Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

18 marzo 2010 4 18 /03 /marzo /2010 09:03

Barimagnetoide Historia Mínima, de la Mínima Historia
de los Globos Terráqueos.
Articulo, 2010 (3/3)

Dr.Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geográfico.over-blog.es/

México, 25 mar 10.

  

                              Finalmente, poco después, aparece ya el Globo Terráqueo de Gerardo Mercator, de 1541.

 

 GT Mercator 1536

 

Globo Terráqueo de Gerardo Mercator de 1536.

[Fuente: www.1worldglobes.com/1WorldGlobes/GLAM/

glam002w.htm]

  

Quizá pudiera decirse de él, <<un Globo Terráqueo ya como cualquier otro de nuestros días>>, pues qué más pudiera tener.  Y, sin embargo, lo tuvo.  Aun cuando lo tuvo en otros modelos de trabajo: ello fue el trazo persistente de lo que Mercator llamó “líneas directio”, o “líneas plaga”; esto es, la loxodrómica (de loxsz, oblicuo; y drome, curso), línea en espiral descubierta por el geógrafo portugués Pedro Nuno en 1546, y cuya propiedad es intersectar todos los meridianos con el mismo ángulo; o la ortodrómica (orto, recto; y drome, curso); de donde, a fuerza de ello, de la observación, del análisis y la medición, pasó de lo pseudoconcreto (el globo Terráqueo), a lo abstracto (el mapa); y con ello volvió a una nueva síntesis (a lo concreto pensado en una faceta sutil de mayor complejidad acerca de las propiedades del espacio terrestre), en la Carta en Proyección Cilíndrica Tangente Conforme que lleva su nombre, construida en 1561; fundamental para la navegación marítima o aérea, en los grandes viajes propios a nuestro tiempo.

 

Hasta entonces, la preocupación había sido el reducir las deformaciones en el mapa; a partir de ahí, eso ya se entendió como condición ineludible de todo mapa (ya fuese en forma, equivalencia de superficie, alteración de distancia u orientación, o rompimiento de la continuidad), siendo sólo asunto de buscar lo conveniente; y ahora, a partir de Mercator, esas deformaciones se empiezan a producir deliberadamente mediante cálculo, en la búsqueda de imperceptibles propiedades del espacio real, reflejados en el espacio pensado, y en este caso con Mercator y su Proyección Cilíndrica Tangente Conforme: que la ruta más corta entre dos puntos en la esfera, era, representada en el mapa, no una recta, sino una curva.  O dicho al revés, que la condición para que la distancia entre dos puntos en la esfera fuese recta, representada en el mapa, había que deformar dicho mapa.

 

Pero, para terminar esta historia mínima de la mínima historia de los Globos Terráqueos, el siguiente problema de la modelación del espacio geográfico, ya en el Globo Terráqueo mismo, o bien en la Carta Geográfica, se dio, casi un siglo después, con la problemática planteada con la física newtoniana: la Tierra no podía ser una esfera perfecta, sino un elipsoide de revolución de eje ecuatorial mayor al eje de rotación.

 

 O, acaso su mecánica se comportaría como lo planteaba Cassini: alargándose el elipsoide en el eje de rotación.  Y para resolverlo, la Tierra tuvo que volver a ser medida, ahora con instrumental de mayor precisión; y tuvo razón Newton: el eje del ecuador (en los valores actuales), de 12,756.274 km, resultó ser mayor al eje de rotación, de 12.458.24, por 298.25 m; y con ello, el nuevo modelo de la Tierra como elipsoide de revolución, estuvo vigente por tres siglos, hasta que, hacia el último cuarto del siglo XX, la nuevas mediciones mediante satélites artificiales, corroboró lo que ya las mediciones de los geodestas revelaban: que la Tierra no tenía una forma regular (de hecho hoy se considera que es triaxial), y que la distribución de su masa tampoco era uniforme, de modo que su campo gravitatorio está formado por múltiples anomalías.  Con ello, así como del modelo del esferoide se pasó al del elipsoide, ahora del modelo del elipsoide, se pasó al modelo del geoide.

 

grace-geoid-europe 

 

Geoide, NASA

[Fuente: http://nacc.upc.es/tierra/node10.html]

 

 

Finalmente, cuando en 1994 editamos un agridulce libro (demasiadas fallas, aun cuando en general un buen planteamiento de nuestras ideas de la Geografía), al que le pusimos por titulo“Geografía Básica”, elaboramos para él un par de ilustraciones, una acerca del geoide de fines del siglo XX, al que pusimos por nombre “Globúnculo, o Globoide”, en razón de ser un Globo Terráqueo hecho en función de la distribución de su campo de gravedad.

 

 

Globoide 

“Globoide”, 1994; Hernández Iriberri, Luis Ignacio; Geografía Básica, Sociedad Mexicana de Teoría e Historia de la Geografía; México, 1994, p.194]

 

 

Y la otra ilustración en el mismo documento, fue el Globo Terráqueo del siglo XXI, al que denominamos “Barimagnetoide”, en función de integrar en su formación ya no sólo el campo de gravedad, sino el campo magnético.

 

 

 Barimagnetoide

“Barimagnetoide”, 1994; Hernández Iriberri, Luis Ignacio; Geografía Básica, Sociedad Mexicana de Teoría e Historia de la Geografía; México, 1994, p.195]



 

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia General de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios