Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

17 abril 2011 7 17 /04 /abril /2011 23:02

Ícono EducaciónEstudiando la “Cuestión Escolar”.  Artículo, 2010 (2/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 27 may 10.

 

No queremos dejar dados por supuestos algunos conocimientos filosóficos, que, aun cuando básicos, no suelen ser del dominio común; esto es, que, primero, del idealismo como del materialismo, no debe hacerse una interpretación vulgar, en el sentido de que por idealismo, filosóficamente entendido, se tome a aquella posición de un individuo “siempre en las nubes”, “un soñador”, “todo sentimientos”, “pletórico de valores”; ni de que por materialismo, se tome a aquel otro individuo para el que “todo es dinero”, todo no es más que bienes materiales”, “carente de sentimientos”, “sin valores morales”.  No; filosóficamente, por idealismo deberemos entender a aquella posición que interpreta el mundo en donde primero son las ideas, y como consecuencia de ellas, luego, es el mundo de los objetos materiales.  E, inversamente, donde el materialismo es aquella posición en donde primero es el mundo de los objetos materiales, y luego, del reflejo de ese mundo en nuestro pensamiento, se forman los conceptos o ideas.  Así, el problema fundamental de la filosofía, es el de la primacía ya de la materia sobre la idea, o bien de la idea sobre la materia, en la relación entre el ser y el pensar, que, dicha de otra forma, es la relación entre el sujeto que piensa, y el objeto pensado (donde el sujeto mismo, cuando es pensado por otro, respecto de éste es un objeto más –sin dejar de ser un sujeto en sí mismo– del mundo de los objetos materiales).  Por lo demás, así como el pensamiento idealista es fundamento de lo teológico: Dios como la Idea Absoluta generadora de todo cuanto existe; el pensamiento materialista es fundamento de lo científico: el mundo es materia en constante movimiento y evolución.

 

La manera en que, ya en el idealismo o bien en el materialismo, se plantea la forma en que el sujeto obtiene el conocimiento acerca de la realidad; entendiendo por ella el mundo de los objetos ya sea que por éstos se entienda exclusivamente el mundo de los objetos-ideas, o que se entienda el mundo de las cosas materiales fuera del pensamiento; se establecen determinadas teorías del conocimiento (campo de estudio de la filosofía denominado gnoseología, o epistemología).  Dependiendo de estos dos grandes sistemas filosóficos, el materialismo o el idealismo, con sus respectivas teorías del conocimiento, se forman diversos sistemas filosóficos particulares, mismos que se constituyen luego como fundamento de diversas teorías pedagógicas, de las cuales derivan los distintos planteamientos acerca de la manera de ser de la Escuela, objeto de estudio en este trabajo.

 

Así, entrando en materia, puestos a fines del siglo XIX, Palacios hace ver que la Escuela Nueva nace también como reacción al idealismo en uno de sus sistemas filosóficos, el positivismo; pero, debemos aclarar, reacción dada desde otras posiciones filosóficas igualmente idealistas; que a partir de la Convención de la Liga para la Nueva Educación en 1921, “se sintetiza –dice Palacios citando los Estatutos de la Liga– en gran medida lo que fue y es la orientación de la Escuela Nueva: <<preparar al niño para el triunfo del espíritu sobre la materia...>> (p.29).  Es decir, <<preparar al niño para el triunfo del idealismo sobre el materialismo>>.  De donde se puede establecer sin lugar a dudas, que la llamada “Escuela Nueva”, no es otra cosa que el proyecto idealista, para el triunfo de lo teológico sobre lo científico, y ello no es sino afín a los intereses del sistema capitalista que se derrumba, y requiere de una cada vez mayor alienación del individuo.

 

Se mencionan a su vez las características esenciales de la Escuela Nueva: el idealismo, el individualismo, el lirismo y la condición elitista; en contraposición a lo que, mencionándose como característica de la Escuela Nueva, más bien suena a demagogia: el espíritu de cooperación y la coeducación (que andando el tiempo se han traducido en “competencias y competitividad”, y “liderazgo”).

 

Palacios menciona a los autores más significativos de cada etapa de la historia escolar (renovadora y de reforma, antiautoritaria, socialista y latinoamericana), y a la vez, hace ver cómo cada uno representa en su momento una línea de pensamiento filosófico-pedagógico; de modo que se puede formar un cuadro en donde a las líneas que representan los momento históricos, las cortan transversalmente columnas que corresponden a líneas de pensamiento filosófico-pedagógico.  Sin duda, no obstante, hay cierta imprecisión en las categorías para caracterizar las etapas históricas, de modo que deja como casos excepcionales aparte, la escuela socialista, y la experiencia latinoamericana.

 

En la 1ª Etapa (ss.XVIII-XIX), Palacios menciona a los siguientes autores:

 

Rousseau (1712-1778)

Pestalozzi (1746-1827)

Froebel (1782-1852)

Tolstoy (1828-1910)

Key (¿?)

 

 

En la 2ª Etapa (ss.XIX-XX), menciona, por su parte, a estos otros autores:

 

Kerschensteiner (1854-1932)

Dewey (1859-1952)

Montessori (1870-1952)

Decroly (1871-1932)

Claparède (1873-1940)

Piaget (1896-1980)

Ferrière (1879-1960)

 

 

En la 3ª Etapa (s.XX, posterior a la II Guerra Mundial), los autores más representativos, son:

 

Neill (1883-1973)

Freinet (1896-1966)

Langevin (1872-1946)

Wallon (1879-1962)

Rogers (1902-1987)

 

 

Aparte, menciona fuera de esa secuencia histórica, los autores más representativos tanto del grupo socialista, como del grupo especial de América Latina.

 

Socialista:

 

Marx (1818-1883)

Engels (1820-1895)

Lenin (1870-1924)

Makarenko (1888-1939)

Blonskij (1884-1941)

Gramsci (1891-1937)

Althusser (1918-1990)

Bordieu (1930-2002)

Passeron (1930-…)

Baudelot (1938-…)

Establet (1938-…)

Suchodolski (1903.1992)

 

 

América Latina:

 

Freire (1921-1997)

Illich (1926-2002)

Reimer (…-1998)

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Educación
Comenta este artículo

Comentarios