Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

4 mayo 2011 3 04 /05 /mayo /2011 23:02

Ícono Geografía Teórica (Brújula)-copia-2Empirismo Idealista y Empirismo Materialista.  Artículo, 2011.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

La Tierra, 1 (ΦN, λW); 05 may 11.

 

Empírico (empeiria, experiencia), y empirismo, “culto a, o doctrina de, la experiencia”.  En la teoría del conocimiento, es el planteamiento que considera a la experiencia sensorial como la única fuente de conocimientos, y en ese sentido, históricamente se contrapone al racionalismo, que, por su parte, considera que es el pensamiento la fuente única de conocimientos.  Hasta la época de Francis Bacon (1561-1626) y René Descartes (1596-1650), que entre 1620 y 1637 en que publican sus obras esenciales sobre el método de la ciencia, lo empírico y lo racional se consideraron por separado y en forma contrapuesta, pero ambos autores, a partir de dichas obras, empezaron a exponer la dialéctica empírico-racionalista, si bien dándole prioridad a uno u otro aspecto en esa unidad de contrarios.

 

Es de dicha prioridad a un aspecto u otro, que tras ellos se van a formar las corrientes, principalmente, tanto del empirismo idealista, como del empirismo materialista (y otro tano lo será respecto del racionalismo).

 

Tratando aquí sobre el empirismo, ya propiamente a partir del siglo XVIII, desarrollaron el empirismo idealista autores como Berkeley 1685-1753), Hume (1711-1776), Mach (1838-1916), y Avenarius (1843-1896); o el empirismo materialista, autores como Hobbes (1588-1679) o Locke (1632-1704), y en sí la gran mayoría de los pensadores de la Ilustración.

 

Se dio así una situación compleja, dado que en el renacentista siglo XVI, el idealismo se identificaba por completo con el racionalismo, en tanto que el materialismo lo hacía con el empirismo; pero, de pronto, en el siglo XVII, con Berkeley y Hume, el pensamiento idealista dio un vuelco, y pasó a considerar que el conocimiento realmente no devenía de las ideas innatas, sino que era resultado de un acto de experiencia, y con ello pareció reconocer la posición materialista; pero justo ahí es donde aparece lo complejo.

 

Cuando el empirismo sostenía que la experiencia es la única fuente de todo saber, lo hacía desde el punto de vista por el cual, se entendía que esa fuente era externa al sujeto pensante; es decir, que le daba un atributo objetivo; pero a ello se le contraponía el planteamiento racionalista, ya no en el sentido de que lo racional fuera la fuente del conocimiento, sino de que lo racional, anterior a la experiencia, era lo que ponía orden a ese conocimiento a través de las sensaciones.

 

Y en esto último es en donde está la complicación: “a través de las sensaciones”, en el empirismo materialista se entiende de un modo, y en el empirismo idealista, exactamente en el opuesto.  En el empirismo materialista, el conocimiento viene de la realidad objetiva, mediante la experiencia y “a través de las sensaciones”, las cuales, a manera de un reflejo de la realidad objetiva, se convierten en representaciones conceptuales e ideas en el pensamiento.  Así, en el empirismo idealista, al ser exactamente lo opuesto, el conocimiento, los conceptos e ideas, van y se objetivan en la realidad mediante una especie de “proyección” de las sensaciones, a manera de un “flujo de impresiones”, o “a través de las sensaciones”, donde esas “sensaciones” son “cosas”.

 

El empirismo materialista pasa de una elaboración del conocimiento en forma mecánica (ss.XVII-XVIII), a su elaboración dialéctica; en cierto modo, esa elaboración dialéctica en su versión idealista, se da ya desde el “dualismo” de “la cosa en sí” como idea objetivada, y “los fenómenos”, del mismo Kant (1724-1804), pero, principalmente con Hegel (1770-1831), exponente propio de la dialéctica idealista; y más aún, la elaboración de la dialéctica en su versión materialista, con la inversión de la metafísica de Hegel, en el materialismo dialéctico de Marx (1818-1883) y Engels (1820-1895).

 

En el empirismo materialista, en su comprensión dialéctico materialista, la experiencia va a estar estrechamente vinculada, en el proceso del conocimiento, a la descripción; primero, en lo inmediato, en su forma de descripción enumerativa.  Pero el acto de experiencia en el pensamiento humano, conlleva al paso de la descripción enumerativa, a la descripción explicativa, es decir, a la descripción en la cual se interpreta, se deduce, con fines del conocimiento de la causalidad, y de la esencia de los fenómenos.

 

El empirismo idealista tanto neokantiano como positivista y sus versiones subsiguientes (la “teorética” del pragmatismo, el empirocriticismo, el empirismo lógico, o la “dialógica” del “posmodernismo”, etc), en una dialéctica idealista incompleta con el racionalismo, se diferencian del empirismo materialista en que no se reconoce la posibilidad del conocimiento de la esencia (y en algunas versiones, ni de la causalidad misma), y por lo tanto, hacen de dicho empirismo idealista, un conocimiento dado por la experiencia, que se limita a lo meramente enumerativo.

 

Por su parte, el empirismo materialista, como tal, ya es sólo propio al materialismo mecanicista de los siglos XVIII a XIX, pues con Marx y Engels, el empirismo materialista, por el acto de deducción necesaria que implica en el pensamiento humano, no puede entenderse sino en la dialéctica empírico-racionalista.

 

Este fundamento dialéctico materialista es pues, de esencial importancia en el proceso del conocimiento científico, ya que implica el acto de abstracción y generalización de la experiencia (de lo empírico) en la elaboración de categorías teóricas (racionales), que hacen avanzar a la ciencia misma en la elaboración de teoría del conocimiento, en el momento mismo del avance del conocimiento humano acerca de las leyes de la realidad objetiva.

 


Compartir este post

Repost0

Comentarios