Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 noviembre 2009 5 13 /11 /noviembre /2009 09:45

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010 

Geografía:
Fundamento de su Teoría del Conocimiento
.
  Algunos principios y conceptos fundamentales
en la teoría del espacio:
El espacio como sistema inercial relativo.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica 
http://espacio-geografico.over-blog.es/; 
México, 4 mar 10.

 

 

b)  El espacio como sistema inercial relativo.

 

El segundo principio del espacio es el principio de inercialidad, y corresponde al "principio de relatividad galileana" o a la primera ley de movimiento o de Newton.

 

Para la comprensión de este principio es necesario partir de los postulados del espacio, que plantean que este es una delimitación tridimensional sin interrupciones, es decir, un continuo.

 

Por medio de la física entendemos que la inercia es en general, la propiedad de movimiento o reposo relativo de un cuerpo o estado material con relación  a un sistema de referencia.

 

En su libro "La Estructura de la Materia", Filipo Selvaggi, analiza la "estructura de espacio y el tiempo" empezando por el origen empírico de estas formas: "... con el ejercicio espontáneo de las primeras sensaciones y percepciones, se forman progresivamente los conceptos o formas mentales de espacio y de tiempo, con ese proceso de abstracción y generalización, que es propio de la actividad conceptual humana; el espacio físico se convierte finalmente en el sistema universal de referencia de la posición de todos los cuerpos particulares existentes en el universo..., la independencia con respecto a los diferentes objetos y eventos particulares..., y así se llega espontáneamente a la creación de un espacio absoluto.

 

Es quehacer de la filosofía y de las ciencias, el análisis, esclareciendo, purificación, objetivación, y racionalización de estos conceptos espontáneos abstractos, mediante una investigación critica sobre su origen y sobre su valor, sobre su fundamento ontológico y sobre la estructura objetiva de los mismos”[1].

 

Hasta aquí, así hemos procedido, llegando al punto de la estructura objetiva del espacio como sistema inercial relativo.

 

El espacio absoluto, en el sistema de Ptolomeo, que representa el estadio más evolucionado de esta concepción dominante durante siglos en la humanidad, la Tierra ocupa el centro del espacio, que está orientado verticalmente según el eje de rotación de la esfera celeste...

 

“La revolución de Corpérnico sustituyó el sistema geocéntrico de referencia espacial por el heliocéntrico, pero conservó fundamentalmente invariadas las otras determinaciones..., en cuanto a la orientación del espacio...

 

Una revolución mucho más radical..., tuvo lugar con el sucesivo reconocimiento de la unidad entre el Sol y las estrellas fijas; en efecto, con este reconocimiento se impone el abandono del centro absoluto del Universo y de la orientación absoluta según el eje de los polos...  Toda referencia espacial..., por medio de cuerpos y eventos físicos, se hace puramente relativa..., ya no es posible definir un lugar o posición absoluta...;  y así, lugar..., como espacio..., definido de modo empírico, viene a ser puramente relativo”[2].  El abuso en la extensión de ésta cita se justifica tan sólo por ese último hecho.

 

Ya Galileo con su principio de inercia había puesto las bases para eliminar el espacio como sistema de referencia absoluto.   "Pero el problema de la referencia absoluta se volvió a presentar con el descubrimiento de los fenómenos electromagnéticos y de la naturaleza electromagnética de la luz.

 

En efecto, estos fenómenos, en la teoría fundada por Faraday (1791-1867) y Maxwell (1831-1879) y aceptada predominantemente por los físicos de la segunda mitad del siglo pasado, están referidas a un campo electromagnético extenso, que penetra íntimamente toda la materia sensible y llena el Universo”[3].

 

En tanto se podía probar la independencia de este campo de los cuerpos en él inmersos, podía ser considerado como sistema de referencia absoluto, estableciendo la existencia física concreta del espacio absoluto.

 

Hubo de esperarse el nacimiento de la teoría de la relatividad y su relatividad del espacio basada en que "el desarrollo de cualquier fenómeno está regido por una ley intrínseca invariante con respecto a cualquier variación o traslación del ambiente"[4], de donde Einstein llegó a la afirmación de que: "Todos los sistemas de referencia, mediante una oportuna definición de las coordenadas, son equivalentes con vistas a la descripción de los fenómenos naturales"[5].

 

De lo anterior se concluye que el espacio (el ambiente o el sistema de referencia definido por coordenadas), es absoluto, pues sea cual fuere dicho ambiente o sistema de referencia, el fenómeno en el inmerso sigue siendo el mismo.  Queda claro que de ello no puede establecerse ninguna ley de la naturaleza.  Pero si se introduce un principio complementario; como Einstein lo hizo en la relatividad generalizada con la identidad de la masa inercial y gravitacional (es decir, con la identidad de las causas de las fuerzas en los  cambios de estado de movimiento y las causas de atracción gravitatoria); se encontrará, "que inercia y gravedad son expresión de la esencial igualdad de los campos gravitatorios con la métrica del espacio”[6].

 

Aun cuando para Einstein en su hipótesis del continuum la métrica del espacio está dada en función del aumento de masa, es decir, de la variación del discontinuo; para nosotros en la hipótesis des espacio como un continuo vacuum, la métrica del espacio estará dada en los alcances máximos del campo gravitacional identificado con la masa inercial de referencia, coincidiendo con Max Jammer, quien señala: “De la misma manera que la estructura física del campo magnético o electrostático, depende de los polos magnéticos o de las cargas eléctricas, igualmente la estructura métrica del espacio está determinada por la distribución de la materia"[7], citando allí mismo dicho autor, de la "Colección de Trabajos de Riemman": “la base de la determinación métrica debe buscarse fuera del agregado, en las fuerzas de enlace que actúan sobre él”[8].

 

Finalmente llegamos, en la inacabada ciencia del espacio, a la vieja situación planteada con Ludwig Lange (1885), en donde cabe preguntarse si de la suma de espacios relativos, habremos de obtener el total del espacio absoluto como sistema inercial absoluto.

 

Entre tanto, sujeto a las investigaciones futuras y a la introducción de la función espacio-tiempo-materia nos la podemos arreglar en el análisis geográfico con el espacio como sistema inercial relativo en el que se cumple la física de los procesos mesocósmicos o geográficos.

 

Tales son los procesos espaciales referidos a la masa inercial y más propiamente dicho, a la superficie de la masa inercial de referencia, para el estudio del espacio que determina y con que interacciona en correspondencia biunívoca.



[1] Salvaggi, Filipo; La Estructura de la Materia; Editorial Herder, Barcelona, 1970; p.22.

[2] Ibid. pp.223-224.

[3] Ibid. p.225.

[4] Ibid. p.228.

[5] Ibid. p.228.

[6] Herder, Verlag; Diccionario de Física; Editorial Rioduero; Madrid; 1976; (v. Masa)

[7] Jammer, Max; Conceptos de Espacio; Grjalbo; México, 1970; p.205.

[8] Ibid.


 

Compartir este post

Repost0

Comentarios