Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 noviembre 2009 5 13 /11 /noviembre /2009 10:06

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

Geografía: Fundamento

de su Teoría del Conocimiento”.

La geografía en el cuadro general

de la clasificación de las ciencias.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 12 abr 10.

 

 

c)  La geografía en el cuadro general

de la clasificación de las ciencias

 

Subordinada la geografía como ciencia particular en el cuadro de la clasificación de las mismas, ha planteado desde la antigüedad hasta hoy, la dificultad de su ubicación dada su aparente diversidad interna.

 

Se le ha podido colocar lo mismo en el grupo de las ciencias naturales que en el de las sociales, así como simultáneamente en ambas, e incluso por encima de dichos grupos a manera de "puente", en calidad de "ciencia mixta".

 

Todo este problema a discutir, realmente es propio de la época posterior al Renacimiento (de mediados del siglo XVIII a nuestros días), como consecuencia del auge de las ciencias y su cada vez más alta especialización y diversificación.

 

Sólo Hobbes, un siglo antes había planteado a la geografía junto a la astronomía, y subordinadas a la cosmografía, la cual a su vez formaba parte de la filosofía natural.

 

Diderot en 1751, reproduce casi de igual manera esta idea, sólo que él incluye a la Geografía como parte de la astronomía geométrica, considerada como matemáticas mixtas, diferenciadas de las matemáticas puras, expresando la tendencia a la geodesia.

 

El geólogo belga D'Halloy (1838), siendo más exhaustivo, divide las ciencias naturales en inorgánicas, como teóricas y descriptivas, y orgánicas.  La "inorganomía" particular o descriptiva comprendía: astronomía, meteorología, mineralogía y geología, y a este grupo le denominó “fisiografía”, que más tarde suplió al concepto de “geografía física” no casualmente.

 

El concepto "fisiografía" tiene su origen en la especialidad del propio D'Halloy, la geología, significando la simple descripción de los aspectos físicos que sirven de apoyo a la interpretación geológica, y que Engels denomina como "premisa real de la naturaleza orgánica".   Hasta entonces, la geografía había sido definida como ciencia natural.

 

Un contemporáneo de D’Halloy, Cournot (1851), es el primero en iniciar la desmembración de la Geografía vareniana, al incorporar la Geografía Física a la Geología, en el grupo de las ciencias físicas, y separado de ella a la Geografía Política, completamente aislada en el grupo de las ciencias noológicas.  A Cournot le siguieron, en diferentes formas, Coleridge: la Geografía como ciencia histórica; Whewell: la Geografía como ciencia natural, formado parte de la Geología “dinámica” inorgánica (Geografía Físca), y orgánica (geografía de los vegetales y animales); y, en cierto modo, el mismo Engels, que a su vez subordinó la Geografía a la Geología; lo que es explicado por Kedrov con la siguiente argumentación: “...de la astronomía, como mecánica celeste, en Engels iba la sucesión de las ciencias, en orden de transición del cielo a la Tierra en su conjunto, de la Tierra en su conjunto a su Corteza (Geología), de su Corteza a su superficie (Geografía); y más adelante a los seres vivos sobre la superficie terrestre (Biología)...”[1].

 

Para entonces, como lo demostró el mismo Engels, la hipótesis cosmogónica de Kant había hecho lógicamente inevitable la penetración de la dialéctica en la geografía; y a su vez Humboldt es ya toda una autoridad en el conocimiento universal, y ejerce una gran influencia sobre la geografía fenomenológico-historiográfica posterior a él, como ciencia diversificada, y, por tanto, como ciencia de relaciones.

 

A pesar de la penetración de la dialéctica en la geografía y de la autoridad de Humboldt por sus trabajos, el problema de esta disciplina de conocimientos como ciencia no estaba resuelto por ese solo hecho; antes al contrario, ello sólo planteó el problema de manera más tajante.

 

Precisamente el año en que Humboldt murió (1859), nació Alfred Hettner (1859-1945), quien junto con geógrafos de su generación como Semionov, Krasnov, Chizov, Luckashevich y Berg, constituyen la simiente del resurgimiento de la escuela espacial-cartográfica de la geografía contemporánea.

 

En ellos puede apreciarse una definición clara del objeto de la geografía científica, a la vez que una inconsecuencia con dicha definición, dado el bajo nivel alcanzado precisamente por la física, en el concepto de espacio.

 

Hettner seguía directamente al Kant geógrafo, productor del trabajo: "Algunas Consideraciones Acerca de las Distribuciones en el Espacio", y su  idea de la geografía –según Kedrov– por la cual entendía que la misma no era la de una disciplina encerrada en sí misma, sino un cierto "punto de vista” general, aplicable a todo material y que forma una sucesión clasificadora independiente.

 

“Hettner separa metafísicamente la materia y las formas de su existencia, ante todo, la forma espacial”[2], radicando dicha separación metafísica, en el hecho de que indicaba por un lado, el estudio de las relaciones mutuas exteriores de los objetos que se hallan en la superficie de la Tierra, y de los fenómenos que se observan en ella; y por otro lado, el que no debía ocuparse ni de su desarrollo ni de su esencia

 

Hettner tenía razón al señalar que lo esencial en Geografía, era el estudio del espacio (el “punto de vista” general aplicable a todos los objetos, las relaciones mutuas exteriores de los objetos); pero no veía que las propiedades del espacio mismo quedaban determinadas por la existencia y desarrollo de los objetos.

 

El territorio y su generalización en superficie terrestre como concepto de espacio geográfico, fue incluso aportado por Ritter en su trabajo: “Estudio de la Tierras de Asia” (1856), de donde lo retomó Semionov Tin-Shanski, seguido por Krasnov en su libro “Fundamentos del Estudio de las Tierras” (1895).  Estos dos geógrafos eran propiamente miembros de la escuela fenomenológico-historiográfica, pero que representaban una corriente de convergencia hacia las ideas de la geografía espacial-cartográfica inconsecuente de Hettner.

 

No así Chizov, que en su “Clasificación de las Ciencias” (1896), caracterizaba a la Geografía como una ciencia “aspectiva”, es decir, estudiosa del aspecto o descripción, opinando igual que Hettner acerca de los objetos y fenómenos.

 

En Chizov destaca más la noción de espacio.  Kedrov explica en una parte la concepción de Chizov: “si la geografía se ocupa, no obstante, de la explicación de las causas interiores de algunos fenómenos, toma esta explicación de las ciencias especiales que estudian esos fenómenos.  La geografía estudia independientemente sólo un género de dependencia: la conexión y la dependencia de los fenómenos heterogéneos, que dimanan de las relaciones espaciales”[3].

 

Kedrov señala en esto, la base de un enfoque meramente estático y estructural, el que ciertamente se da como consecuencia del concepto no desarrollado de la dialéctica del espacio.

 

Este hecho al que llega como consecuencia de la concepción metafísica del espacio en geografía, más la autoridad de Humboldt, hicieron que continuara, no obstante, el predominio de la geografía fenomenológico-historiográfica.

 

Esta confusión que presentaba la Geografía en la clasificación de las ciencias, trató de ser salvada por sistemas subjetivos, en donde el agrupamiento no fue basado en el objeto de estudio, ya sobre una faceta de la naturaleza, ya sobre una faceta sobre la sociedad; sino, por ejemplo, con Chevreul, químico francés, que al clasificar las ciencias considera a la Geografía como ciencia pura concreta; o Pearson, machista inglés, siguiendo ese criterio, subdividía las ciencias concretas en inorgánicas y orgánicas; y estas últimas en sinópiticas y exactas, incluyendo en el grupo de las sinópticas a la Geografía Física; y por separado, en las concretas orgánicas, a la zoogeografía.  Otro clasificador, Carlos Sauder Peirce, uno de los fundadores del pragmatismo norteamericano, ubica a la Geografía indirectamente a través de la clasificación del “Cosmos” de Humboldt, como ciencia de la contemplación (descripción).  Sistemas semejantes, sin sustanciales diferencias, fueron a su vez planteados por Grot, Ampere, Pachoski, Gaschin.  Su aportación más importante está en enfatizar el carácter descriptivo, que será de fundamental importancia en dos sentidos: uno, como introducción del formalismo matemático en la geografía espacial-cartográfica; y dos, como obstáculo insalvable en la geografía fenomenológico-historiográfica, la cual debe encontrar una respuesta al cuestionamiento sobre la causalidad explicativa propia de su objeto de estudio.

 

No pocos pensadores geógrafos y filósofos se han detenido en este problema que, como hemos visto antes, se finca en el principio de relación, en este caso fenomenológico, que finalmente tiene su expresión en la infinita polémica del "determinismo geográfico" por un lado, o del "ecologismo" por  otro.  En si en el medio geográfico está la causalidad social, o si en la sociedad radica la causalidad de la situación del medio geográfico.  El primer caso se ha refutado por anticientífico inclusive, aun cuando es válido en cierto modo, para el caso del individuo como ser biológico y no como ser social, como se ha demostrado en los estudios de "geografía médica"; y por el segundo caso se ha afirmado una geografía como ciencia social, dado el determinante dominio del hombre sobre la naturaleza o "medio geográfico".

 

La Geografía como ciencia mixta, es tan sólo una variante de los partidarios de la Geografía como ciencia social, como puede deducirse del siguiente texto tomado de Kedrov: “El argumento principal de los partidarios de una manifiesta división de la geografía económica y física se apoya en que no se debía confundir los dos objetos cualitativamente diferentes del mundo material: la naturaleza y la sociedad.  A juicio de algunos representantes de la geografía económica, esta confusión se hace inevitable, si la geografía física y económica se consideran sólo como distintos aspectos de una misma ciencia geográfica.  En su opinión, para evitar esto es necesario reconocer la existencia de dos geografías distintas: una como ciencia social y otra como ciencia natural”[4].

 

La Geografía como ciencia mixta representa pues, en esencia, una corriente desmembradora, en donde a sus seguidores no importa en esencia el problema de la integridad de una Geografía única, pasando por ser geógrafos “sociales” no muy interesados en las rigurosidades físico-matemáticas o químico-biológicas.

 

El argumento central de éstos, se basa en postular que, así como pueden haber muchas ciencias estudiosas de un mismo objeto, así también pueden haber ciencias únicas estudiosas a la vez de muchos objetos, y que por lo tanto el objeto, y en consecuencia el método por él determinado, no son importantes en la definición de una ciencia; para estos geógrafos, la Geografía es un "punto de vista", un  "enfoque" aspectivo.



[1] Kedrov, B.M; Clasificación de las Ciencias; Editorial Progreso, T.I; Moscú, 1974; p.437.

[2] Kedrov, B.M; Clasificación de las Ciencias; Editorial Progreso, T.II; Moscú, 1974; p.60.

[3] Ibid. p.136.

[4] Ibid. p.476.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios