Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

18 septiembre 2011 7 18 /09 /septiembre /2011 23:08

De la Guerra, Clausewitz (Ícono)Golpes de Estado en México: Concordancias Históricas para una Sospecha.  Ensayo, 2011 (8/8).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/; 13 nov 11.

 

3)  Concordancias Históricas para una Sospecha.

 

La hipótesis, vulgo sospecha, emerge de las concordancias de la situación actual con cada uno de los cinco pasajes históricos, y con todos ellos en su conjunto, que nos dan los hechos históricos de los golpes de Estado en México.

 

La situación actual está cifrada en el proceso electoral del 2012, que sería de esperar en los términos más civilizados de la historia de México.  Es decir, que con ello, no pareciera haber una situación social revolucionaria, si bien hay declarada incluso una “guerra contra el narcotráfico”, que para encubrir la fascista preparación de las condiciones de un nuevo golpe de Estado.

 

De esta manera, no está dada una iniciativa revolucionaria fundada por ejemplo, de manera semejante al Plan de Ayutla; pero tampoco aún está dada una iniciativa reaccionaria a semejanza de un Plan de Jalisco, o un Plan de Tacubaya, contra un orden liberal progresista establecido, porque ese orden es precisamente el reaccionario conservador.

 

Hay, ciertamente, coincidencias muy escondidas, y no podría ser de otra forma, como con el Pacto de la Embajada de golpe de Victoriano Huerta, y una militarización de sustento porfiriano.  Y, a la vez, y aquí es donde se dan las mayores concordancias, es con la situación dada con Iturbide, en donde incluso la característica principal es el autogolpe, y sin aparente transición, como en los casos de Juan Bautista Ceballos para verse presionado a cederlo a Santa Anna, o como en Ignacio Comonfort, para verse presionado a cederlo en Zuloaga.  Es sólo el autogolpe para incrementar las condiciones ominosas de poder.

 

Así, el Congreso actual, asumiéndose soberano, entra en conflicto con los intereses que poco se pueden ocultar, del Ejecutivo; “demasiado ostensibles” diría Olavarría y Ferrari, en su militarización (el Presidente disfrazándose de militar, asistiendo a innumerables graduaciones militares y policiacas de las que se da profusa información en los medios de comunicación; a retiros de “Jenerales” (así, con “Je”), a condecoraciones, festivales de demostración de fuerza militar, ejercicios navales, terrestres y del aire; aumentos de sueldos, más presupuesto, reclutamiento); las innúmeras provocaciones para su legitimación por una vía policiaco-militar, siendo las provocaciones por esa legitimidad lo más importante, dada la forma en que se llegó al poder: por usurpación.

 

Cuando Iturbide, las provocaciones de España que llevaron a la nulidad del Tratado de Córdoba que reconocía la Independencia, tiene su paralelismo en las provocaciones de Estados Unidos: cierre de la frontera, racismo, tráfico de armas, agentes norteamericanos operando en México.  En el golpe de Iturbide se pretendía conservar la constitucionalidad en una monarquía de tal tipo; en la sospecha de golpe del Ejecutivo actual, Felipe Calderón Hinojosa, se proclama constitucionalista y todo está en una trama legal, pero dirigido a un evidente proceso de autoritarismo policiaco-militar.

 

Muchos son los elementos en que se apoya la sospecha de que el conservadurismo actual, otra vez, como en cada ocasión en que ha estado en el poder en México, pretende llevar al país al desastre, negándose a perder el poder que no ha sabido administrar, ni históricamente está en posibilidad de saber administrar.

 

Más aún, ese proceso comenzó a darse desde el momento mismo de la usurpación de la presidencia actual, que obligó a su legitimación, de donde se justificó la “guerra al narcotráfico”, en contra de todo principio de la guerra como para emprender tal acción; a menos que su propósito sea precisamente, como ha sido, de desestabilización, como necesaria condición para recurrir al golpe de Estado.

 

A la par de ello, como en todos los casos de la historia, el recrudecimiento de esa artificiosa “guerra” al narco, ha sido para justificar el otorgamiento por la Cámara de Diputados, de facultades o poderes extraordinarios para el Ejecutivo, solicitado ahora por éste, con su “Proyecto de Ley de Seguridad Nacional”, que negada sutilmente una y otra vez, esos poderes extraordinarios los ha impuesto de facto con el recurso de implantar la fórmula del “Mando Único”.  Ese conflicto por tratar de establecer la reforma de ley para que el Ejecutivo opere con más facultades, ha conllevado una sistemática campaña de descrédito, provocaciones y división interna, a la Cámara de Diputados, que una y otra vez ha tenido que superar.

 

Ha acompañado a todo ello la actividad intervencionista de los Estados Unidos, “misteriosamente” revelando, paulatinamente: tráfico de armas, infiltración de agentes, identificación de la actividad del narco con el terrorismo, invocación de la seguridad nacional de Estados Unidos, y, finalmente, la insistente “propuesta” de “ayuda” a México directamente con tropas de ese país.

 

El gobierno mexicano, por supuesto, negando todo ello una y otra vez, pero por su parte, preparando la alfombra con la toma de los puertos de Veracruz y Acapulco, en donde, bajo serias provocaciones del “narco” (el narco-Estado mismo), se ha justificado la implantación del “Mando Único”; lo que significa el control militar absoluto de esas plazas de susceptible desembarco de tropas norteamericanas y acceso rápido a la Ciudad de México.

 

Una tercera plaza geoestratégica (triangularmente simétrica en ese control del territorio de México) es Saltillo (entre éste y San Luis Potosí se encuentra el histórico “Paso de la Angostura”), donde con acciones de provocación semejantes a las de Veracruz y Acapulco, se intentó implantar  también ahí el “Mando Único”, siendo negado su otorgamiento por la Cámara de Diputados de Coahuila; y en su lugar, el Ejecutivo incrementó la militarización de la zona.

 

Al cierre de este artículo, el “narco” ha intimidado y hecho declinar a 70 candidatos a las municipalidades de Michoacán (todos del PRI y PRD), excepto, “curiosamente”, los del PAN (“especialmente valientes”) dándose la situación semejante a Tamaulipas.  Al concluir este análisis, es ya principios de noviembre de 2011, a nuestro juicio, a poco más de un mes de las fechas propicias para un golpe de Estado; cuya inminencia (a pesar de sernos evidente), esperaremos unas dos semanas más para, en su caso, declarar el hecho.

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo

Comentarios