su grado de complejidad metodológica, es el indicador del grado de desarrollo de una ciencia dada, y así, en el caso de la geografía, el atraso es tal, que difícilmente puede hablarse formalmente de alguna teoría.  Lo que puede decirse al respecto, es sólo en cuanto a algunos desarrollos empíricos.

 

De esas teorías empíricamente dadas, las más generales y ampliamente aceptadas, son las que en nuestro caso hemos denominado como las teoría de la “geografía fenomenista” y la “geografía espacista”.  Luego, con un carácter geográfico (lo que se entienda por ello, que en general es, o debe ser, la subordinación, hasta la omisión misma, del contenido de otras ciencias), hay algunas teorías como la de la regionalización, igualmente empírica con un mayor o menor grado de desarrollo, que en algunos casos prácticamente se limita al enunciado con una vaga idea aparentemente respaldada en unos cuantos elementos, como en el campo de la teoría de las unidades morfológicas, o la teoría del paisaje, la teoría de la percepción, o casos aún más prácticos como la teoría de la geopolítica.

 

De ello hay que distinguir los esfuerzos hechos en el desarrollo de modelos, en los cuales es susceptible de prepararse un teoría, como en el caso de los modelos geofísico-geomorfológicos, geobiológico-ecologistas, o geoeconómico-econométricos, y algunos de carácter antropológico-etnográficos; que representan la búsqueda en la analogía en los métodos avanzados de otras ciencias; pero la pobreza teórica en geografía es tal, que por defecto se ha hecho, de la suma mecánica de esos simples modelos aplicados particulares, la ciencia de la geografía misma; es decir, que no se ha tenido la capacidad (porque aquí sí es de la capacidad del geógrafo dad en su formación en el método de la ciencia), para abstraer y generalizar del modelo algún planteamiento teórico geográfico.  Y la razón de todo ello es simple: si la ciencia de la geografía como tal, desde la definición de su objeto de estudio ha tenido problema, la desarticulación de sus posibles teorías particulares, se da por necesidad.

 

Pero todo ello potencialmente tocó a su fin en el curso de los años ochenta a noventa del siglo pasado, en la medida en que, precisamente, se determinó y definió su objeto de estudio: el espacio geográfico.  A partir de entonces, continuar en la particularización de esos modelos, ya es por defecto, por la inercia de una formación de décadas atrás, pero ya no justificado para las nuevas generaciones de estudiosos de la geografía.

 

Luego entonces, superada la dernière de los modelos por los modelos mismos[*], será posible, en esa medida, articular las teorías particulares en las generales, y, más aún, comenzar a pasar del enunciado empírico a su argumentación lógica demostrativa.

 

La antigua “geografía fenomenista” (aún en el método de la ciencia moderna), por su propia naturaleza de una geografía que se multiplicaba en innúmeras “geografías” según la diversidad de los fenómenos mismos, se vio imposibilitada a hacerlo, pues, por definición, significaba su propia negación.  Y para la actual “geografía literaria” que le dio continuidad luego de los años noventa del siglo XX bajo el contenido de negación de la ciencia y método de la ciencia de la modernidad, en la ideología de la llamada “posmodernidad”, simplemente carece de sentido la discusión de tal problema.

 

En consecuencia, a nuestro parecer, se nos plantea el problema de elaborar, de manera teóricamente deducida, la primera teoría formal en geografía, la que, en función del objeto de estudio, no puede ser otra que, necesariamente, una “teoría del espacio geográfico”.

 

Es, por lo tanto, hasta ahora, que estamos enfrentando la necesidad de disponer de la “teoría de la teoría; esto es, de realizar en la geografía teórica, la tarea de la elaboración de una teoría geográfica científica; y lo cual, en realidad, no pudo haber sido hecho antes, sino hasta ahora.

 

Y al emprender la tarea empezando entonces por dotarnos de los elementos teóricos de qué y cómo es una teoría científica formal, en la teoría de la teoría, revisamos de lo simple a lo complejo las siguientes fuentes al respecto

 

[*]    La dernière (o moda) de los modelos en geografía se inició desde los años cuarenta del siglo XX.

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios