Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 abril 2011 7 10 /04 /abril /2011 23:11

Ícono GeoeconomíaGeografía Económica y Política Mundial.  Tres Conferencias.  Monografía, 2006 (10/).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri. 

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

12 may 11.


Recursos Naturales Edafológico-Loxenográficos

 

El aspecto edafológico se refiere al estudio de los tipos de suelos agrícolas, y el aspecto loxenográfico hace alusión a los grandes grupos de asociaciones de vegetación.  La relación clima-suelo-vegetación ha sido pues, determinante en la producción alimenticia para la especie humana, y por esta razón, el suelo como recurso natural, nos merece particular atención.

 

Ha sido el geógrafo ruso Glinka, por lo que toca a la parte edafológica, el que ha dado una muy acertada clasificación geográfica de los suelos, los cuales –resumiendo totalmente su idea–, se reducen a tres tipos básicos: 1) los suelos de climas A, tropicales, propios de las condiciones selváticas; 2) los suelos de climas B, esteparios, propios de las regiones secas desérticas, de vegetación xerófita o matorral; y 3) los suelos de climas C, templados, propios de los bosques mixtos o de coníferas; que simplifican las características esenciales de los suelos, por los cuales, resulta que la capa edáfica del clima C, templado, da lugar al suelo más equilibrado en aportes de nutriente tanto orgánicos como minerales, como en la formación equilibrada de sus Horizontes (Lam.40).

 

Si consideramos la distribución del clima templado en el mundo, entenderemos el papel histórico de Europa, como la función actual de los Estados Unidos, en cuanto a ser las principales regiones productoras de los principales granos básicos alimenticios.

 

Los suelos de México, como se infiere por lo antes expuesto, es, en dos terceras partes, un suelo propio al tipo de clima B (Seco Estepario), predominantemente en litología de origen calcáreo, y por lo tanto, poco propicio para el cultivo.  Pero más aun, una quinta parte del total pertenece a suelos propios del tipo de clima A (tropical con lluvias de verano), igualmente no propicio para el cultivo.

 

En el mundo, se calcula una cobertura de vegetación  de 125 millones de km2 en promedio (12,500 millones de Ha); de las cuales, México, con poco más de 4.5 millones de Ha de vegetación forestal, tiene, no obstante, dado el escaso recurso hidrográfico, apenas un 12% de ellas en bosques de clima templado o frío, dominante en las regiones montañosas; 22% en selva tropical, y el 65% restante, es decir, dos terceras partes de su recurso biótico vegetal, formado de vegetación xerófita o de matorral espinoso del clima seco estepario (Lam.41).

 

A diferencia de ello, Europa, pero principalmente los Estados Unidos, cuentan con extensas llanuras fluviales bajo clima C, templado; que sólo en este último país, representan 2 millones de km2, prácticamente el equivalente a toda la extensión del territorio México, explicándose así su condición de “Granero del Mundo”; no obstante, poco más de la mitad de ese cultivo tenga fines de carácter meramente especulativo.

 

Por lo que toca a la parte loxenográfica, es decir, las grandes asociaciones de vegetación natural, si bien ninguna de ellas es de menor importancia, nos referiremos aquí únicamente a las dos asociaciones dominantes: los bosques, y las selvas.

 

El recurso loxenográfico va a tener una importancia vital para el ser humano, por cuanto ser el coto del abasto alimenticio natural, a lo que se suma el recurso maderable, o en general como fuente de energía en tanto biomasa; pero más aun, de no menor importancia, va a tener especial interés, en lo que se refiere a su relación con la sociedad, en tanto su capacidad de renovación bajo la presión de su uso; esto es, que si algún recurso puede evidenciar el fenómeno de agotamiento como consecuencia del amplio aprovechamiento por la sociedad, ese precisamente el de la vegetación natural.

 

Evidentemente, hemos expuesto como elemento comparativo a México, pero si se extrapolan las condiciones de análisis, no será difícil ver que las condiciones se empeoran en un sentido u otro, ya por ser regiones dominantemente desérticas, ya por serlo selváticas, como en África, o de climas excesivamente fríos, como en las llanuras rusas o del centro de Asia.

 

La desertización, la pérdida de las especies, el cambio climático, son sólo algunos aspectos subsecuentes al incorrecto uso y aprovechamiento de dicho recurso.  De ahí que el mismo tenga que ver con ese factor muy especial de nuestro tiempo: la contaminación y el deterioro ambiental; que dicho como “medio ambiental”, implica una aclaración importante.

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Educación en Geografía
Comenta este artículo

Comentarios