Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

30 septiembre 2012 7 30 /09 /septiembre /2012 22:04

Emblema del ComunismoEnsayo Marxista Sobre la Transición del Capitalismo, a un Modo de Producción Superior.  Socialización Política  (2/…)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografíaco.over-blog.es/

22 jul 12

 

2  Socialización Política.

 

Entender la evolución económico-política de la historia de la sociedad en función de los modos de producción, es pues, entender que ello no ha sido sino un constante proceso de socialización de la riqueza socialmente producida (ya como bienes materiales directamente, ya como bienes de consumo), en consecuencia, en beneficio de la sociedad.

 

La socialización de la sociedad capitalista, data, como proceso ya material, a partir de que dicho modo de producción alcanza formas impositivas a nivel mundial como consecuencia de la fusión de los capitales industrial y financiero, que incesantemente luchan por la apertura de mercados y su monopolización.  Pero ese proceso de reorganización del capital, implicó, a su vez, la reorganización política del Estado, llevándolo de un Estado obsecuente y condescendiente con los monopolios privados, a un Estado capitalista impositivo que tomaba para sí el control monopólico de los principales sectores de producción, en beneficio del desarrollo capitalista propio, implicando en ello un beneficio social, expresando, entre otros factores, en la socialización política, es decir, en la democratización social dando cada vez mayor apertura a la respuesta a la clase proletaria.

 

De entonces (principios del siglo XV) a la fecha, ese proceso de socialización en beneficio de la sociedad no se ha detenido, pues ello le significaría la propia muerte súbita al mismo capital.  Ello ha quedado plasmado en las leyes, en la seguridad social en la salud, en el desarrollo de la educación pública, y en la atención, en general, a la vida de la familia (vivienda, crédito, asistencialidad), así como en la legalización del Partido Comunista Mexicano (PCM) y la posibilidad de la reforma política natural al proletariado.

 

Entender la evolución económico-política de la sociedad en función de los modos de producción, es pues, entender que ello no ha sido sino un constante proceso de socialización de la riqueza socialmente producida, en beneficio de la sociedad.

 

La socialización en la sociedad capitalista, data, como proceso ya material, a partir de que dicho modo de producción alcanza formas impositivas a nivel mundial como consecuencia de la fusión de los capitales industrial y financiero, que incesantemente luchan por la apertura de mercados y su monopolización.  Pero ese proceso de reorganización del capital, implicó, a su vez, la reorganización política del Estado, llevándolo de un Estado obsecuente y condescendiente con los monopolios privados, a un Estado capitalista impositivo que tomaba para sí el control monopólico de los principales sectores de producción, en beneficio del desarrollo capitalista propio, implicando en ello un beneficio social, expresado, entre otros factores, en la socialización política; es decir, en la democratización social, dando cada vez mayor apertura a la representación de la clase proletaria.

 

De entonces 8principios del siglo XV) a la fecha, ese proceso de socialización en beneficio de la sociedad no se ha detenido, pues ello le significaría la propia muerte súbita al mismo capital.  Ello ha ido quedando plasmado en las leyes laborales, en la seguridad en la atención a la salud, en el desarrollo de la educación pública, y en la atención, en general, a la vida de la familia (vivienda, crédito, asistencialidad, etc); así como en la legalización del Partido  Comunista y la posibilidad de la representación política natural del proletariado.

 

Pero esa política del Estado ha llegado a un límite ya en las inicios de este siglo XXI, y están chocando poderosamente con los intereses del capital: ha sonado ya la hora de los cambios cuantitativos en el abandono del capital, por un nuevo orden social.

 

A nivel mundial, el capital intenta “renovarse” en un nuevo orden, que precisamente denomina como “Nuevo Orden Mundial”.  En el plano nacional, particularmente en México, está intentando suplir con una política asistencialista la abolición de todas las demandas históricamente obtenidas por el proletariado en sus luchas de poco más de un siglo.  Sin duda, el capital logrará, como lo está haciendo, avanzar en esos dos frentes: pero ello no significa ya, sino la agudización extrema de sus contradicciones internas y la generación de las condiciones para el desenlace final de su derrumbe.

 

Tal derrumbe no será ya tanto por la acción revolucionaria y violenta de las masas, que no obstante lo habrá (el estado capitalista ha emplazado un enorme aparato político-militar con una alta tecnología), como, por la incapacidad misma del capital de mantener con vida a los esclavos, y con ello, la propia operación de su sistema.

 

La expresión de esas graves contradicciones están ya a la vista en los “rescates” de las economías europeas, en el hecho de que ya no hay más mercados qué abrir, ya no hay fuentes de materias primas que explotar, no hay ya más grandes masas consumidoras.  Y una contradicción en lo nacional ha aflorado: el orden político para operar fina y suavemente cualquier transición, ha quedado condicionada a viejos esquemas y políticas obsoletas, que sólo reflejan esa agudización de las contradicciones.

 

La socialización, en esas condiciones, ya no están siendo en beneficio de la sociedad, sino en beneficio de unos cuantos bajo una inconmensurable desigualdad social.  El asistencialismo no será suficiente, tendrá que sustituirse precisamente por todo lo que hoy el capital está negando: el trabajo, la salud, la educación, y, en general, unas condiciones de vida humanas.


Compartir este post

Repost0

Comentarios