Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

3 marzo 2013 7 03 /03 /marzo /2013 23:04

52 Mapa de AlzateJosé Antonio de Alzate y Ramírez (1737-1799): los Fundamentos de la Geografía Científica en México.  Ensayo, 2012 (3/3).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

Espacio Geográfico, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

26 mar12.

 

 

Caracterización Novohispana

de la Filosofía y Ciencia Moderna.

 

La ciencia moderna novohispana, como tal, arranca en la segunda mitad del siglo XVII, así se reconoce ampliamente, con el pensamiento y trabajos tanto de Sor Juana Inés de la Cruz, como de Carlos de Sigüenza y Góngora*.

 

Y luego de la discontinuidad en el desarrollo de la Ilustración novohispana durante la primera mitad del siglo XVIII, es en la segunda mitad del mismo en donde esta Ilustración se despliega, no obstante conservando aún en forma disfrazada los adelantos mismos de su desarrollo en Europa.  Alzate es reconocido, por ello, como el Ilustrado Novohispano por excelencia.

 

Debido a esa caracterización y reconocimiento que ampliamente se hace de Alzate, nos costaba trabajo creer en la definición que dicho autor hacía de sí mismo, lo cual negaba su verdadero carácter de “Ilustrado por Excelencia”.  No casualmente ello suscitó el principal cuestionamiento del Dr. Ignacio Díaz de la Serna, asesor de esta tesis, al observar que, <<cómo era posible caracterizar a un autor en una posición filosófica, declarándose explícitamente por sí mismo en otra>>; esto es, nos observaba el Dr. de la Serna, como calificarlo de materialista y dialéctico <<a pesar suyo>>, <<contrariando lo que dice>>; e incidió con ello, en el punto esencial de esta tesis.  De proponerse inicialmente en la misma la pura y simple explicación del proceso fundacional de la Geografía como ciencia; tanto en función de los aspectos internos dados en el ensayo objeto de estudio en esta tesis; como en función de los factores externos dados por el momento cimero de la Ilustración en el desarrollo del pensamiento dialéctico y del materialismo; se pasó a la compleja situación de tener que demostrar, primero, tal entredicho antes enunciado.

 

Alzate “tenía que ser”, por definición ilustrada, empírico-materialista, y con ello, dialéctico (así fuese mecanicista), ateísta en su forma de deísmo, monista, fundado en los principios de objetividad y causalidad eficiente en el conocimiento.  Pero explícitamente, Alzate se definía por todo lo contrario, como racionalista cartesiano, y en consecuencia, filosóficamente en el idealismo subjetivo, enemigo furibundo de la dialéctica, teísta partidario del ocasionalismo de Melanchton, dualista, y reconocedor de la causa primera.  De la primera caracterización, y sólo de ella, es que podía surgir el pensamiento científico avanzado propio de la época; y justo, tal como lo expone, en los hechos, en su obra.  De la segunda caracterización, y precisamente por ella, es que quedaría inmerso en el escolasticismo, contra el que precisamente luchaba el pensamiento ilustrado.

 

La explicación de ello en la filosofía ecléctica no la aceptábamos en principio, porque de ello resultaba una filosofía novohispana; e incluso generalizadamente, latinoamericana; más que influida, abiertamente dependiente de la filosofía europea, y por lo tanto, de un pensamiento filosófico no propio e improductivo por sí mismo.  Esto es, de un subdesarrollo que nos vendría desde entonces, y que nos sería incluso, cuasi innato.  Pero cuya interpretación resultaba de un análisis limitado de las condiciones del momento histórico, que para una misma Ilustración, era ciertamente desigual entre Europa y Nueva España.

 

Por otra parte, en cuanto a la ciencia, dominaba por entero el método baconiano experimental, y si bien Alzate; ya por razones tanto inquisitoriales como por la enemistad política entre España e Inglaterra; no menciona jamás a Bacon, la influencia de éste es por completo reconocible en sus trabajos.  Una frase que lo demuestra y que inevitablemente repetimos insistentemente en nuestra tesis, es aquella en que, tanto en otros documentos como en el que es objeto de estudio en esta tesis, Alzate mismo a su vez repite, casi, pudiéramos decir, sacada del Novum Organum de Bacon: “La dificultad en el acierto, cuando no se camina con los instrumentos en mano...”[1].

 

Que, citando a Bacon, se enuncia de la siguiente manera: “ni la mano desnuda ni el entendimiento abandonado a sí mismo pueden mucho; la cosa se lleva a cabo con instrumentos y auxilios de los que precisa tanto la inteligencia como la mano”[2].

 

De la misma manera, el reconocimiento de la causa primera era sólo para inmediatamente dejarla de lado, procediendo entonces con la aristotélica noción de la causalidad eficiente.  “La estrategia del dualismo –asentamos en la tesis– se debate entre la teología con la metafísica causa primera, y la empirista, materialista y spinociana causa sui.  Alzate, de palabra escrita reconoce, diciendo que lo hace, la causa primera; pero apenas la ha reconocido de dicho, la abandona en los hechos tratados en sus escritos, donde los fenómenos son por causa sui, y las relaciones o afecciones entre ellos, son en función de la aristotélica causa eficiente[3].

 

Y con el mismo artilugio panteísta de Spinoza; en donde, primero, dice éste: “No puede darse ni concebirse ninguna sustancia fuera de Dios”[4], y luego más adelante asienta: “una idea verdadera debe estar de acuerdo con el objeto de que es idea...  El orden y conexión de las ideas son las mismas que el orden y conexión de las cosas”[5]; Alzate procederá, de igual manera, en sus exposiciones; como en su artículo Observaciones físicas sobre el terremoto, en donde escribe: “Muchas personas tendrán a impiedad el ver que asigno causa física al terremoto; a los que advierto reconozcan primero las obras del señor Benedicto XIV..., allí reconocerán si hay terremotos naturales”[6].

 

Así, el reconocimiento del mundo de los objetos materiales fuera del pensamiento, la aceptación del principio de objetividad como condición sine qua non del empirismo materialista, quedaba expuesto allí donde Alzate, en las primeras líneas del documento objeto de estudio en esta tesis, afirma: “La descripción Geográfica e Hidrográfica del Globo Terráqueo; aquella viva representación que en poco papel presenta a la vista los dilatados espacios de su superficie, instruyéndonos de la situación de las Ciudades..., Puertos...”[7]; evidencia, primero, el reconocimiento de la realidad objetiva en aquella “viva representación”; luego, la cognoscibilidad de la misma en “la presentación a la vista”; y en tercer lugar, del reflejo de la misma en el pensamiento (en este caso mediado a través de los mapas), “instruyéndonos de la situación”.

 

 

Conclusión.

 

Afirmamos, finalmente, que José Antonio de Alzate y Ramírez, antes que responder a una filosofía ecléctica dada por las apariencias “a valores entendidos” en el “doble lenguaje” muy propio de la época en su pensamiento y obra; es, por lo contrario, eminentemente un ilustrado enciclopedista que, como tal, responde más bien a una filosofía materialista empírico-mecanicista, y a una dialéctica apodíctica cuya lógica implicaba no sólo la deducción cartesiana, sino la inducción baconiana, propia a la consumación del vínculo empírico-racionalista en el método científico moderno de su momento histórico.

 

Su explícito dualismo, en el fondo no es sino la expresión dialéctica de la contradicción, por la que la identidad dada en el monismo, se expresa reconocible en la diferencia de sus contrarios.  El real deísmo en Alzate, no llevará a más el conflicto de los opuestos en esa reconocible contrariedad; la contradicción no será tratada en su pleno despliegue al punto en que ésta se resuelva por la subsunción de su metafísica en su física.  No era, pues, tampoco, ateísta en la solución de la misma.

 

Y, concluimos en la tesis volviendo al punto clave para la interpretación del pensamiento de la Ilustración: Alzate defendía encubiertamente, contra lo que anatematizaba, solvuntur objecciones*; como esencialmente es caracterizada esta manera de ser del sujeto de la Ilustración por Alfredo Chavero en su trabajo El Virreinato...[8]; las posiciones más avanzadas del pensamiento materialista y dialéctico.

 

Finalmente, con ello a su vez, se explica de manera lógica y consistente, concordante con el momento histórico y la filosofía avanzada del mismo, la fundación de la Geografía científica moderna en México, con el trabajo de Alzate examinado en esta tesis.

__________

 

Bibliografía

 

Alzate y Ramírez, José Antonio de; Estado de la Geografía de la Nueva España, y Modo de Perfeccionarla; Asuntos Varios Sobre Ciencias y Artes, Nº 7; artículo G; 7 de diciembre de 1772, Impresa en México en la Imprenta de la Biblioteca Mexicana del Lic. D. Josef de Jáuregui, en la calle de San Bernardo; México, 1772.

Bacon, Francis; Novum Organum; Editorial Lozada, Col. Obras Maestras de Pensamiento Nº 27; Buenos Aires, 2003.

Chavero, Alfredo; El Vireinato, Historia de la Dominación Española Desde 1521 a 1808; “México a Través de los Siglos”, Tomo II; Editorial Cumbre, sexta edición; México, 1967.

Hernández Iriberri, Luis Ignacio; Dialéctica y Materialismo en el “Estado de la Geografía de la Nueva España, y Modo de Perfeccionarla”, de 1772, de José Antonio de Alzate y Ramírez; Tesis, Centro de Investigación y Docencia del Estado de Morelos (CIDHEM); México, 2009.

Moreno de los Arcos, Roberto; Obras, José Antonio de Alzate y Ramírez; Obras, V.1, Periódicos; UNAM, Instituto de Investigaciones Bibliográficas; Nueva Biblioteca Mexicana Nº 76; México, 1980.

Spinoza, Baruch; Ética; Sarpe, Col. Grandes Pensadores Nº 31; España, 1984.

 



*       Cuyo mapa, reconocido como “el primer mapa hecho por un mexicano”, fue utilizado todavía por Alzate en un original manuscrito, perdiéndose poco después, sin que llegara ya a la colección de Manuel Orozco y Berra de la segunda mitad del siglo XIX.  Mas dicho mapa fue reproducido y conservado en España por la Real Academia de Historia de Madrid, de donde fue rescatado por Miguel Sánchez Lamego en 1951.  Sin embargo, dicho mapa quedó en su reproducción facsimilar en el trabajo donde Sánchez Lamego lo comenta, en una publicación del Instituto Panamericano de Geografía e Historia (IPGH), y nuevamente, en la práctica, perdido, en tanto no localizable en ninguna mapoteca o biblioteca, ni reproducido en ningún Atlas de Historia de la Cartografía en México.  El mapa lo conocimos a fines de los años setenta siendo aún estudiantes de la Facultad; pero así como lo localizamos, ahí se volvió a quedar sin que le diéramos importancia al hecho –ya los investigadores profesionales le darían su lugar–; y transcurrieron otros treinta años más sin que nadie se ocupara del asunto, hasta que con motivo de la investigación de esta tesis volvimos a buscarlo; pero esta vez, siendo nosotros ese investigador profesional, rescatándolo y entregándolo, en diciembre de 2007, a la “Mapoteca Nacional <<Manuel Orozco y Berra>>”, en donde ahora, ese “primer mapa hecho por un mexicano”, se encuentra allí en forma digitalizada.

[1]       Alzate y Ramírez, José Antonio de; Estado de la Geografía de la Nueva España, y Modo de Perfeccionarla; Asuntos Varios Sobre Ciencias y Artes, Nº 7; artículo G; 7 de diciembre de 1772, Impresa en México en la Imprenta de la Biblioteca Mexicana del Lic. D. Josef de Jáuregui, en la calle de San Bernardo; México, 1772; p.50 (subrayado nuestro).

[2]       Bacon, Francis; Novum Organum; Editorial Lozada, Col. Obras Maestras de Pensamiento Nº 27; Buenos Aires, 2003; p.74.

[3]       Hernández Iriberri, Luis Ignacio; Dialéctica y Materialismo en el “Estado de la Geografía de la Nueva España, y Modo de Perfeccionarla”, de 1772, de José Antonio de Alzate y Ramírez; Tesis, Centro de Investigación y Docencia del Estado de Morelos (CIDHEM); México, 2009; p.143.

[4]       Spinoza, Baruch; Ética; Sarpe, Col. Grandes Pensadores Nº 31; España, 1984; p. 36.

[5]       Ibid. p.72.

[6]       Moreno de los Arcos, Roberto; Obras, José Antonio de Alzate y Ramírez; Obras, V.1, Periódicos; UNAM, Instituto de Investigaciones Bibliográficas; Nueva Biblioteca Mexicana Nº 76; México, 1980; pp.40-41.

[7]       Alzate y Ramírez, José Antonio de; Estado de la Geografía de la Nueva España, y Modo de Perfeccionarla; Asuntos Varios Sobre Ciencias y Artes, Nº 7; artículo G; 7 de diciembre de 1772, Impresa en México en la Imprenta de la Biblioteca Mexicana del Lic. D. Josef de Jáuregui, en la calle de San Bernardo; México, 1772; p.49 (subrayado nuestro).

*       Solvuntur Objecciones (solventando objeciones, u objeción y solución), procedimiento mediante el cual, anota el historiador Alfredo Chavero, “encargándose de refutar los escritos heréticos, daban publicidad a las prohibidas doctrinas..., y sin temor de incurrir en las censuras”.

[8]       Chavero, Alfredo; El Vireinato, Historia de la Dominación Española Desde 1521 a 1808; “México a Través de los Siglos”, Tomo II; Editorial Cumbre, sexta edición; México, 1967; p.880.


Compartir este post

Repost0

Comentarios