Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

3 febrero 2011 4 03 /02 /febrero /2011 00:18

Ex-Libris InvertidoGeografía Básica.  Libro Básico de Consulta, 1994 (18/).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografíco.over-blog.es/;

 07 abr 11.

 

Cuadriculado así nuestro mapa, lo siguiente será ir graficando la información acerca de lo que se encuentra en dicha área, obteniendo su localización, ya desde hacerlo con la cinta métrica y brújula, o hasta con el teodolito y distanciómetro.

 

Así, a partir del siglo XVI, habrá que llenar los continentes con todos los datos de todo cuanto existe en ellos, y en este punto interviene Bernardo Varenio (¿1622-1650?), tal como en su tiempo lo había hecho igualmente Estrabón para el Ecumene, sistematizando la geografía descriptiva los fenómenos mediante las Relaciones Geográficas, fenómenos que se habrán de graficar en el mapa y se reconocerán mediante una simbología determinada, tal como ahora lo hacemos respecto de una Carta de Área Local, que por la representación de ciertos datos específicos, se denomina también, Carta Temátia (fig. 78-81).


78-Carta-Topografica-de-Cuernavaca--Carta-Tematica-Basic.jpg 79-Carta-Geologica-de-Morelos.jpg


80-Carta-Climatica-de-Morelos.jpg 81-Carta-de-Uso-del-Suelo-de-Morelos.jpg

 

El espacio geográfico está determinado en sus propiedades por la existencia de las cosas, los objetos o los fenómenos, como se les quiera llamar, tanto naturales como sociales.  Estrictamente, la geografía podría hacerse prescindiendo del conocimiento de qué tipo de fenómeno es el que está determinando las propiedades del espacio.  Sin embargo, cuanto más sepamos acerca de dichos fenómenos, mejor comprenderemos las propiedades esenciales más complejas del espacio mismo.

 

No obstante, ese conocimiento más a fondo acerca de la causalidad de los fenómenos, no implica que el geógrafo sea un estudioso o investigador de los mismos, sino que los toma de los demás especialistas y los expone por su parte de forma descriptiva.  Esto es lo que se llama descripción calificada.  Referirnos a las cosas con propiedad, es a lo que se avoca la descripción calificada, con la cual se realiza la parte geográfica conocida como geografía descriptiva o de Relaciones Geográficas.

 

Se entiende por Relación Geográfica, entonces, a la descripción calificada de los procesos o fenómenos tanto naturales como sociales, mediante lo cual, posteriormente se construirá la Carta Geográfica y se estudiará el comportamiento y tendencias de desarrollo del espacio terrestre.

 

El estudio en Geografía de los fenómenos, tiene por objeto, entonces, no el conocimiento de los fenómenos en sí, sino mediante ellos, de las propiedades más complejas del espacio.

 

Nos referiremos entonces a la Relación Geográfica, para llamar así a las monografías geográficas generales o temáticas (referidas al tratamiento de un fenómeno o conjunto determinado de fenómenos), de todos los tiempos, que recogen principalmente la información estadística o de censo, y las descripciones de un lugar determinado de la Tierra.

 

La Relación Geográfica constituye el acopio de datos que permiten, como en toda ciencia, la investigación causal.  En este caso, esa acumulación previa de datos, tendrá la finalidad de preparar el estudio de las propiedades del espacio terrestre: dónde y cómo están las cosas, cuál es su lugar y situación; cómo se distribuyen, cuáles son sus límites y extensión, qué conexiones y relaciones se establecen entre ellas; así como, en ese orden de coexistencias y relaciones, investigar cuáles son sus propiedades de movimiento, y su comportamiento (isotrópico, homogéneo, uniforme, simétrico, o sus inversos).  Los fundamentos para el levantamiento de Relaciones Geográficas, son los conocimientos acerca de la explicación de las cosas y de la sistematicidad de su tratamiento.

 

A lo largo de este texto nos hemos referido escasas dos veces al Globo Terráqueo, pero las veces que lo hemos hecho ha sido para destacar aspectos relevantes del desarrollo de la ciencia geográfica: en el primer caso, conel Globo Terráqueo de Crates, en el que se conjetura acerca de otras tierras continentales; y en el segundo caso, con el Globo Terráqueo de Behaim, en el que se problematiza la hipótesis de las posibles dimensiones de la Tierra.

 

El Globo Terráqueo ha sido, en los buenos tiempos de la ciencia geográfica, un documento de especial valía en la investigación.  Hoy sólo se le ve reducido a un adorno cuasi nostálgico de esos tiempo.

 

En este capítulo trataremos de rescatar dicho documento en calidad de lo que siempre ha sido para esta ciencia: un modelo del objeto de estudio.  Es decir, rescataremos al Globo Terráqueo a la luz de la metodología contemporánea, como un documento de prueba, de análisis, es decir, como un elemento experimental, y, por lo mismo, de enorme importancia didáctica.

 

A partir aproximadamente del siglo XIX, en que básicamente los parajes más recónditos de nuestro planeta  habían sido ahoyados, un aspecto más vino a sumarse a la problemática del desarrollo de la Geografía como ciencia: los mapas estaban llenos, no había más espacios en blanco ni áreas ocupadas de mítica simbología que invitaba a la exploración y el descubrimiento.  En ello se había cifrado el desarrollo de esta ciencia por toda la era medieval y parte de la época moderna.  La Geografía parecía haber cumplido su cometido social y no había ya más nada qué hacer, que reproducir su historia una y otra vez.

 

Con el mapa del Orbe completado, se avivó nuevamente la concepción estraboniana de la Geografía: ésta –a decir de esa corriente de pensamiento geográfico fenomenista estraboniano– no podía ser más la ciencia de los mapas, este no era si acaso, más que un medio para el estudio del os fenómenos.  La Geografía pasó a enfatizarse entonces más que nunca, como ciencia de los fenómenos.  Esa se veía como única salida a su desarrollo ulterior.

 

Redescubrir que en el mapa, en el fondo, el asunto no es el estudio de los fenómenos, sino el espacio, ha consumido prácticamente ya más de un siglo.  Pero esa situación teórica del geógrafo tuvo sus implicaciones en el Globo Terráqueo, a su vez completado: dejó de ser el modelo dinámico en constante cambio y búsquedad de explicación, para quedar como un modelo petrificado, estático, con el que no había más qué hacer, que usarlo como bella peza de adorno o de museo, para mostrar los logros de la humanidad.

 

Pero hasta allí, lo que había ocurrido, era sólo el cumplimento de los objetivos de una etapa en el proceso del conocimiento geográfico.  EL Globo Terráqueo renacentista no podía ser, justamente, mas que el acabado modelo que centró los esfuerzos de la investigación geográfica de muchos siglos, y en ese sentido, no podía ser, pues, mas que el modelo clasicista del Orbe, la expresión última del rescate del saber helénico llevado a su culminación. (fig.82).


Globo--1578


El mayor orgullo del Globo Terráqueo en el modelo clasicista, consistió, precisamente, en poder mostrar la completitud del conocimiento de la configuración del mundo, de su real forma y dimensiones, y de mostrar la existencia de todos los lugares posibles de conocerse.

 


Compartir este post

Repost0

Comentarios