Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 abril 2011 7 10 /04 /abril /2011 23:09

Ícono GeoeconomíaGeografía Económica y Política Mundial.  Monografía, 2006 (9/).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

"Espacio Geográfico", Revista Electronica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

09 may 11.

 

Recursos Naturales Meteorológico-Climáticos

 

                            En segundo orden, en ese proceso histórico-natural de formación de la Tierra, formada la litósfera, en segundo lugar se formó la atmósfera, a la que Riábchikov le asigna un valor total de 3,000 km de espesor (prácticamente la mitad del radio terrestre), de los cuales, la altura o espesor de la troposfera; allí donde tiene lugar el fenómeno de la vida, ésta es de unos 12 km en promedio; y en función de ello, se clasifican ahora los recursos naturales de origen meteorológico-climático: a) la radiación solar, b) la insolación, c) el viento, y d) la lluvia o precipitación pluvial.

 

La radiación solar (cuya constante es de 1,94 cal/cm2/min), y la insolación, entendida ésta como la cantidad de luz solar recibida directamente por la superficie terrestre en un lugar determinado, son dos aspectos meteorológicos de un mismo proceso.  La radiación solar, ciertamente como factor cósmico, tendrá relación con los “estados medios de la atmósfera por lapsos de diez o más años”, a lo que se denomina “clima”, por extensión de lo que los griegos llamaban los climas de la Tierra (del griego clima, clima; literalmente, inclinación, refiriéndose con ello tanto a los grados de latitud en la incidencia de la radiación solar sobre la superficie terrestre, como a la variación de ello dependiendo del “clima”, o grado de inclinación del Eje de Rotación de la Tierra sobre la Línea de la Eclíptica); de donde, de dichas inclinaciones, se condicionan esos estados promedio de la atmósfera, y en general, del ambiente (Lam.33).

 

La insolación corresponderá, por su parte, a la cantidad de radiación solar recibida directamente por la superficie terrestre en determinado lugar de la misma.  A ello se opone no sólo la esfericidad de la Tierra y los grados de inclinación de la misma en su órbita de traslación; sino, principalmente, la nubosidad, de donde se sigue, por ejemplo, que en las latitudes alrededor de los 30° en donde se tienen ausencias casi totales de nubosidad, la insolación será mayor que en el mismo ecuador, en donde la nubosidad es máxima.  Pero a su vez, altos índices de insolación se tendrán en las regiones entre los Trópicos, debido a que la radiación solar estará presente en esas latitudes todo el año (Lam.34).

 

Así, la insolación quedará definida por la diferencia de la cantidad de la radiación solar absorbida, donde: a) la capa de ozono absorbe casi un 15%; b) otro 15% es absorbido por la nubosidad; c) el 25% se refleja al espacio; y, d) casi el 45% es absorbido por la superficie terrestre.  Esto es, que hasta el 60% de la radiación solar, es transferida en forma de calor a la atmósfera.  Se hace evidente pues, que aquellas áreas intertropicales de cielos despejados, serían las de mayor insolación como mayor fuente de energía solar.

 

En cuanto al viento, este dependerá en principio de la Circulación General de los mismos, como, en segundo lugar, de las condiciones locales de la superficie terrestre (Lam.35).

 

En cuanto a la Circulación General de los Vientos, un recurso natural a partir de los mismos, son los vientos superficiales, tanto intertropicales; los llamados Vientos Alisios que en general convergen al ecuador incesantemente desde de las altas presiones subtropicales, a las bajas presiones ecuatoriales; como los vientos superficiales entre los 40º y 55º de latitud; los llamados Vientos del Oeste; constituyendo la valiosa fuente de energía llamada eólica.

 

De manera local, independientemente de la latitud, la circulación de los vientos está determinada por las diferencias de temperatura entre las planicies o el agua, y las montañas, que diferencialmente ganan y pierden calor entre el día y la noche generando altas y bajas presiones locales, dando lugar a su vez a una energía eólica constante.

 

Y finalmente, como parte de los aspectos meteorlógico-climáticos, está la precipitación pluvial, recurso natural que a su vez dependerá, por una parte, de la Circulación General de los Vientos, como, por otra parte, de las condiciones continentales que determinarán el comportamiento de las masas de aire (Lam.36).

 

La precipitación pluvial como recurso natural se clasificará a su vez por su tipo: a) como lluvia que ocurre todo el año, b) como lluvia de verano, y c) como lluvia de monzón.  En el primer caso, la lluvia como recurso, será propio de las regiones tropicales más próximas al ecuador, como es el caso de la región de la amazonia en América del Sur, o de la región del centro de África; mas en el segundo caso, las lluvias de verano, serán básicamente aquellas de latitudes aun intertropicales, pero en donde influyen otros factores adicionales, como la lejanía del ecuador, o la continentalidad (es decir, la extensión territorial y la influencia de factores adicionales como la orografía o la altitud), siendo el caso, por ejemplo, de México; y finalmente, el caso de las lluvias de monzón, propias de las regiones tropicales continentales en los litorales occidentales de los océanos, como en la región de África en el Océano Índico, o China y el Sureste Asiático.

 

Otra vez, comentando acerca de estos recursos naturales y tomando a nuestro país como referencia, éste ocupa una posición privilegiada por cuanto al índice de radiación solar, ya por sus desiertos de la parte norte, como, por lo menos en su parte intertropical, un alto índice radiación solar anual permanente.

 

A ello corresponde a su vez el privilegio de los altos índices de insolación, tanto por el factor tropical de mesoamérica, como por la escasa nubosidad de las latitudes de aridoamérica; y ello explica que México tenga el 4° lugar en el mundo en biodiversidad.  Más al sur, conforme nos aproximemos al ecuador, los índices de radiación solar aumentan, pero los de insolación disminuyen; y por el contrario, más allá de los 30° de latitud norte, hacia el centro de los Estados Unidos o Canadá incluso, tanto radiación solar como insolación disminuyen considerablemente (Lam.37).

 

Por cuanto a la disposición del recurso pluvial, ciertamente es la parte sur de México, en la zona tropical, la que disfruta de índices incluso superiores a los 2000 mm de precipitación pluvial dando lugar a la selva tropical de dicha región; como, a su vez, a los bosques fríos de la Sierra Volcánica Transversal, en cuya parte central se alcanzan índices de precipitación semejantes; si bien este recurso es escaso en el resto del país.

 

El factor de precipitación pluvial en México, va a depender más del comportamiento de los Centros de Baja y Alta Presión atmosférica (equivalente al comportamiento del monzón tanto en África Oriental, como en el Pacífico del sureste asiático), que de la misma Circulación General de los Vientos; lo que hace que podamos considerar tanto a los huracanes, como al paso de los Frentes Fríos, como fuentes del recurso natural de la precipitación pluvial.

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Educación en Geografía
Comenta este artículo

Comentarios