Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 abril 2011 7 10 /04 /abril /2011 23:08

Ícono GeoeconomíaGeografía Económica y Política Mundial.  Tres Conferencias.  Monografía, 2006 (8/).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

05 may 11.

 

Clasificación de los Recursos Naturales

 

Al respecto de la clasificación de los recursos naturales, la propuesta básica ha sido la idea de dividirlos en Recursos Renovables, No-Renovables, e Inagotables.  No es el caso discutir las virtudes o limitaciones de la ya vieja propuesta o hacer una nueva.  No obstante, si bien los recursos tales como la radiación solar, las mareas, el viento, o la lluvia, son renovables; considerar que las rocas, la arena, o los metales, no son renovables, debe considerarse sólo en una delimitación social, pero no en su propia naturaleza geológica.  Más aun, clasificar en los recursos inagotables al agua, o a los fenómenos atmosféricos, resulta simplemente absurdo a la vista de la situación previsible para este s.XXI.  Desechemos pues, esa vieja discusión generada por esa clasificación obsoleta que prescindía de conceptuar al recurso natural como una mercancía.  La discusión real es determinar la división y agrupación de esa mercancía especial actual: el recurso natural, por su origen; lo que de suyo nos dará una clasificación, por demás muy propia, natural (válida incluso para una economía planificada), y por tal causa, una clasificación geográfico-física, en función de la cual explicaremos la localización y distribución de los recursos naturales con las implicaciones económico-políticas –diría Adam Smith– de la diferencia y desigualdad en la riqueza de las naciones.

 

Como quiera que sea, la siguiente explicación dará como resultado una clasificación que pudiéramos denominar “Histórico-Natural”, pues dividiremos los recursos en sus grupos básicos por dicho origen histórico natural con arreglo al proceso del origen y formación de la esfera terrestre, y como fuentes para la producción, en tres grandes sectores: a) alimenticio, b) industrial, y c) energético.  Por el cuadro de la clasificación de los recursos bajo esta propuesta, puede verse que cada grupo histórico-natural, aporta un grupo de recursos, ya para distintos aspectos de la producción agrícola o industrial, ya como energéticos (Lam.27).

 

 

Recursos Naturales Geológico-Geomorfológicos

 

En consecuencia, formado el Sistema Solar y en él el planeta Tierra, éste, a partir de ese momento, contenía ya los recursos naturales propios de la litosfera.  Podemos decir entonces, que los mismos tipos de roca: ígneas, sedimentarias o metamórficas, constituyeron ya un recurso natural, un valor de uso para la futura subsistencia del ser humano.

 

Resulta pues, que la roca ígnea erosionada, se transformará en la roca sedimentaria, pero la interacción entre la roca ígnea y la sedimentaria (ya por las intensas presiones ejercidas entre ellas, ya por el efecto de las altas temperaturas del proceso formador de las rocas ígneas), dará lugar a la roca metamórfica, es decir, a la roca que se transforma no sólo en otros tipos de roca, sino, incluso, en minerales y “piedras preciosas” (Lam.28).

 

Ese proceso último no ha ocurrido por igual en toda la extensión de la Corteza Terrestre por la sola condición rocosa de la misma, sino sólo en ciertos lugares del planeta; precisamente allí donde han concurrido con mayor dinamismo esas interacciones entre los tipos de roca.

 

Dichos lugares están determinados por un proceso geológico conocido con el nombre de “Tectónica de Placas”; por el cual se entiende que la Corteza Terrestre está integrada, a manera de un “rompecabezas esférico”, por partes o sectores diferentes de la Corteza llamadas “Placas”, que en tanto están en movimiento unas con respecto a otras produciendo con ello deformaciones en la Corteza Terrestre, se dice de ello, que tienen una determinada “Tectónica”.  La “Tectónica de Placas” es pues, el movimiento diferencial de las partes de la Corteza Terrestre provocando las deformaciones del la misma (Lam.29).

 

Ese movimiento lleva al choque de unos sectores de la Corteza Terrestre con otros, y allí donde ello ocurre, se produce, ya por compresión, ya por intrusión, esas deformaciones dadas en el proceso de orogénesis, es decir, la formación de montañas; que de los 150 millones de km2 del total de la superficie continental (100%), éstas ocupan casi 65 millones de km2 (casi el 45%), en tanto las llanuras 85 millones de km2 (el 55% restante)*, (Lam.30).

 

Debido a los procesos geológicos internos en la estructura de la Tierra, en las zonas conocidas como de subducción de placas, se originarán las causas de la actividad volcánica, y con ella, en su interacción con las rocas sedimentarias, la formación de los diversos minerales; y ello explica la localización y distribución de los mismos en la superficie del planeta (Lam.31).

 

Entre los principales minerales en la composición de la Corteza Terrestre, se tienen: 1) el óxido de silicio, 48%; 2) óxido de aluminio, 15%; óxido de calcio, 11%; óxido de hierro, 11%; óxido de magnesio, 9%; y otros, en su total, 6%.  Ello da lugar a que se tenga un 8.3% de aluminio; como de un 1.8% de hierro en la parte continental, y hasta el 7.5% del mismo en la parte oceánica, como consecuencia de los aportes de origen magmático a partir de las Cordilleras Dorsales.  El resto de los minerales, se encontrarán en porcentaje inferiores al 1%; entre los cuales, la plata, con 0.0000065%; el platino, con 0.0000028%; y el oro, con 0.00000035%, ocupan los últimos lugares en cantidad en la riqueza de la tierra[1], y de ahí su valor comercial.

 

Entre estos minerales –a nuestro juicio, aun no siendo metálicos, pero como consecuencia de otra interacción de las rocas sedimentarias, ahora con la vegetación antigua–, podremos clasificar por su origen geológico-geomorfológico, al carbón (lignito, carbón bituminoso y antracita, componentes de la descomposición de los antiguos depósitos de madera, particularmente del período, por esa razón, llamado carbonífero, durante la Era Paleozoica; hace unos 250 millones de años); y a los hidrocarburos (antiguos depósitos de biomasa en general, hace unos 150 millones de años, particularmente durante la Era Mesozoica) (Lam.32).

 

Por lo antes dicho, puede inferirse que México ocupa un lugar privilegiado respecto al proceso orogénico volcánico, de plegamiento e intrusivo, de donde deviene, de la Sierra Madre Occidental que es resultado de un proceso combinado de plegamiento de roca sedimentaria y actividad volcánica, la riqueza de sus recursos minerales en hierro, plata y oro; como de su Sierra Madre Oriental, básicamente de roca calcárea sedimentaria plegada, la riqueza en yacimientos petrolíferos, o de la Sierra Madre del Sur, de origen intrusivo, con diversas mineralizaciones.

 

Otro tanto podemos decir de Estados Unidos tanto por sus antiguos plegamientos calcáreos de los Montes Apalaches, ricos en carbón, como por sus Montañas Rocallosas, de pliegues calcáreo-sedimentarios y actividad volcánica, ricas a su vez en hierro y oro.

 

O Sudamérica, cuya Cordillera Andina por plegamiento e intrusión, es igualmente rica en plata y oro; y particularmente en Colombia, donde la roca calcárea de sus Cordilleras ha mineralizado en la valiosa gema de la esmeralda.

 



* En cifras redondeadas por razones mnemotécnicas, tomadas de Riábchikov, A.M; Estructura y Dinámica de la Esfera Geográfica; Editorial Mir, Moscú, 1976, como referencia histórica (v. Apéndice).

[1] Cosmos, Gran Atlas Salvat; Los Recursos Naturales II; Salvat Editores, Volumen 8; Barcelona, 1981; p.147.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios