Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 noviembre 2009 5 13 /11 /noviembre /2009 10:10

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

Geografía:

Fundamento de su Teoría del Conocimiento”.

  La sucesión básica parcial de las ciencias

  y el problema metodológico.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 19 abr 10.

 

3  La sucesión básica parcial de las ciencias

y el problema metodológico.

 

 

a)  Integración parcial de las sucesiones básica y derivada.

 

Hemos visto ya anteriormente, cómo el lugar de una ciencia en el cuadro de la clasificación de las mismas, tiene una estrecha relación con el aspecto metodológico.

 

En este parágrafo discutiremos de manera más concreta este problema, considerando que su solución finalmente no es asunto de este trabajo, en donde si lo tomamos, es exclusivamente como medio de comprensión de otros aspectos.  De ahí que sólo consideraremos la sucesión básica de manera parcial, que nos es suficiente para nuestro objetivo.

 

De todos los planteamientos analizados por Kedrov en su "Clasificación de las Ciencias", muestra cómo la de Comte, es la que se aproximó más en el periodo premarxista, a la solución real, aun cuando sobre la base de la yuxtaposición y coordinación, que Engels reelaboró sobre la base del desarrollo y subordinación, que ya antes hemos explicado.

 

Así, la sucesión básica parcial de las ciencias (en tanto en ella sólo se consideran las ciencias sobre la naturaleza), se origina con la Astronomía; es de entenderse entonces que ésta representa, como mecánica celeste, la forma de movimiento de la materia más simple y general así como el más accesible en el orden de su estudio y conocimiento desde la más remota antigüedad prehistórica.

 

De la mecánica celeste habría de pasarse a la mecánica terrestre con la intermediación y desarrollo consiguiente de las Matemáticas.  Tal mecánica terrestre se constituyó en la Física.

 

El desarrollo de la Física supuso entonces en cierto modo, los conocimientos astronómicos y matemáticos más generales; y es en ese sentido que se habla a su vez, de la subordinación.

 

El estudio de la Química, o “alquimia” en la antigüedad, y ciertamente hasta el Renacimiento, se funda con el estudio de la Física o mecánica terrestre.  En la fusión de ambas estaba contenida la subordinación, y en el hecho de su separación en un momento dado de la evolución del conocimiento, el desarrollo de la Química a partir de la Física.

 

Saber química suponía saber directamente física y matemáticas, aun cuando ya no así el conocimiento de los astros.

 

Finalmente consideraremos la Biología, que representa un nivel más complejo del movimiento de la materia y aparece mucho después, bien determinada como ciencia en el orden de su estudio y conocimiento.

 

Su estudio supone directamente los conocimientos de química y física y más lejanamente de matemáticas y astronomía.

 

Puede apreciarse ahora fácilmente, en que forma están planteados los vínculos y las relaciones entre las ciencias.

 

La sucesión básica continuaría con la Sociología, cuya discusión carece de importancia en tanto que hemos definido a la Geografía como ciencia natural, interesándonos exclusivamente sus vínculos y relaciones con el conjunto de éstas.

 

La Geografía no aparece en la sucesión básica, ello no quiere decir que haya aparecido después que la Biología en el orden de estudio y conocimiento, sino que, subordinada al conjunto de las ciencias básicas, su desarrollo supone una segunda sucesión que evoluciona simultáneamente a la primera; sólo que en el conjunto de las ciencias de esta segunda sucesión, se realiza el estudio de derivaciones de una forma de movimiento dada y sus conexiones; o sea, sus vínculos y relaciones entre sí, se hacen más sutiles y matizadas.

 

Al conocimiento de los astros, de su mecánica expresada en sus peculiares movimientos, sus posiciones relativas, sus posibles distancias y tamaños, la causa de su luminosidad, etc; le correspondió en forma derivada la Cosmografía; en donde la partícula “cosmos” en la antigüedad, significaba la armonía del Universo; el estudio de dicha armonía en los marcos de un saber sistemático, científico, cobró la forma de Cosmografía.

 

El paso del estudio de la mecánica celeste a la terrestre se derivó, a través de las matemáticas, en Topografía, como materia de estudio superior a la agrimensura y geometría, desde el momento que quedaba involucrando a ambas.

 

Sin gran dificultad puede verse que en la Topografía o "descripción de los lugares" considerando su geometría y agrimensura, se encuentra la simiente de la Geografía.

 

La Topografía es de hecho en ese sentido, una geografía restringida, y, en consecuencia, puede decirse por el contrario, que una generalización de la topografía y sus consiguientes bases, la agrimensura y la geometría, dan lugar a la Geografía; esto es, ya no sólo a la “descripción de los lugares de la Tierra”, sino a la descripción del lugar de la Tierra, como parte o derivación de la mecánica terrestre o física en su conjunto.

 

De esta manera quedan plasmadas las relaciones de la geografía como orden de estudio y conocimiento más general, respecto a sus ciencias subordinantes.

 

Siguiendo hacia delante en esa misma segunda sucesión, se encontraría la Edafología y Paleontología, cuya discusión carece de objeto en tanto que subordinadas al saber geográfico.

 

La situación es diferente respecto a considerar una tercera sucesión simultánea en su desarrollo, pero subordinada a los conjuntos de las sucesiones anteriores.

 

En esta tercera sucesión se encontrarían derivaciones de la Astronomía y Cosmografía, como la Cosmogonía; a la que seguiría la Geodesia como derivación y aplicación de las Matemáticas y generalización de la Topografía; y después la Geología, como derivación de la Física y Geografía, significando ésta nuevamente un desarrollo y subordinación en interiorización y profundización del conocimiento.

 

Puede apreciarse entonces, clara y concretamente, el carácter físico y matemático de la Geografía, directamente, y de manera un tanto más lejana, su carácter astronómico y cosmográfico.

 

Alegar otra posición de la Geografía en el cuadro de la clasificación de las ciencias, significaría, en el caso de las ciencias mixtas, aceptar la no-unidad e integridad del saber geográfico; y en el caso de las ciencias sociales, el reducir a la Geografía al saber histórico-descriptivo de las relaciones sociedad-naturaleza, que constituyen un todo cognoscible sólo por sus partes o aspectos, que son, a su vez, objeto de estudio de otras especialidades.  Quedándose así, en consecuencia, sin una base metodológica propia.

 

Si por el contrario, para terminar, se considera a la geografía como ciencia geométrica, y como tal en parte de la física, queda al descubierto dicha base metodológica propia.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios