Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

7 octubre 2012 7 07 /10 /octubre /2012 22:05

1836 Mapa de la República Mexicana Antes de 1836 (AnónimoHistoria de la Geografía en México en el Siglo XIX: sus Determinantes Teóricas y Sociales.  Ponencia al XX Congreso Nacional de Geografía, 2012.  Quinta Parte, Conclusiones.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

8 oct 12.

 

Conclusiones.

 

Hay, pues, una clara y evidente determinación histórica sobre la ciencia (determinación externa), que condena a la ciencia a servir a determinados intereses económicos, sociales y políticos; pero, a su vez, hay una, a veces no diáfana, determinación teórica (determinación interna), en la ciencia, en función de su interpretación teórico-científica de la realidad.  La Geografía en México en el siglo XIX, por sus determinaciones externas, hemos visto, era ya una “ciencia burguesa” progresista o liberal; o bien una “ciencia burguesa” retrógrada, de resabios monárquicos virreinales o conservadora.  Pero por sus determinaciones internas, la lucha entre liberales y conservadores en cuanto a la ciencia de la geografía en el Colegio de Minería, se centraba en: 1) cuál de ambas partes la impartía (en curso de Geografía que tenía por contenido la Cosmografía, Astronomía y Geodesia); y 2) la impartición o no de los cursos de “Delineación” (Cartografía).

 

En cuanto al primer punto, cuál posición de clase impartía la geografía por su contenido, tendría que radicar, necesariamente, en la visión científica o de influencias teológicas en la interpretación del conjunto de la realidad objetiva, según fuese por liberales o conservadores respectivamente.  En cuanto al segundo punto, acerca de cuál posición clasista abogaba o no por los cursos de Cartografía, empujaba, en un caso, el liberal, en hacer de la geografía una expresión cartográfica tanto más dinámica (dialéctica), como de mayor ingeniería (de mayor operatividad en su función social); y en el otro caso, el conservador, en separar la geografía de la cartografía, reduciendo ésta no sólo al dibujo (“Delineación”), sino incluso llegando a dividir y seriar este al curso de “Dibujo del Paisaje”.  De la narrativa de Santiago Ramírez, sobre ningún otro curso se trasluce una lucha tan marcada entre liberales y conservadores como sobre los cursos que involucraban la geografía, en lo que se ponía de manifiesto con toda evidencia, el control de unos u otros en esa política científico-educativa que, entre comillas, hemos ido denominando ya como “dictadura liberal”, o bien como “dictadura conservadora”.

 

El origen del Colegio de Minería desde fines del siglo XVIII como la máxima expresión de la ilustración virreinal novohispana, queda, por ello, determinado; pero, más aún, por el control de esa “dictadura conservadora virreinal” que venía en la dinastía “Velázquez de León”.  Romper ese control o “dictadura”, implicó desde el principio el cierre y conversión misma tanto del Colegio de Minería, como de la Universidad con su carácter pontificio religioso, lo cual se intentó en la creación de los Establecimientos de Ciencias; lo cual duró, lo que duró cada vez el control o “dictadura liberal”.  Y tal situación no quedó definida conclusivamente, sino hasta 1867, con la derrota del intento monárquico imperial francés de Maximiliano y el grupo de sus collaborateurs, los cuales, en nada que minimizar, fueron principalmente geógrafos, entre ellos, el primer Ingeniero Geógrafo en México.  Pero, propiamente, a ellos se contrapuso un grupo de geógrafos aún más importante y trascendente en el partido liberal y progresista.

 

Las lecciones históricas son enormes, a tal punto que se revela que ello no es historia muerta, sino la cotidianeidad de todo momento histórico, y la historia viva de nuestro presente; y en ella, los “1867” sin que nada aprendan de ello los eternos conservadores, que se repetirán una y otra vez en mayor o en menor escala, <<estando de antemano –como decía Juárez–, moralmente derrotados>>.  El cómo lo enfrentemos está en el carácter de cada cual.  Y ante ello, quienes tenemos una posición más avanzada y progresista, tenemos, en un futuro más lejano o más próximo, ganada la partida, necesariamente.

 

Qué es hoy ese grupúsculo inquisitorial de la “dictadura burguesa” que controla la geografía institucional actual, si no un vergonzoso oscurantismo intrascendente, que tanto más nos intentó hacer “no-existentes”, tanto mayor su condena histórica, en la medida en que tengamos la razón; y hasta ahora, la hemos tenido plena.

 

Ella trasciende como ha trascendido en la historia: en el anonimato, por lo ominoso de sus actos.  ¿Cómo podría la historia de la Geografía en México rescatarlos, si no es omitiendo la historia en sus plenas determinaciones; si no es eludiendo la esencia teórica de su pensamiento?  De ahí que el origen de la historia institucional de la Geografía en México, no está en el conservador monárquico virreinal del primer Ingeniero Geógrafo en México, José Salazar Ilarregui; sino en la pasión del geógrafo liberal Manuel Antonio Castro.  No está en un conservador como Joaquín de Mier y Terán, Sino en un liberal progresista como Blas Balcárcel, como Francisco Díaz Covarrubias, o como un Antonio García Cubas; tanto por su pensamiento progresista, como por sus aportes a la ciencia de la Geografía, que aún se proyectarán hasta buena parte del primer cuarto del siglo XX.

 

 

Bibliografía.

 

Apenes, Ola; Mapas Antiguos del Valle de México; Sociedad de Exalumnos de la Facultad de Ingeniería, UNAM (SEFI), México, 1984.

Olavarría y Ferrari, Enrique; México Independiente, 1821 a 1855; en “México a Través de los Siglos”; Editorial Cumbre, México, 1967.

Porrúa; Diccionario de Historia, Biografía y Geografía de México; Editorial Porrúa, México, 1964.

Ramírez, Santiago; Datos para la Historia del Colegio de Minería; Sociedad de Exalumnos de la Facultad de Ingeniería (SEFI); México, 1992.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios